Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/203381
Acerca del Día Mundial del Agua

Un recurso vital amenazado por mala gestión e impactos del cambio climático

Recuperar, proteger, preservar y conservar el recurso. Dos mil doscientos millones de personas viven sin acceso a agua potable, mientras el recurso está amenazado por el crecimiento de la población, la creciente demanda de la agricultura y la industria, la mala gestión del recurso y los impactos del cambio climático.

Se celebra cada 22 de marzo dada la relevancia de ser esencial para la vida. Una fecha para tomar conciencia acerca de la crisis mundial del agua y la necesidaaguad de adoptar medidas para abordar la manera de alcanzar agua y saneamiento para todos antes de 2030.

Recursos de agua dulce en crisis

Según estimaciones oficiales para el 2030, disminuirán en un 40% los recursos mundiales de agua dulce, acelerando dicen los científicos, una crisis mundial del recurso agua. La ONU indica que deben acelerarse todas las iniciativas para el logro de un Desarrollo Sustentable y Sostenido con “seguridad hídrica” en el Decenio del Agua 2018/2028.

Para comprender la crisis del agua debemos saber que el 97 % del agua del planeta es salada y que se encuentra en mares y océanos. El 3 % es agua dulce, pero congelada un 2 %, es la de los polos. Solo el 1% de agua dulce está disponible, se encuentra en ríos y arroyos o subterránea en forma de acuíferos y humedales. Para protegerla y cumplir objetivos sociales, económicos y ambientales se debe hacer una gestión integrada de los recursos hídricos GIRH. El agua es fundamental para el desarrollo sustentable y sostenible, la erradicación de la pobreza y el hambre.

Maximizar el bienestar social 

El manejo integrado de recursos hídricos debe promover el aprovechamiento coordinado del agua, la tierra y los recursos relacionados. El fin es maximizar el bienestar social y económico de manera equitativa sin comprometer la sustentabilidad de los ecosistemas ni el derecho de uso y disfrute de las generaciones futuras. Llego la hora de la gobernanza del agua para cumplir los objetivos del desarrollo sustentable, la erradicación de la pobreza y el hambre. 

Los gobiernos deben ser más transparentes y participativos para garantizar las necesidades de agua. Los mandatos legales para la política hídrica imponen proteger la diversidad biológica, la preservación, conservación, recuperación y mejoramiento de la calidad de los recursos ambientales, tanto naturales como culturales, con la participación social en los procesos de toma de decisión. El uso del agua debe ser racional, sustentable manteniendo el equilibrio y dinámica de los sistemas ecológicos, previniendo los efectos nocivos o peligrosos de las actividades humanas y un manejo inadecuado. 

Sin agua potable

Se sabe que 1 de cada 3 personas vive sin agua potable; que un saneamiento y un suministro adaptado al cambio climático podrían salvar la vida de más de 360 000 bebés cada año. Si se limita el calentamiento global a 1.5°C por encima de los niveles preindustriales, podríamos reducir la sequía causada por el clima hasta en un 50%. El clima extremo ha causado más del 90% de los desastres mayores en la última década. Para 2040, se proyecta que la demanda mundial de energía aumente en más del 25% y que la de agua se incremente más del 50%.

La forma en que valoramos el agua determina cómo se gestiona y se comparte. Su valor es mucho más que su precio, es indispensable para nuestros hogares, la cultura, la salud, la educación, la economía y la integridad de nuestro entorno natural. Si pasamos por alto alguno de estos valores, estamos gestionando mal este recurso insustituible. Sobradas experiencias con los Humedales de los Bajos Submeridionales y la cuenca del Río Guaicurú. 

Gestiones integradas frente a sistemas de derroche

La Gestión Integrada de los Recursos Hídricos (GIRH) constituye un manejo coordinado del agua, la tierra y otros recursos relacionados para maximizar el bienestar económico y social de manera equitativa, sin comprometer la sostenibilidad de los ecosistemas para generaciones futuras. Busca transformar los sistemas insostenibles de desarrollo con un enfoque intersectorial para reemplazar el sistema tradicional fragmentado que derivó en servicios pobres, inadecuados, de derroche y contaminación. 

Lamentablemente leemos en los documentos oficiales de las obras hechas o a llevarse a cabo, que son obras civiles priorizando el desarrollo productivo. En ninguno de los casos existe un consorcio de usuarios, base de una gestión integral donde deben tener obligaciones y responsabilidades en el marco jurídico de protección del recurso. 

Un manejo social y económico del recurso persigue reformar los sistemas humanos para posibilitar que las personas obtengan beneficios sostenibles e igualitarios. Se logra mediante una perspectiva multidisciplinaria de manejo del agua superficial y subterránea, en sentido cualitativo, cuantitativo y ecológico. Así se vincula las disponibilidades con las necesidades y las demandas de las sociedades. 

El marco jurídico para una GIRH lo impone la Constitución, la Provincia protege el uso integral y racional de los recursos hídricos con la obligación de Estudios y Evaluaciones Ambientales. Regula, proyecta, ejecuta planes de obras hidráulicas mediante un sistema centralizado y unificado en un organismo ejecutor. Los municipios tienen participación en la ejecución de los planes de desarrollo regional, obras y prestaciones de servicios que los afecten.  

Se asegura constitucionalmente la preservación, protección, conservación y recuperación de los recursos naturales y su manejo a perpetuidad. Integran además la Ley General del Ambiente, los Códigos de Aguas, Tratado sobre Biodiversidad, el Acuerdo de Paris sobre el Clima, etc. 

El manejo irregular de cuencas hídricas en tiempos de pandemia, “nos enseña que dejar atrás a las personas que más necesitan los servicios de agua y saneamiento puede conducir a una tragedia humanitaria”.

(*Abogado y especialista en evaluaciones ambientales)

 

 

Notas Relacionadas