Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/206705

Colegiación legal: Consejo de Abogados “repudia la postura antidemocrática de Otazú y Parra Moreno”

Siguen los cruces por el proyecto de ley del bloque justicialista que propone la colegiación legal en el Chaco. Desde el Consejo de Abogados y Procuradores tildaron de “antidemoctática” la postura de los legisladores del Frente Integrador, al pedir que se archive la iniciativa oficialista a fin de evitar el debate en recinto.

El Consejo Profesional de Abogados y Procuradores de la Primera Circunscripción Judicial del Chaco “repudia la postura antidemocrática que asumiera el Frente Integrador integrado por la diputada Clara Perez Otazú y el diputado Jaime Parra Moreno, quienes propusieron un proyecto de resolución de rechazo al proyecto de ley Nro. 1289/21, destinado a debatir sobre la forma de regulación del ejercicio profesional de la abogacía, hoy establecido mediante la Ley Nro. 2275.B. La Legislatura provincial es el poder del Estado en donde se materializa en su máxima expresión institucional el ideal democrático de la participación y la deliberación pública, por lo que no son admisibles en su seno los intentos de limitar o censurar los debates que se proponen y refieren, en este caso, a la mejor forma de organizar instituciones con sensible interés público, como es el caso del ejercicio profesional de la abogacía”, expresó este martes el Consejo de Abogados.

Ricardo Urturi, presidente del Consejo de Abogados de Resistencia.

“Una muestra inocultable de desprecio”

“ Negarse a deliberar es una renuncia al diálogo y una muestra inocultable de desprecio a quienes piensan distinto, absolutamente intolerables como conductas públicas de quienes, por su condición de legisladores/as, deben estar siempre predispuestos a escuchar las razones de otros y debatirlas racionalmente. Pero negarse al debate y además proponer el archivo del proyecto que se niegan a debatir, es descalificable como postura autoritaria, pues no solo implica negarle la palabra al que piensa distinto, sino también propiciar su cancelación como sujeto político, su exclusión como voz ciudadana”, sostiene la entidad que preside Ricardo Urturi.

“La democracia exige de todos/as, pero principalmente de los/as legisladores/as, disposición para escuchar, deliberar y argumentar con razones que no sean privadas, es decir que no estén exclusivamente motivadas en intereses personales, dando nacimiento así al diálogo como encuentro con el/la otro/a, a quienes se asumen como iguales y dignos/as de ser escuchados/as”, remarcaron y agregaron :  “ Por el contrario, la actitud de no escuchar y de intentar impedir que los/as otros/as hablen y den sus razones, es lo opuesto a la deliberación democrática, y lo contrario al respeto por la dignidad y la igualdad política de las personas, mereciendo por tanto su descalificación como conducta pública”.