Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/207447

Algodón, cuando la falta de logística se hace sentir

SAENZ PEÑA Agencia). La campaña de cosecha de algodón en el Chaco está prácticamente concluida, pero en los lotes ubicados en la provincia de Santiago del Estero, aún falta un porcentaje importante.

En Santiago del Estero, las lluvias llegaron tarde, “y se sembró entre el 18 al  20 de diciembre”, cuenta a NORTE RURAL Mariano González, que asesora a productores en esa provincia.

Las maquinas cosechadoras de algodón a rollo, forman parte del avance en la estructura de cosecha segura.

El técnico, hace un fuerte llamado a tener en cuenta: “el algodón por el precio no crece, crecerá de acuerdo a la estructura de los productores y del resto de la cadena”.

González reflexiona al establecer que “si bien todos queremos apostar y levantar en algo las banderas del algodón en Chaco, Santa Fe y Santiago del Estero, pero tenemos que tener en claro cuestiones que por ahí, el apuro no nos hacen ver, que son los problemas de logística y estructura que tiene el algodón y que primero son los pasos a resolverse”.

“FALTAN MAQUINAS Y CAMIONES”

Mariano González, desde un campo donde en esta semana se comienza a cosechar algodón, dijo a NORTE RURAL que “tenemos sobradas razones para ser optimistas en cuanto al algodón”, pero advirtió que “no tuvimos en cuenta algunos aspectos como el cuello de botella en el que estamos ahora, no hay máquinas suficientes, ni transporte, entonces estamos atorados con la producción”.

Por eso, “es bueno recordar que el cultivo crece, pero es de atrás para adelante, no es por el precio, sino en base a la estructura que se pueda haber,  el parque desmotador, la cantidad de máquinas cosechadoras, la cantidad de camiones para el transporte, son todos componentes de la logística que se requieren para una campaña exitosa”, dice.

Mariano González asesora a productores algodoneros en Santiago del Estero: “El buen precio no indica crecimiento, sino que el crecimiento se da en base a la estructura que se tenga de producción y logística” dice.

A ello, suma que entre 1999 y 2001, muchas desmotadoras fueron desmanteladas, muchas se vendieron a Brasil, “y recién se está reponiendo la cadena textil, con infraestructura, y con semillas para lo cual se viene trabajando intensamente”.

LENTA RECUPERACION

Mariano González sostiene que el sector privado está realizando inversiones muy importantes tanto en Chaco, como Corrientes, Santiago del Estero y Formosa, “lo cual indica que vamos en una lenta recuperación, de a poco, pero no tenemos que pensar erróneamente que el algodón crece a pasos agigantados, porque eso no es verdad, el algodón crece en forma sostenida, de acuerdo a la estructura”.

HAY UN DESPERTAR EN LA INVERSION

En este año de pandemia, el sector algodonero mostró varias señales claras de inversión privada, como la del empresario Juan Carlos Polini en Du Graty, o la de la empresa Agroservicios S.A. que instalo la primera desmotadora de algodón del departamento Almirante Brown con cabecera en Pampa del Infierno. A ello se suma la recuperación de una hilandería en Sáenz Peña –con créditos de la provincia—y que ya está despachando hilados a Buenos Aires.

“En ese contexto favorable, es necesario trabajar en la integración de la cadena de valor para lo cual proyectamos nuevas inversiones en desmotadoras e hilanderías”, reconoció el gobernador chaqueño Jorge Capitanich días atrás. A ello se suma también el plan de inversiones de Santana Textil que prevé 25 millones de dólares y pasar de 361 a 800 empleos en 2022.

EL INTA JUEGA UN ROL PREPONDERANTE

El trabajo del INTA en materia genética, que lleva adelante investigaciones que van dando buenos resultados con variedades alcanzadas para las particularidades del algodón en esta región del país, es valorada por la cadena del textil.

La labor del INTA “permitirá desarrollar un nuevo modelo productivo algodonero con genética de alta calidad, impulsando así nuevas inversiones y cadenas de industrialización”.

El sector privado comienza a mostrar su interés con fuertes inversiones en instalaciones en la región algodonera.

CAMPAÑA HISTORICA EN GANCEDO

A 20 kilómetros al norte de Gancedo, Daniel Keme junto a su suegro Eduardo Giraudo lograron llegar a fin de una campaña algodonera 2020/2021 con un excelente rinde por hectárea de algodón.

“Muy contentos estamos, porque podemos decir que el oro blanco vive en la zona de Gancedo”, dice Kempe.

La variedad utilizada es DP 1238 BGRR, sembrada a 76 centímetros lográndose 11 plantas por metro.

Notas Relacionadas