Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/221992

Conectados a través de tecnología y sustentabilidad

CHARATA (Agencia) En un entorno de incertidumbre climática y política, el productor apuesta a lo que puede brindarle certidumbre a largo plazo, pero no lo hace solo. El sector empresarial, el de desarrollo y transferencia de tecnología, ven cada vez más necesaria la sinergia que permita a todos sostener una economía regional que se presenta con un gran potencial hacía el camino del valor agregado.

Los últimos cuatro años, la región sufrió el impacto de inundaciones: pérdidas agronómicas, de animales, de caminos.

La sequía, los cambios de gobierno, el impacto de acontecimientos internacionales como la pandemia y la guerra. En ese proceso, el productor no dejó de producir, ni de sumar tecnología. Pero, esto es algo que siempre ha sucedido en la región, obligada a revertir el diferencial de estar lejos de los puertos y ser solo un productor de materia prima.

La tecnología es una herramienta clave en la rentabilidad sustentable

"Nosotros tratamos de hacer lo mejor de nosotros. Es difícil planificar en este contexto, pero uno tiene experiencia, tanto de mi padre como las que nos tocó pasar a nosotros. Prever, hoy que no habrá un insumo, o combustible, el clima. Siempre hay una circunstancia extra que influye pero uno trata de mantener una línea: la rotación, por ejemplo", explicó Eduardo Kempe, productor y contratista de Charata. 

Agronea 2022 fue una expresión de este crecimiento que no se detiene, en la apuesta de los expositores con una muestra que creció ampliamente para ser la más grande en sus 19 ediciones, y también en la adquisición que el productor hace de la tecnología disponible no solo comprando, sino capacitándose y demandando a laboratorios y fábricas. El productor de la región ha sabido sortear la coyuntura para poder seguir produciendo, porque -como siempre lo dicen- es lo que saben hacer. 

Sin embargo, no dejan de hacer presente la presión tributaria que hay en el sector, el cual debe amortiguar y conducir muchas veces en la incertidumbre que genera la falta de estabilidad cambiaria, el clima, conflictos y medidas estatales.

"La presión que tenemos de impuestos complica. Uno sabe lo que es trabajar, producir, hacer. Cuando te sentas a hacer los números se complica, pero tratamos de hacerlo cada vez mejor, quizás con menos superficie pero mejor elaborado", agrega el productor. En el caso de Kempe existe una sociedad familiar, que sostiene el trabajo individual, más las empresas que lo apoyan. 

Tecnología para potenciar 

La tecnología no solo permite llegar más lejos, o acortar la brecha, sino también producir mejor y sustentable. "Hoy tenemos lo mejor que hay en el mercado, porque la tecnología no tiene techo. Nosotros tratamos de que no nos quede lejos. De una forma u otra, las empresas nos ayudan con crédito, se busca la forma. Hoy el mercado está abierto y la tecnología es innumerable en maquinaría, en eventos de siembra, en fertilización variable, dosificación variables, fumigación selectiva, siempre en bien del productor, la producción y el ambiente también", reconoció.

"El impacto ambiental es importante, hoy se está usando un 30-40 por ciento menos de producto, pero se ha logrado ser más efectivo haciendo las cosas bien, y eso lo permite la tecnología", remarcó.

Familia, empresa, instituciones y el productor termina siendo un sistema conectado que puede brindar estabilidad en la incertidumbre.

La conexión entre el ambiente, la producción –el productor- y la tecnología se ha vuelto clave. Pero, no es la única conexión indispensable. Funcionar como ecosistema no solo implica que si se cae uno, se cae todo, sino también el efecto multiplicador que tiene la sinergia que esa conexión logra. Sobre todo cuando hablamos de alimentar la mundo. 

Conexión para crecer 

El ingeniero industrial Carlos Derka, es el nuevo director de la EEA INTA Las Breñas, si bien asumirá su cargo oficialmente el 13 de septiembre, ya está trabajando en la zona con el equipo de profesionales. "Cuando me tocó preparar la propuesta para la selección, uno busca información del lugar, qué base tengo, donde estamos. Los cinco departamentos de influencia de la experimental  -que está en el centro productivo de la provincia- no llega al 9 por ciento de superficie y tiene una productividad que llega a la mitad de la soja, la mitad del maíz, el 30-40 pro ciento de sorgo, algodón, aunque en la actividad ganadera los porcentajes son menores,  y el desafió es poder potenciar el agregado de valor en origen", detalló Derka para ejemplificar el impacto económico y productivo del sudoeste chaqueño.

El ingeniero Carlos Derka, junto al grupo de trabajo de la EEA INTA Las Breñas, donde estará trabajando desde septiembre

Para Derka, un desafío que tienen por delante es generar información que haga que el sistema sea sostenible, más allá de ser sustentable. "Habitamos un lugar prestado que tenemos que cuidar", remarcó. 

"La institución tiene que trabajar con todos los actores del sistema productivo. Encontrar índices, marcadores y tecnología. Esta región, tiene productores que incorporan rápidamente la tecnología, esta zona de Chaco es pionera y marca tendencia en el NEA ", indicó.  

El ingeniero hace hincapié en la conexión, como medio para potenciar los recursos de cada uno de los actores que forman parte del sistema. "Como institución a veces tenemos pocos recursos, y debemos encontrar socios que nos permitan realizar estos trabajos y hacer modelos productivos, como por ejemplo el Sistema Chacras que ya se realiza aquí, trabajar con empresas por la mecanización de maquinaría agrícola, también", manifestó.

Todos para uno

Más allá de la buena campaña sojera, de maíz, con un panorama muy bueno en rindes, para el productor que siempre está levantándose de algún evento externo, el crédito de las empresas y los negocios para la cadena siga produciendo es clave. 

"Los laboratorios y semilleros apoyan al productor a través de las empresas. Brindan crédito al productor y a la empresa, se busca la forma, porque el respaldo crediticio es importante", manifestó Viviana Gómez de Agroservicios J Manuel.

"Al igual que el productor, la presión impositiva golpea al comercio que termina siendo el dador de crédito más firme que tiene el productor. A las empresas que estamos en pleno crecimiento, nos arrastra el tema cambiario y la parte impositiva. Es un tema para tratar profundamente", agregó.

Un ejemplo de esta sinergia es que para las próximas campañas la empresa tiene proyectado y presupuestado con los productores (un 70 por ciento) la inversión venidera. "Lo que es semilla está vendido, en un 50 por ciento facturado, y en insumos un 70 por ciento facturado", detalló

Sourabh Bafna es vicepresidente de exportación de Bajaj, una empresa industrial de India que ofrece soluciones tecnológicas en el sector algodonero, y semanas atrás estuvo recorriendo la región para reunirse con empresarios del sector. "Habría que fomentar el aporte de la industria al campo y del campo hacia la industria. Se puede mejorar mucho la producción en la región. Argentina tiene un potencial que hay que desarrollar", señaló

El productor de la región, ha buscado diversificar no solo con la rotación, también en la apuesta por la ganadería

Gustavo Crovetto, representante de la empresa en Argentina, habló sobre otra situación que afecta el equilibrio de ese crecimiento y potencia. "Sabemos que la situación para importar es compleja, hay que buscarle la vuelta, porque es lo que genera una traba para aportar la tecnología, en este caso maquinarias. Beneficiando la industria del desmote se beneficia la economía regional", indicó.

Agronea 2022 fue la más grande de sus 19 ediciones, siendo una vez más, reflejo de esa potencialidad de la región y el sector.

La frase que se repite en productores, empresarios, técnicos "hay que buscarle la vuelta". La expresión se ha ido transformando más allá de lo individual a lo colectivo, porque la conexión es el escenario donde convergen la sustentabilidad, la rentabilidad y el crecimiento.