Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/203522
LUIS MERINO, DEL INSTITUTO DE MEDICINA REGIONAL DE LA UNNE, ADVIERTE SOBRE LA SEGUNDA OLA

“No hay que tener miedo sino cuidado, y eso es lo que no vemos”

Con el Chaco en alerta amarilla, el académico asegura que aún no se sabe si la cepa brasileña está circulando en la provincia hasta no contar con resultados de estudios.

Luego de que la ministra de Salud de la provincia haya anunciado que el Chaco se encuentra en alerta amarilla, tirando a roja, por el coronavirus, mucho se teme una peor segunda ola.

Las fiestas clandestinas, donde jóvenes y no tan jóvenes se reúnen y aglomeran sin tener en cuenta los cuidados necesarios.

Luis Merino, director del Instituto de Medicina Regional de la UNNE, doctor en Bioquímica y especialista en Salud Pública, aportó su visión en la temática en diálogo con NORTE, entendiendo que “se habla de una segunda ola cuando los casos, que venían disminuyendo en forma sostenida comienzan a elevarse nuevamente en forma continua y a gran velocidad.

Algunos sostienen que en realidad estamos ante una gran ola con oscilaciones porque los casos nunca se redujeron a valores ínfimos”.

Luis Merino, director del Instituto de Medicina Regional de la UNNE, doctor en Bioquímica y especialista en Salud Pública.

El académico asegura que “debemos seguir con los mismos cuidados de siempre, los que se fueron relajando con el paso del tiempo. Es muy frecuente ver grandes grupos de personas sin guardar distancia, sin usar o usando incorrectamente los barbijos. Pero no podemos relajarnos, de hecho, nunca debimos hacerlo. El virus nunca se fue desde que se inició la circulación comunitaria”.

En este sentido, aclaró que “no hay que tener miedo, sino que hay que tener cuidado, y eso es lo que vemos que no está pasando. Los viajes de estudio, las vacaciones en las playas multitudinarias, grandes reuniones sin distanciamiento e higiene, donde se comparten vasos y picos de botella. Todo eso constituye una importante fuente de contagios, porque es muy difícil, sino imposible, aplicar medidas de control. Las autoridades sanitarias han declarado que se inició una segunda ola por el considerable aumento de casos”, amplió.

Finalmente rescató que la cepa brasileña, “podría estar presente (en el Chaco), pero eso no podría afirmarse hasta que no se tengan resultados de las secuenciaciones, que son los estudios del ARN de los virus circulantes y eso es costoso y lleva tiempo”.

Notas Relacionadas