Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/199649
Charla con Fabriciano Gómez

“La esperanza te permite soñar”

El escultor acaba de terminar su nueva obra, Muralla, que puede ser visitada en el MusEUM de nuestra ciudad. En diálogo con Chaqueña, Fabriciano dio detalles y contó qué lo movilizó a realizar este trabajo de grandes dimensiones.

Lo que nos está sucediendo hoy –Fabriciano prefiere no nombrar la pandemia- nos abre la mente. Por ejemplo, hizo en el comedor de su casa un mini taller con tornos colgantes como los que usan los mecánicos dentales.

"Este tiempo me llevó más a observar y mirar el alma en el espejo. Uno es ser humano antes de ser artista”, cuenta. Este tiempo detenido le permitió a Fabriciano hacer cosas, jugar con las formas y forjar lecturas que antes no hacía porque no tenía tiempo pues vivía corriendo de lunes a lunes. El escultor abre puertas y busca palabras para sintetizar al máximo sus conceptos y despejarlos de dudas, como cuando le pregunto qué es la belleza en el arte, “Es la máxima expresión del espíritu. Es la libertad”.

-¿Cómo nació esta escultura titulada Muralla?

-Esta obra es parecida, similar, a una con la que habíamos ganado la medalla de plata en los Juegos Olímpicos en Francia, con Humberto Gómez Lollo y Jorge Gamarra. Era una obra de más de cinco
metros que habíamos hecho en nieve. Tengo esa maqueta en casa. Hace unos meses estaba limpiando o haciendo algo y la vi entre otras maquetas.

En esta escultura pueden verse a dos personas que tienen una pared en el medio que los divide. Se puede ver una forma, un costado, una obra que entra en diálogo con lo que estamos viviendo hoy en este tiempo 2020. Desde hace seis o siete meses pienso que hay que hacer algo con esto que está sucediendo en nuestra ciudad y en el planeta. Así se fueron tejiendo las cosas, de la maqueta tomé las dos figuras y las fui transformando.

-Esta obra tiene grandes dimensiones, ¿por qué la pensaste de esta forma?

-Cuando trabajaba con nosotros Fabián Gutiérrez, arquitecto paisajista de Buenos Aires, antes de irse nos dejó varios proyectos y varios circuitos para desarrollar en los accesos a la ciudad. En esos puntos se proyectan obras de grandes dimensiones. Muralla tiene un poco más de 12 metros de alto. En esta relación del tamaño uno siente que la obra te abraza. Está pensada para uno de los accesos que tiene Resistencia y será emplazada en 2021. Cuando te pones a un metro o a un metro y medio sentís ese abrazo de la obra. Aquí, además, hay un mensaje muy fuerte, uno está relacionando la obra de arte con todas las paredes de plásticos que vemos a diario en la farmacia, en la panadería, en los bancos, en diferentes lugares donde vayamos hay una muralla con el otro.

Fabriciano Gómez realizó una nueva escultura titulada Muralla

En la escultura vemos estas dos figuras que cada una está mirando su horizonte, hay algo ahí especial, que es la división de ese muro. Hay un mensaje donde la realización de esta obra en este momento, noviembre - diciembre está marcando algo distinto, no estamos en ese pico de la pandemia que fue el mes de julio - agosto, donde además del pico de contagiados teníamos mucho miedo. Hoy, el miedo va cesando y adquirimos respeto, el respeto también está en ese contacto con una obra de arte. Es un sentimiento con espíritu de esperanza, de fe, de poder continuar y justificar nuestra existencia.

-¿Tuviste miedo en este tiempo?

-Si, por supuesto que sí. Pero el miedo lo tuve también hace dos años y medio cuando necesitaba irme, porque estaba muy mal de salud. El cannabis me ha cambiado la vida. Sé lo que es el miedo. Pasé por varias etapas y creo que eso también está representado en Muralla. Soy un hombre de esperanza. La esperanza te permite soñar y te permite disfrutar la flor que existe hoy mientras vas caminando la vida, te permite disfrutar de la alegría de un perro cuando te recibe al llegar a tu casa, la esperanza eso y mucho más, es inyección de vida. Mirar la luz del horizonte es mirar más allá, soy un apasionado de la vida.


-Con eso también hay algo de trascendencia, ¿qué te sucede con este diálogo abierto que dejas con la obra y que trasciende tu vida?


-Los pueblos trascienden a través de la cultura -es algo que permanentemente estoy subrayando. Esta obra pasa ahora a integrar el patrimonio de un pueblo y qué privilegiados que somos los que vivimos en la ciudad. Resistencia se va modelando día a día, cuidando el medio ambiente, cuidándonos unos a otros y va enriqueciendo su patrimonio escultórico. Las esculturas nos representan, es un gran privilegio ser reconocido por efectos culturales. La ciudad se moldea para el futuro y para otros diálogos. Esta obra me hace feliz por haberla hecho para la ciudad donde habito hace 76 años. Es una riqueza poder hacerlo, me siento feliz por esos diálogos que habilita y que conocerán en el presente y en el futuro.

Notas Relacionadas