Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/217232
Hipólito Ruiz

Columnista

Retrasar la siembra de algodón es clave para evitar pérdidas

Mano a mano con el industrial textil Luis Alal: "El algodón tiene futuro"; "hay buena semilla y hay investigación, hay alianza entre el privado y el INTA y eso es auspicioso", fueron algunas de las frases del empresario radicado en Villa Angela en la charla con NORTE RURAL

VILLA ANGELA . El cultivo de algodón en el Chaco y en la región va recuperando terreno, y en la última campaña, se observa una mayor superficie implantada que en la anterior.

“Vamos a tener buenos volúmenes por la cantidad de hectáreas sembradas, pero no por los rindes”, acotó.

Sin embargo, se enfrenta la cadena algodonera en su conjunto con un planteo que requiere de respuestas tanto por parte del productor como por parte de las autoridades competentes, según la visión de Luis Alal, empresario textil, con desmotadoras de algodón e hilanderías en Goya y Villa Angela, y a la par es presidente de la Asociación de Desmotadores de Algodón de la República Argentina.

Alal, en extenso diálogo con NORTE RURAL insistió en la necesaria rotación de campos, "porque pese a toda la información que hay, todavía tenemos productores que no hacen rotación de cultivos, y eso perjudica al suelo y a los rindes como a la calidad, por lo que es necesario un  cambio en la forma de trabajar, pasando a una siembra directa o semidirecta".

RETRASAR EL PERIODO DE SIEMBRA

Pero el punto fundamental, para el referente de la industria del algodón es  que se debe retrasar el periodo de siembra.

"No le tengamos miedo al picudo, es un tratamiento económicos, sabemos que es ya que se evitaría perder  entre 500 a 1.000 kilos por hectárea por el embate del clima", dijo.

No duda en señalar en que el clima ha ingresado en una especie de ciclo, es decir, "en nuestra zona no tiene sentido sembrar con bombos y platillos en octubre, y tener que perder por la sequía el 50% de la producción".

"He recorrido toda la zona algodonera, y he visto lotes que se han perdido en la mitad, por estrés hídrico, y eso que el algodón es un cultivo duro, fuerte, por lo que me parece una ironía seguir sosteniendo un esquema de ventana de siembra que modificándolo desde el 10 de noviembre a fines de diciembre, vamos a tener un mejor comportamiento", señaló enfáticamente.

"No podemos seguir chocando veinte veces contra la misma pared", reclamó, indicando que "la experiencia nos está diciendo que, en lotes como los de la zona de Santiago del Estero que sacaban hasta 3 mil kilos por hectárea ahora estén sacando solo 1.500 o 2.000 kilos siendo generoso".

“En nuestra zona no tiene sentido sembrar con bombos y platillos en octubre, y tener que perder por la sequía el 50% de la producción, por lo que creo necesario diferir la fecha de siembra”, propició el empresario textil Luis “Pinky” Alal.

ESPERANDO LA SEGUNDA COSECHA

Señaló Alal que ahora las expectativas están puestas en la cosecha de los lotes implantados en forma tardía. "Quiero decirles que la sequía ha hecho estragos, ha retrasado desarrollos vegetativos, y que vamos a tener buenos volúmenes de producción, pero no puedo decir lo mismo en cuanto a rinde ni en cuanto a la calidad de la fibra obtenida".

Adjudicó este resultado precisamente a la cuestión climática, que devenga de una siembra muy temprana de los lotes.

"Vamos a tener buenos volúmenes por la cantidad de hectáreas sembradas, pero no por los rindes", acotó.

EL TIPO DE FIBRA Y EL SISTEMA DE COSECHA

Para Luis Alal, la industria textil atraviesa otro problema, que es el de la calidad de la fibra. "No es la esperada, ni la requerida por gran parte de la industria textil", señalo.

Esto se debe a la cosecha, al sistema que se emplea, dado que el sistema stripper, que trae más fibras cortas, y mucha contaminación vegetal, y no es lo más buscado por la industria, señaló.

Alal señaló que "no es lo mismo la cosecha de husillos que la stripper, y sin duda que la calidad está seriamente afectada, para los hilados peinados es un gran problema o para los open end finos, con la contaminación vegetal, es una gran preocupación", indicó.

Resumió que la calidad, podría ser en esta campaña regular y no la esperada como se tuvo el año pasado que hubo muy buena calidad, ahora es al revés, apuntó, con calidades intermedias a baja.

Aclaró que el Grado de la fibra no es el problema, sino la contaminación vegetal, las incrustaciones que treae la fibra por el sistema de cosecha empleado y eso también repercute en la caída de rinde en el desmote.

SE SEMBRARA MUCHO MAS ALGODÓN

En otro orden, el empresario hilandero señalo que en la campaña que viene, se sembrará una mayor superficie de algodón que la actual, y destacó que el mercado sigue firme, con una tendencia relativa en alza,  a pesar de la inflación en dólares que hay.