Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/220311
Raúl Osvaldo Coronel

Columnista

Temperaturas extremas en Europa: la huella del cambio climático

Como consecuencia de una sociedad de consumo que produce, desecha y contamina, estamos atravesando una emergencia planetaria, por lo cual es urgente cambiar definitivamente nuestras conductas de vida. 

Estamos en el horno debido a las altas temperaturas que hacen estragos cobrando cientos de vidas mientras las llamas devoran miles de hectáreas debido al cambio climático. Cambio en el clima como consecuencia de nuestro modo de vida, de una sociedad de consumo, de producir e inmediatamente desechar y contaminar. 
La Organización Meteorológica Mundial (OMM) estimó que las fuertes olas de calor, como la que afecta actualmente a Europa, donde los termómetros han superado los 40°C, serán habituales durante los meses de verano de los siguientes años y hasta 2060, independientemente de nuestro éxito en la mitigación del Cambio Climático. 
Además, la sequía en el ambiente y las altas temperaturas han propiciado los incendios forestales. Algunos incendios afectan directamente a España, Italia, las islas de Cerdeña y Sicilia. En el departamento de Gironda la costa atlántica de Francia, unas 19.300 hectáreas fueron calcinadas por el fuego. 
En ese mismo país, unas 34 mil personas tuvieron que abandonar sus hogares desde que estallaron los incendios en Teste de Buch y Landiras. 

RIESGO DE SUPERAR EL LÍMITE DE CALENTAMIENTO
Europa es un continente en llamas, con un tiempo inusualmente caluroso y seco que se apoderó de amplias zonas provocando incendios forestales desde Portugal hasta los Balcanes con cientos de muertes relacionadas con el calor. 
En España, los incendios arrasaron al menos sesenta mil hectáreas en seis comunidades autónomas. En Alemania se alcanzó temperaturas récores y en diez de los dieciséis estados incrementaron su riesgo de incendio forestal. 
Sólo una fuerte baja de las emisiones evitará los extremos climáticos —advierte informe de la ONU— ya que las emisiones globales están en camino de superar el límite de calentamiento de 1,5 grados previsto en el Acuerdo de París de 2015 y alcanzar unos 3,2 grados a finales de siglo. Ocurre que la mayoría de los principales emisores no están tomando las medidas necesarias para cumplir con el citado Tratado.

REDUCIR EMISIONES PARA EVITAR EL CALENTAMIENTO 
Es necesaria una reducción drástica del uso de combustibles fósiles y por deforestación entre otras, acciones necesarias en esta década para contener el calentamiento global a 1,5°C sobre las temperaturas preindustriales, según un informe científico del clima. Pese a las advertencias sobre el cambio climático del Grupo de Expertos sobre el CC, las emisiones mundiales han seguido aumentando en la última década.
Los científicos agregan que en este momento esa fuerte reducción de emisiones se debe extender a todos los sectores, incluyendo en la agricultura, el transporte, la energía y los edificios. 
Por otra parte, los gobiernos tendrían que robustecer los esfuerzos para plantar más árboles y desarrollar tecnologías que puedan eliminar parte del dióxido de carbono que ya está en la atmósfera desde hace más de un siglo de actividad industrial.

MARCAS EXTREMAS EN REINO UNIDO
Dicen los expertos en clima que el calentamiento global ha aumentado la frecuencia de los fenómenos meteorológicos extremos. Es la causa con la probabilidad de que las temperaturas en Reino Unido alcancen los 40°C ahora, es diez veces mayor que en la era preindustrial. La sequía y las olas de calor relacionadas con el cambio climático también han dificultado la lucha contra los incendios forestales.
El Servicio Meteorológico británico emitió un alerta roja para Inglaterra debido a las altas temperaturas registradas. 
La advertencia por calor extremo comenzó a regir recientemente y se mantendrá por unos días en gran parte de ese país. Las autoridades cerraron la pista de aterrizaje del aeropuerto Luton debido a un defecto de la superficie causado por las altas temperaturas. Además, se cancelaron los servicios ferroviarios y se cerraron escuelas.
Según los meteorólogos, la capital británica podría alcanzar los 39°C por la tarde, y en días siguientes la máxima podría superar los 40°C. Se trata de marcas extremas para la región y en el Reino Unido donde las temperaturas rara vez superan los 35°C que tenían el récord más cercano en Cambridge 2019 de 38.7°C. 
El problema radica en que los habitantes de Inglaterra no están preparados para el calor.
Han tomado precauciones en función de que la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido declaró la emergencia nacional para evitar golpe de calor e insolación de las personas. 
También instaron a la población a evitar viajes no esenciales debido a las posibles interrupciones en el transporte público. Se teme que el calor además podría afectar las líneas eléctricas aéreas, los equipos de señalización y las vías.
La mayoría de los subterráneos de Londres no tienen aire refrigerado, por lo que se emitió una recomendación en el mismo sentido de no viajar salvo que sea indispensable hacerlo. 
Es posible que haya una interrupción generalizada con cierre de hospitales y escuelas. 
La ola de calor más larga del Reino Unido está teniendo también un impacto severo en los famosos parques de Londres que están arrasados por la sequía.
La temperatura aumentó 1.1°C respecto de los niveles preindustriales a causa de mayores emisiones de gases efecto invernadero (GEI). 
Los científicos que estudian el clima afirman que estas condiciones climáticas facilitan la mayor ocurrencia de las olas de calor. Se predice que los escenarios con estas características ocurrirán cada tres años si se sigue emitiendo GEI al nivel actual por el consumo de combustibles fósiles y por deforestación entre otros. 

LA HUELLA DEL CAMBIO CLIMÁTICO
Frente a este pronóstico que se ha intensificado durante las últimas décadas y que no estamos preparados para soportarlo, debemos saber que la huella del cambio climático está detrás de todo esto. Si bien es cierto que la ola afecta ahora partes de Europa, el aumento de las temperaturas es una cuestión global, por lo que todo el mundo puede verse afectado en fechas venideras.

Somos la última generación que puede cambiar los efectos negativos del Cambio Climático.

(*El autor es abogado especialista en evaluaciones ambientales)