Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205701
Complicado inicio de semana en plena segunda ola

Leve mejoría en indicadores en una ciudad con alta movilidad

A pesar de las restricciones, el cronograma de pagos y las movilizaciones sociales generaron una importante circulación en el centro.

En el particular contexto que implican las restricciones vigentes que buscan atenuar el impacto de la segunda ola de coronavirus en la provincia, el Comité de Seguimiento, Monitoreo y Evaluación de la Emergencia Sanitaria analizó los indicadores que marcan el devenir de la pandemia, algunos de los cuales comienzan a dar indicios de alguna
mejoría que están lejos aún brindar tranquilidad.

A pesar de las restricciones vigentes, la movilidad continúa siendo alta.

Es que, a pesar de la vigencia de los decretos nacional y provincial que determinan
pautas concretas que buscan reducir la movilidad, la efervescencia social que se plasma en demandas de todo cede y la drástica reducción de la actividad que
marca la virtual paralización de la administración pública no lograron, al menos ayer, aplacar la circulación en el centro de la ciudad.

Si bien es insoslayable el hecho que el inicio de semana coincidió con el cronograma
de pago de salarios de los empleados públicos, y hoy tendrá continuidad con
la cancelación de salarios de una parte de los municipales de la capital; es difícil prever la implementación de nuevas flexibilizaciones en un contexto como el actual, a
pesar de que el hastío social se vuelve también cada vez más palpable según pudo constatar ayer NORTE.

INDICIOS FAVORABLES

El gobernador, Jorge Capitanich, destacó que “el escenario de crecimiento exponencial de contagios durante la semana 61 a 63 de la pandemia implicó un aumento equivalente al 75 % de los casos, disminuyendo drásticamente en la semana 64 con tan sólo el 4%”. Lo que disminuyó, en rigor, es el crecimiento del aumento
de los contagios cuyo promedio diario marcó un nuevo récord con 767.

El mandatario sostuvo además que “persiste la alta tasa de positividad” pero marcó que “al mismo tiempo el flujo de ingresos y egresos tiende a nivelarse progresivamente disminuyendo el impacto en los pacientes internados en el sistema sanitario. Asimismo, las cifras indican que la capacidad instalada del sistema permite atender hasta 520 pacientes internados en camas COVID dentro de la red sanitaria, 120 de los cuales pueden ser atendidos con ARM. Actualmente el sistema tiene un coeficiente de ocupación del 55,1 % de ARM y 73 % de camas denominadas COVID (leves y moderados) con seguimiento específico del consumo de oxígeno. El Área Metropolitana del Gran Resistencia presentó un promedio diario de 458 casos nuevos, mientras que en el interior es de 308,4.

La edad promedio de contagio es de 40 años, mientras que la edad promedio
de fallecimiento es de 67 años.

Notas Relacionadas