Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/211072

Qué es la COP26

Esta conferencia anual sobre el Cambio Climático se hace desde 1995, convocada por la Organización de las Naciones Unidas. Aunque no es obligatoria, asisten la mayoría de Estados adscritos a la ONU y suscriben compromisos buscando mejorar las normativas y acciones en torno la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) para limitar el aumento de las temperaturas y los daños del cambio climático.

“Sin lugar a dudas, el cambio climático y la pérdida de biodiversidad son hoy las dos mayores crisis a las que se enfrenta la humanidad”.

También estarán oenegés, empresas, diplomáticos y más. La conferencia se realizará desde este domingo hasta el 12 de noviembre en la ciudad de Glasgow (Escocia).

¿Qué se ha hecho en las 25 COP anteriores? Dos de las más recordadas son la de París (Francia) en 2015 y la de Kioto (Japón) en 1997, donde se firmaron dos de los acuerdos más reconocidos sobre el cuidado del ambiente en el mundo: el Acuerdo de París y el Protocolo de Kioto.

En Kioto solo se vinculaba a los países desarrollados y se les imponía una carga más pesada en virtud del principio de “responsabilidad común pero diferenciada y capacidades respectivas”, porque se reconocía que eran los principales responsables de los altos niveles de emisiones de GEI en la atmósfera. El Protocolo de Kioto prácticamente no fue implementado, y solo en 2005 fue ratificado por todos los países involucrados. Algunos, como EEUU, con la presidencia de George H. Bush, se opusieron al protocolo al considerar que no les exigía nada a grandes economías emergentes como China o India.

Por otra parte, en París, se pactaron algunos de los más grandes compromisos hechos sobre el ambiente hasta la actualidad. Este Acuerdo fue firmado por más países, pero tuvo una casi nula aplicación igual que el de Kioto. Una vez más, EEUU, esta vez con el presidente Donald Trump, sacó a su país del acuerdo que establecía que los países ricos debían ayudar a los países pobres a enfrentar la crisis climática, dando fondos para colaborar en el objetivo de que el aumento de las temperaturas se mantenga “muy por debajo” de los 2ºC respecto de la era preindustrial. 

En esta ocasión, el presidente de los EEUU, Joe Biden, es uno de los más entusiastas entre los 100 líderes de Estado que ha confirmado su participación. Asistirán, también, otros como la reina Isabel, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson y Nicola Ferguson Sturgeon, la primera ministra de Escocia.

En cambio, no asistirán al evento el presidente de Rusia (cuarto emisor de GEI), Vladimir Putin, quien tampoco viajará a Roma para la cumbre del G20 a fines de mes, aunque participará en ella por videoconferencia. Otro líder que no confirmó asistencia es el presidente de China (primer emisor de GEI), Xi Jinping, quien no ha salido de su país desde que inició la pandemia, aunque podría asistir de forma virtual.

Otros que no irán serán el iraní Ebrahim Raisi; el brasileño Jair Bolsonaro; el mexicano Manuel López Obrador, y el papa Francisco, mientras que aún no se ha decidido Narendra Modi, de la India. Muchos consideran que la presencia de países con grandes retos en materia ambiental es imprescindible. Recientemente la reina Isabel II expresó su irritación con los líderes mundiales que “hablan” del cambio climático “pero no actúan”.

“Olas de calor, huracanes sucesivos, grandes incendios forestales, inundaciones… La multiplicación de eventos devastadores es muestra inequívoca del calentamiento del planeta, que acaba de experimentar la década más caliente jamás observada”.

Este año también se realizó otra conferencia, la COP15 de biodiversidad organizada por China, que se basa en el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) de la ONU. En esta oportunidad la COP15 se realizó de forma mayormente virtual; una segunda parte se realizará entre el 25 de abril y el 8 de mayo de 2022 en Kunming (China), con delegaciones de los 196 países miembros de la CDB. La conferencia terminó su primera ronda de negociaciones con el compromiso del país anfitrión de hacer todo lo posible para cerrar un acuerdo que mejore la protección de la naturaleza y permita mayor financiación para ese fin. La COP15 debe lograr un marco de protección mundial para preservar los ecosistemas, fundamentales para tener agua potable, aire limpio, alimento y materias primas, de aquí a 2030.

La COP26 ya se había aplazado en 2020 a causa de la pandemia. Este año nuevamente la Red de Acción Climática, que reúne a unas 1.500 organizaciones de 130 países, pidió que se aplace la cumbre al asegurar que había un acceso desigual a vacunas contra la covid-19 en países ricos y pobres.

Sin embargo, la ONU rechazó esos llamamientos y el gobierno del Reino Unido, encargado de la organización del evento, se comprometió a enviar vacunas a los asistentes y a financiar cuarentenas de ser necesario para que pudiesen estar presentes todos los actores claves en la toma de decisiones.

Lobbies

Esta semana se supo que algunos países tratan de cambiar un informe científico fundamental sobre cómo abordar el cambio climático. Entre ellos Arabia Saudita, Japón, Australia, Argentina y Brasil, que piden a la ONU que minimice la necesidad de dejar de usar rápidamente combustibles fósiles.

En la COP21 de París los países ricos se habían comprometido a entregar más fondos a países pobres para ayudar en el cuidado del ambiente y mitigar el cambio climático. Sin embargo, dicha promesa fue escasamente cumplida. La ONU y el gobierno británico exigen a los países ricos un esfuerzo mayor, sobre todo económico, en la lucha contra la crisis climática. El compromiso era facilitar u$s 100.000 millones anuales para financiar acciones climáticas en países en vías de desarrollo. De los 23 países comprometidos, solo Alemania, Noruega y Suecia pagaron su parte. En 2019, el financiamiento climático fue de u$s 79.600 millones.

Grandes compañías que han patrocinado con millones de dólares la cumbre de Glasgow, como Natwest o Microsoft, critican la “mala gestión” del evento, reveló el diario británico “The Guardian”. Lamentaron la “poca experiencia” de los funcionarios que organizan el evento por retrasar decisiones, por mala comunicación y por la ruptura de relaciones entre organizadores y empresas.

La activista climática Greta Thunberg aseguró que el evento no llevará a grandes cambios. “Cada una de estas reuniones es crucial para que funcione el Acuerdo de París, pero también debemos darnos cuenta que la situación actual no llevará grandes cambios, vamos a tener que seguir presionando”, destacó Thunberg.

El 12 de diciembre de 2015, casi todos los gobiernos del planeta se comprometió a reducir el calentamiento “claramente” por debajo de +2 °C, y si era posible de +1,5 °C, con relación a la era preindustrial. Olas de calor, huracanes sucesivos, grandes incendios forestales, inundaciones… La multiplicación de eventos devastadores muestran inequívocamente el calentamiento del planeta, que acaba de experimentar la década más caliente jamás observada. Por eso, según los científicos, si se supera el límite del calentamiento global, habrá reacciones en cadena empeorando y masificando esos fenómenos.

Temas en esta nota

Cambio Climático