Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210098
Cristina ‘Ruca’ Delgado, del área Mujeres - Evita Chaco

“El eje ordenador es el trabajo y más en un país donde hay generaciones que no accedieron a uno”

Después de la difusión de los peores indicadores de pobreza e indigencia en Resistencia y el NEA una referente de los sectores populares analiza orígenes de esas desigualdades.

Para interpretar las causas que llevaron a 26.400 personas del Gran Resistencia a ser indigentes en el primer semestre de 2021, NORTE consultó a fuentes con miradas muy distintas.

“Es una pobreza estructural que se viene arrastrando hace décadas. El eje ordenador es el trabajo y es una realidad en la Argentina donde hay generaciones que no conocieron lo que es un empleo formal”, sostiene Cristina ‘Ruca’ Delgado, de las Mujeres Evita Chaco (espacio que integra el Frente de Todos).

“Nos ven solo como cortadores de calle y muchos son sostén de hogar que con el pago del IVA aportan al Estado”, diferencia Cristina Delgado.

Ella se desempeña en un área estatal que dialoga a diario con los sectores más golpeados: “La economía popular se supo inventar un trabajo, por la falta de empleo, pero la pandemia -que nadie imaginó- acrecentó lo que ya estaba. Venimos de cuatro años de un gobierno neoliberal, que volvió a endeudar al país y con pérdidas de fuentes de trabajo que afectaron a quienes ya tenían un trabajo registrado”, agrega.

La pandemia acrecentó los problemas económicos, estos alcanzaron también a las pymes, “que siguieron perdiendo”, dice. La mayoría de las empresas se sostuvo con los ATP, así como se impulsó plata hacia los programas sociales (IFE, Asignación, Tarjeta Alimentaria).

Ruca habla de la gravedad de los autónomos que pasaron un año ‘sin poder laburar y que vieron cómo se fue fundiendo todo’. En una lectura panorámica señala que para una provincia como el Chaco que no produce alimentos parte del problema es depender siempre de terceros.

Otra cara del mismo problema involucra al pequeño chacarero que tenía una producción modesta y tuvo que dejar su lugar para aglomerarse en el área metropolitana, en asentamientos populares. Desde el Estado hubo un momento de urbanización de barrios pero no se llegó a tantos, entonces el hacinamiento se mantiene y también la falta de trabajo.

“El subsidio no es la salida, tenemos que fortalecer a la economía popular que genera huertas, talleres textiles, el trabajo”, sintetiza.  “Que en el NEA se produzca energía y sin embargo se pague más cara, es otra de las contradicciones enormes que encarecen la vida. Nos debemos estas discusiones porque esta pobreza no es de ahora si no que arranca de hace décadas y el trabajo fortalece la economía”, marca.

En cuanto a las medidas que se anunciaron repasa algunas: se incrementa sueldos a estatales (que han sufrido fuertemente perdidas del valor adquisitivo de su sueldo), se pagan deudas pendientes con docentes, se dan ayudas a pequeñas y medianas empresas, créditos, y descuentos por compras con tarjetas. “Son medidas que apuntan a fortalecer el poder de compra de un sector de la clase media, en los sectores populares nos faltan estas formas de pago para regularizar las ventas de las pequeñas producciones, como ejemplo herramientas para que se pueda pagar con tarjetas, que se amplíe la bancarización; porque siempre somos los últimos en acceder a esos beneficios”, señala.

También indica otros contrastes, como los comerciantes que se escudan en lo caros que son los impuestos que pagan. “Muchos vecinos de barrio ven a los movimientos sociales como cortadores de calle y no es así muchas de esas personas accedieron a derechos, son sostén de hogar, o tienen un emprendimiento a través de una cooperativa. Los sectores populares son una economía que consume, genera aportes al país, en cada compra de alimentos paga el IVA con el que devuelve al Estado también parte de lo que recibe.

Al margen de las diferencias estructurales, Delgado insiste en que hay que trabajar mucho para sacar adelante el país y solo se podrá con la unidad entre sectores. “Necesitamos de estrategias y de acuerdos para hacerlo. Tenemos que poner de cada uno y generar”.