Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205205

“Nos roban el Caraguatá”, aseguran desde el colectivo ambientalista

Mediante la red social Faacebook el grupo #CaraguatáReservaYa manifestó su enojo porque “está cada vez peor, ya terminaron el alambrado con varillas todo… Lo único que estaría faltando son las tranqueras”. 

Mediante la herramienta "medir" de Google Maps pudieron tomar dimensión del daño ocasionado el Caraguatá mediante los recientes desmontes.

El pasado Día del Trabajador y en el marco de un paseo para registrar especies autóctonas y realizar una limpieza del predio del Parque Caraguatá, los voluntarios ambientalistas encontraron un desmonte sin precedentes en el lugar que pretenden sea una reserva para todos los chaqueños. 

En la ocasión una franja que atraviesa el parque de punta a punta fue desmontada del monte nativo, acaso el último gran pulmón verde de Resistencia. Con dolor e indignación se encontraron árboles centenarios arrancados de cuajo, vegetación reducida a la nada. 
Incluso se cavaron pozos para colocar postes hechos con los mismos árboles derribados y tan sólo falta que concluyan de “partir” el Caraguatá colocando los alambrados en la zona ya delimitada. 

“A pesar de los reclamos y notas presentadas a la Secretaría de Desarrollo Territorial y Ambiente, a la Comisión de Recursos Naturales y Ambiente del Poder Legislativo del Chaco, la obra ilegal en el Caraguatá por parte de la Policía del Chaco. Sin controles, sigue avanzando. Sin respuesta oficial. Hace 15 días...”, indica el posteo de Facebook que expone la problemática. 

“Como pueden ver en la última foto, están dividiendo el predio con una franja de alambrado, robándonos más de la mitad Norte del Caraguatá, lo que corta los senderos de acceso para los paseos por el predio”, continúa la explicación del colectivo ambientalista.

Avanza el desmonte y la demarcación de un alambrado en lo que los ambientalistas pretenden sea un parque que resguarde el monte nativo.

“A la fecha, todavía no sabemos quién autorizó el desmonte, si las autoridades tomaron intervención, y si es verdad que la ministra Seguridad y Justicia del Chaco ordenó parar las obras. Por el momento es todo una burla, todas mentiras y ningún respeto al trabajo que hacemos hace mucho tiempo”, concluyeron.