Se largó la siembra de algodón