Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/186505

¿Cómo afectará el cambio climático al turismo?

Un norte muy caluroso, una Patagonia con menos nieve y una costa con menos playa.

El cambio climático produciría un ‘redireccionamiento‘ en la demanda turística que  perjudicaría al norte por el aumento de temperaturas y a las zonas cordilleranas por la falta de nieve y tendría impacto positivo en la Costa Atlántica, aunque en ese sector del país habría que hacer obras para evitar la pérdida de playas ante el aumento del nivel del mar. 

De acuerdo al informe elaborado por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable tras la aprobación en el Congreso de la Ley de Presupuestos Mínimos de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático Global, las modificaciones climáticas no afectarán la demanda turística general en el futuro cercano, aunque ‘muy  probablemente sí se desarrolle un re-direccionamiento hacia diferentes ofertas turísticas‘.

‘Los cambios en el clima pueden modificar el desarrollo del  turismo en algunos de los destinos actuales, alterando la demanda turística, la rentabilidad del sector, la inversión y el empleo‘, señala el documento elaborado por el área ambiental a cargo de Sergio Bergman.

En ese sentido, el aumento de la temperatura que se registraría  en el norte del país ‘podría incrementar las condiciones de estrés, la falta de confort y el riesgo de enfermedades cardíacas, especialmente en los individuos que se exponen a temperaturas elevadas y cambios de altitud o que practican deportes extremos‘.

‘A su vez, las mayores temperaturas pueden aumentar la  proliferación de algas y cianobacterias que podrían afectar el consumo y el uso recreativo del agua‘, añade el informe del Plan  Nacional de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático, publicado  este miércoles en el Boletín Oficial.

Por su parte, ‘las áreas cordilleranas dedicadas a los deportes  de invierno, se esperan reducciones en la cantidad y en los períodos con nieve, afectando destinos turísticos como Junín de los Andes, San Martín de los Andes, Copahue-Caviahue, Villa La Angostura, San Carlos de Bariloche, El Bolsón, Esquel, Las Leñas‘.

‘Con el tiempo, y a medida que aumente la temperatura, la producción de nieve artificial será cada vez menos eficiente, más costosa y menos rentable, y la actividad se deberá desplazar a áreas de mayor altitud‘, advirtieron los especialistas.

Ante este panorama, el informe gubernamental plantea que ‘es posible que se incremente el turismo en los ambientes acuáticos, especialmente en las playas de la provincia de Buenos Aires y del  norte de la Patagonia, alargando la temporada en la primavera y el otoño‘.

De todos modos, la zona costera no estará exenta de las consecuencias del cambio climático: ‘Se proyecta una exposición  ante la subida del nivel del mar, para lo cual será necesario preparar las infraestructuras y balnearios cercanos a la costa y la reducción de superficie de playa‘.

¿Qué es el cambio climático?

El cambio climático es un cambio significativo y perdurable de la distribución estadística de los patrones climáticos durante los períodos que van desde décadas a millones de años. Puede tratarse de un cambio en las condiciones medias del tiempo, o de la distribución del tiempo en torno a las condiciones medias (ej. mayor o menor número de eventos del tiempo). El calentamiento global responde a un aumento inequívoco y continuo de la temperatura media del sistema climático de la Tierra.

¿Qué lo causa?

De acuerdo lo que indica la Fundación Vida Silvestre, la huella ecológica de la humanidad (una forma de medir el impacto de nuestra forma de vida) indica que las aiguientes causas son las que causan en mayor proporción el cambio climático:

-el uso de combustibles fósiles (carbón, petróleo) para la generación de energía y transporte

-la deforestación

-la producción de commodities (cultivos, carnes, pesca, madera)

-el uso del agua dulce

son las principales causas que impulsan el calentamiento global y la degradación de la naturaleza.

Esto se ve en:

1.            La emisión de gases de efecto invernadero y la falta de una política a largo plazo para la inversión en energías renovables y en políticas de reducción del consumo energético (eficiencia energética).

2.            La deforestación impulsada por el avance de la frontera agrícola, que hoy contribuye con el 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero (más que las emisiones de todo el sector de transporte), y que afecta anualmente a unas 300.000 hectáreas de bosques (una de las tasas de deforestación más elevadas a nivel mundial).

3.            La falta de conciencia en la sociedad sobre la gravedad y urgencia de los problemas ambientales, que nos lleva a prácticas de consumo que afectan a nuestros recursos naturales.

4.            La degradación de los ecosistemas naturales, que reduce las posibilidades de mitigar los efectos del cambio climático sobre la provisión de agua dulce o la regulación del clima local.

5.            La sobreexplotación de los recursos naturales (bosques y pesca), que afecta a la salud de los sistemas naturales y aumentan significativamente nuestra huella ecológica.

Las temperaturas en la Tierra son aptas para la vida gracias a un proceso natural llamado el efecto invernadero. Cuando la radiación solar llega a nuestra atmósfera, parte de ella es reflejada al espacio, y parte de ella pasa y es absorbida por la Tierra. Esto causa que la superficie de la Tierra se caliente.

El calor es irradiado hacia el exterior y absorbido por los gases presentes en la atmósfera de la Tierra, los llamados »gases de efecto invernadero». Este proceso previene que el calor desaparezca, haciendo que la temperatura ronde los +15°C en vez de -19°C.

Hay muchos gases de efecto invernadero responsables de un calentamiento adicional de la atmósfera, los cuales son producidos de distintas formas por personas. La mayoría provienen de la combustión de combustibles fósiles de los coches, de las fábricas y de la producción de electricidad. El gas responsable de la mayoría del calentamiento es el dióxido de carbono, también llamado CO2. Otros contribuyentes son el metano expulsado de los vertederos y de la agricultura (especialmente de los sistemas digestivos de los animales que pastan), óxido nitroso de los fertilizantes, los gases usados para la refrigeración y procesos industriales, y de la pérdida de bosques que de otra forma almacenarían CO2.

El cambio climático está modificando nuestra economía, salud y comunidades de formas diversas. Los científicos advierten de que si no ponemos el freno sustancialmente al cambio climático ahora, los resultados probablemente sean desastrosos. Si la Tierra se calienta, alguno de estos importantes cambios ocurrirán:

•             El agua se expande cuando se calienta y los océanos absorben más calor que la tierra, el nivel del mar ascenderá.

•             El nivel del mar aumentará también debido a la fusión de los glaciares y del hielo marino.

•             Las ciudades de las costa sufrirían inundaciones.

•             Lugares en los que normalmente llueve o nieva mucho podrían calentarse y secarse.

•             Lagos y ríos podrían secarse.

•             Habría más sequías por lo que se haría más difícil cultivar maíz.

•             Habría menos agua disponible para l agricultura, la producción de comida, para beber o para ducharse.

•             Muchas plantas y animales se extinguirían.

•             Huracanes, tornados y tormentas producidos por cambios de temperatura y evaporación de agua se producirían con más regularidad.

Como tema central en las próximas Cumbres internacionales y con punto en agenda política, basta reforzar las medidas de precaución y conciencia de uso de nuestra naturaleza.  Es preciso revalorar lo que aún se tiene y apelar a estrategias de reproducción de especies, de rehabilitación del ecosistema y de cuidado intenso del medio ambiente.

Sin dudas, el protagonismo del ser humano como principal destructor del sistema ecológico necesita de la misma voluntad, para revertirlo. Es un desafío que requiere el compromiso individual y la ocupación global.

Temas en esta nota

Cambio Climático Efecto Turismo