Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/191237

Una gran cosecha en riesgo por la paralización del mercado del algodón

El sector algodonero elaboró un informe no por la calidad del producto, ya que esta campaña tuvo rindes óptimos, sino por el efecto económico del COVID-19.

SÁENZ PEÑA (Agencia) -De manera espontánea, informal, productores, desmotadores, exportadores, semilleros, vendedores de maquinarias, hilanderos, exportadores y deslintadores intercambiaron opiniones a través de una videoconferencia, ante la crisis del sector algodonero; pero no por la calidad ni por la cantidad del producto, porque esta campaña se tuvo rindes óptimos, sino por el efecto económico del Covid-19, que trajo una contracción del mercado.

Jaime y Gonzalo Parra, productores y vendedores de cosechadoras y maquinarias agrícolas, estiman un futuro mejor para el algodón en 2021.

De la reunión de distintos eslabones de la cadena surgió un documento que expone la situación, bajo el título de ‘Argentina a punto de perder una gran oportunidad para recuperar el cultivo de algodón: cosecha record en un mercado paralizado por la pandemia‘.

De la videoconferencia participaron, Mariano Tortul, de la Unión Agrícola Avellaneda; Pablo Vaquero, de Gensus; Jaime y Gonzalo Parra como comercializadores de cosechadoras y maquinarias agrícolas; Teddy Karagozian por TN & Platex; Pablo Yerzdrich (Dreyfus), Carlos Almiroty(Cámara Algodonera Argentina); Daniel Sartor, de la Asociación para la promoción del algodón APPA Santa Fe; Walter Viegener (desmotador) y Hector y Marcelo Linke como productores y desmotadores, entre otros.

El informe dice que se estima alcanzar un volumen de 300 mil toneladas de fibra de muy buena calidad como consecuencia de la mejora en los rendimientos del cultivo. Sin embargo, de aquí a julio serán meses claves para los productores y la industria y también para el futuro del algodón en la próxima campaña.

Ello se desprende de la videoconferencia realizada el miércoles último y que involucró a todos los integrantes de la cadena donde se hizo referencia sobre la actual coyuntura -Covid-19-, las perspectivas para la demanda interna y externa y solicitar la colaboración de los gobiernos -nacional y provinciales-.

LA EXPORTACIÓN

Mariano Tortul ponderó los resultados que va dejando la cosecha, sin embargo la preocupación pasa por las dificultades en la cadena de pagos.

A corto plazo, coinciden los actores de la cadena, no hay complicaciones operativas significativas para la exportación de fibra. Sin embargo, dado el gran volumen de excedentes de exportación que se prevé -unas 200 mil toneladas- es importante estar cerca de las cuestiones logísticas.

Sostienen que el período de mayor incertidumbre para la exportación serán los meses de mayo y junio, mejorando de julio en adelante. El desafío es no perder oportunidades de ventas al exterior, ya que hay que embarcar no menos de 15.000 toneladas mensuales.

DE IMPORTADOR A EXPORTADOR

En los últimos 20 años Argentina pasó de importador neto de fibra a exportador neto. En el mercado local la demanda es inexistente (locales de venta de ropa cerrados). La expectativa es arrancar en junio y julio ‘tibiamente y crecer a partir de septiembre a octubre‘, dicen. Esto lleva a que la demanda local estará por debajo de las 100 mil toneladas. Sostienen que la industria textil no con cuenta con capital para stockear.

SIN FINANCIAMIENTO

La cosecha está avanzando, aunque queda aún cerca del 60% por cosechar (porcentajes que varían según las provincias y regiones). Sin embargo, no hay financiamiento disponible cuando más se lo necesita (de acá a julio). Se estima que es necesario financiar $4000 millones en ese período, particularmente medianos y chicos productores.

Admiten los actores de la cadena que hay conversaciones avanzadas con los gobernadores (Chaco principalmente) y se está estudiando promover el uso de warrants como instrumento financiero. No obstante, resta entender mejor las condiciones de ingreso y de salida de esta modalidad.

HAY ELEMENTOS DISTORSIVOS

Pablo Vaquero, del semillero Gensus, destacó los buenos resultados en algodón en esta campaña aunque lamentó el impacto del Covid-19 en el mercado.

Los algodoneros señalan que existen fuertes elementos distorsivos que afectan seriamente la rentabilidad del sector se mencionaron también la fuerte presión impositiva, las retenciones a exportación de fibra y la existencia de tipos de cambios diferenciados.

Además de la fuerte baja de precios, un tema apremiante y que puede llegar a frenar en los próximos días la actividad, es la falta de alambres para las desmotadoras. Se están intensificando las gestiones con Acindar para normalizar las entregas.

Es posible concluir, que la oferta de fibra será histórica, así como también su calidad. La retracción del mercado interno pondrá en primer plano a la exportación, lo cual conlleva trabajar en varios aspectos, como encontrar una fuente de financiamiento genuino para los productores en el cortísimo plazo a través de warrants, Banco Nación, bancos provinciales.

Notas Relacionadas