Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/197858
El mercado inmobiliario halla nichos que impulsan la actividad

En medio de la crisis, un boom de ventas de terrenos en Resistencia

Rubén Sinat, de la Cámara de Desarrolladores Urbanos del NEA, analiza la coyuntura socioeconómica y las oportunidades que ofrece. Su mirada sobre el déficit habitacional, las políticas de Estado necesarias y los recientes anuncios nacionales para incentivar la construcción privada.  

El mercado inmobiliario y en particular quienes desarrollan proyectos, alternan en estos tiempos buenas y malas. “Es un momento difícil”, describe el arquitecto Rubén Sinat, presidente de la Cámara de Desarrolladores Urbanos del NEA (Cedunea), al referirse al contexto general del país. Sin embargo, pondera las ventajas que, para un segmento del mercado, supone la situación cambiaria y el valor del dólar en sus distintos formatos, lo que desató un boom de ventas de terrenos, por ejemplo. 

“En la provincia tuvimos la suerte de que la Uocra nos acompañó en los reclamos y la caída en la actividad no fue tanta”, destacó Rubén Sinat, presidente de la Cámara de Desarrolladores Urbanos del NEA.

En diálogo con NORTE, el empresario aporta su análisis sobre la situación del mercado desarrollador, los proyectos con mejores perspectivas y el difícil horizonte económico-social. También ofrece su mirada sobre las iniciativas enviadas por el Ministerio de Economía de la Nación para incentivar la construcción privada, con una estrategia de tenaza que motoriza oferta y demanda. “El Estado sí o sí tiene que ir desgravando impuestos a toda la cadena de valor de la construcción, para que cada argentino pueda tener una casa digna”, enfatiza. 

“El momento es muy difícil para todos los sectores. Hay una gran sequía que afecta a la producción primaria y un mal precio dolarizado para los granos, que pagan el dólar oficial con retenciones. Así y todo, el inversor que tiene pesos excedentes sabe que los debe canalizar a través de inversión inmobiliaria”, trazó el empresario y referente del mercado. 

Reveló así que esos inversores buscan adquirir todo lo que pueda generar resguardo de valor a futuro. “Compran máquinas importadas, en dólares, stockearon sus negocios, y están comprando departamentos y terrenos. Hubo mucha compra de terrenos en estos últimos 3 o 4 meses de pandemia. La clase media con algún ahorro fue a comprar terrenos, producto del encierro y de querer un espacio verde, tal vez con una pileta, también pensando que no puedan irse de vacaciones”, comentó, y señaló que, por esa alta demanda, en este momento hay poca oferta de lotes. “Fue la mercadería estrella en las ventas”, definió. 

Los terrenos fueron "la estrella" del negocio inmobiliario en los últimos meses, durante la pandemia. (Foto ilustrativa).

“Nuestra empresa está vendiendo muy bien los departamentos, porque tenemos un ticket de acceso muy bajo y financiamos en pesos. Construimos edificios de hasta tres pisos con muy poco mantenimiento”, precisó Sinat, y destacó que los desarrolladores urbanos que están trabajando “están todos vendiendo bien”. 

Mirando en perspectiva hacia 2021, consideró que “todavía falta pasar lo peor en la parte social y económica; pasar fin de año y arrancar marzo”. “Será difícil y áspero. Cada día vemos datos económicos y sociales complicados. Pero Argentina tiene una gran capacidad de recuperación. Hay que calmar los ánimos y sumarnos como sociedad”, subrayó. 

Por esas características resilientes del país, aseguró que “las perspectivas son muy buenas”, y más para el sector inmobiliario “que tiene mucho para dar”. “El país es muy grande y vamos a quedar atractivos para el mundo en turismo, para que la gente venga a invertir y a conocer. Dependerá mucho de nosotros como sociedad organizada para estar mejor. Tenemos una gran oportunidad”, aseguró. 

Efectos de la pandemia 

En su análisis sobre los efectos de la pandemia y del aislamiento, el titular de Cedunea indicó: “La actividad económica fue cayendo y la sociedad en su conjunto se volvió más pobre por la situación general de detener los negocios”. Mencionó como reflejo de la caída de la actividad que el PBI del país decrecerá en 2020 un 12 a 14%. “Si lo miramos por regiones, quizás la caída sea mayor”, advirtió. 

“En la provincia tuvimos la gran suerte de que la Uocra nos acompañó en los reclamos y la caída en la actividad –de la construcción- no fue tanta. Estuvimos parados los primeros meses, pero luego, con protocolos, pudimos volver al trabajo, contrastando con lo que ocurrió en Buenos Aires que recién la semana pasada se permitió el reinicio”, trazó. 

Al margen del problema sanitario mundial, Sinat dio cuenta de “un problema económico de varios años atrás, con una caída de actividad durante al menos 7 años consecutivos. La pandemia aceleró el proceso de destrucción de empleo y de capacidad industrial que, si bien es capacidad instalada, al estar paradas las fábricas empiezan a producir algunos desabastecimientos”. 

Comentó al respecto que en el sector de la construcción existen en este momento problemas de abastecimiento de hierro, cerámicas, artefactos de baño y grifería. “Son cadenas de producción radicadas en Buenos Aires, Rosario y Córdoba, principalmente y, al estar frenadas, se fueron consumiendo stocks”, señaló y acotó: “Con la gran brecha que hay entre el dólar oficial y el contado con liquidación o el blue, todo el sector entra en crisis, y producto también de no poder trabajar, se produce el desabastecimiento de materiales”. 

 

La clase media con algún ahorro fue a comprar terrenos en los últimos 3 o 4 meses, y hay poca oferta de lotes en este momento.

 

En el piso histórico 

Un dato que sirve para graficar la realidad del sector inmobiliario es la baja en el valor del metro cuadrado, que medida en dólares es histórica. “Estamos en niveles de precios que no conocemos en los últimos 25 años. Para quien tiene dólares ahorrados representa una gran oportunidad”, subrayó Sinat. 

“Hay una crisis de confianza que ralentiza la reinversión en activos y también las reinversiones en las empresas, a las que también les está costando tomar esa decisión para aumentar su capacidad de producción y de trabajo”, analizó. 

En ese contexto, explicó: “Los que más arraigados estamos, apostamos a llevar adelante proyectos y hacer entender a los inversores que hoy comprar un metro cuadrado es adquirir un activo dolarizado, pagando en pesos y en cuotas, por más que tenga alguna actualización en UVI o por el índice de la Cámara Argentina de la Construcción”.  

La estrategia de tenaza para incentivar oferta y demanda

La semana pasada, el ministro de Economía Martín Guzmán envió al Congreso nacional dos proyectos de ley. Con una estrategia de tenaza que incentive la oferta y estimule la demanda, el gobierno busca reactivar la construcción privada.

Al analizar las iniciativas y su posible impacto, Rubén Sinat recordó que la Cámara de Desarrolladores Urbanos del NEA viene hace tiempo requiriendo un alivio impositivo. “El modelo para copiar y mirar es Uruguay. En la vivienda asequible, España hizo un gran trabajo. Y faltaría apoyar los proyectos con la hipoteca de bien futuro, como hizo Perú, donde los créditos pueden apalancar los proyectos de desarrollo”, trazó. 

Resaltó así que “todo lo vinculado a restar impuestos a la cadena de valor de la industria de la construcción es muy positivo, porque más de la mitad del valor (de un bien) son impuestos”.

“Cuando se dice que hay un déficit habitacional de 4 millones de viviendas, hay que atacarlo con una política de Estado, que debe ser para cubrir como capas a los diferentes niveles de poder adquisitivo”, describió, y reveló que “hacen falta lotes con servicios y que los municipios se ocupen de armarlos en base a la demanda que saben que habrá cada año”. Y, como complemento de esos lotes, incorporar una vivienda asequible, es decir, una vivienda “que uno puede pagar y mantener, que dignifica a la familia”. 

“El Estado sí o sí tiene que ir desgravando impuestos a toda la cadena de valor para que cada argentino pueda tener una casa digna. No hay forma de satisfacer el consumo por el crecimiento vegetativo de la población si no hay una política de Estado muy agresiva, permitiendo que la gente difiera impuestos a través de los años”, planteó, resaltando que deben intervenir todos los niveles del Estado (nacional, provincial y municipal). 

 

El Estado sí o sí tiene que ir desgravando impuestos a toda la cadena de valor para que cada argentino pueda tener una casa digna. 

 

Ex Campo de Tiro: una oportunidad que entusiasma  

Un desarrollo que entusiasma a buena parte del mercado inmobiliario es el proyectado en el ex Campo de Tiro de Resistencia, con la urbanización de 3.960 hectáreas que fueron transferidas al Estado provincial.

El proyecto lleva por nombre Nuevo Sur y su primera etapa consiste en ejecutar las chacras 138 (Pisada Alberdi), 141 y 142. Para ello, la Provincia trabajará en conjunto con los agentes inmobiliarios y desarrolladores urbanísticos, buscando alcanzar la meta de 3.140 unidades funcionales estipuladas a formar.

“Venimos participando en varias reuniones con el gobernador Jorge Capitanich y la secretaria Marta Soneira. Fue un gran logro poder titularizar para la provincia ese lugar”, valoró Sinat y sumó: “Llevar a cabo un proyecto urbanístico de estas características requerirá de distintos grados de inversión del Estado nacional al municipal, y luego al sector privado, porque hay grandes obras de infraestructura por hacer en el mediano plazo”. 

Para el empresario, será imprescindible “generar los créditos necesarios para la infraestructura de agua, luz y cloacas”. El proyecto “representa una gran oportunidad para la ciudad de hacer una cuidad nueva que cuente con todos los servicios”. “Muy pocas ciudades en el mundo se dan el lujo de tener esta posibilidad de 3900 hectáreas; es una oportunidad increíble”, subrayó. 

Señales positivas 

En cuanto a las recuperaciones de algunos sectores de la economía, traccionadas por las aperturas realizadas según cada provincia, Rubén Sinat analizó: “La Uocra del Chaco tenía 15 mil afiliados (antes de 2015) y hoy estamos en 3000, pero llegó a cero (por la cuarentena), y desde ahí creció. De todos modos, para superar ese récord, costará”. 

“Desde la Cámara de Desarrolladores Urbanos del NEA estamos haciendo una gran actividad institucional para lograr que los municipios y, en particular Resistencia, en un trabajo en conjunto que está dando frutos recién ahora, aceleren la aprobación de planos y la documentación. Hay una mirada distinta hacia el emprendedurismo”, destacó. 

Expo Construir 2020 

El encuentro de negocios de la construcción Expo Construir 2020 se desarrollará entre el 27 y 30 de octubre en formato totalmente virtual. 

La primera exposición virtual de la construcción contará con más de 100 conferencistas, 50.000 visitantes, 500 oportunidades de negocios, más de 200 organizaciones, 10 pabellones temáticos y más de 300 empresas. Allí, por la Cámara de Desarrolladores Urbanos del NEA estará como expositor Rubén Sinat. “Vamos a llevar la mirada sobre lo que se está haciendo en el interior para promover el desarrollo y superar la crisis”, adelantó, al tiempo que señaló que es la primera vez que la entidad tiene un espacio en un evento de esta magnitud. 

Notas Relacionadas