Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/214587
Crimen de Marcelo Longhi

Huída, coartada sin suerte y 20 días oculto

Ramón Flores cometió muchos errores. A los pocos días del crimen de su empleador Marcelo Longhi, regresó al Chaco. Fue en común acuerdo con su cómplice que también está detenido,
Pablo Achard, socio de la víctima.

Achard en el velorio tuvo que decirles a los deudos cuando preguntaron: "¿El peón dónde está"?. El socio del exrugbier y empresario contestó: "Lo llevé en mi camioneta al Chaco".

 Ya había sospechas de la familia de Marcelo, a los tres días la Justicia bonaerense ordenó allanamientos y las detenciones de ambos. Pero el chaqueño ya estaba oculto en Barranqueras desde el 19 de enero.

Ramón Flores durante sus labores como casero del campo de Longhi y Achard en la localidad de Tomás Jofré.

Ayer, luego de 20 días, fue atrapado por investigadores de la Bonaerense y de la Policía del Chaco. Flores el domingo se puso en contacto con el abogado Francisco Belle por intermedio del dirigente Miguel Chamorro.

Por teléfono aseguró al profesional que era inocente y que Longhi habría sido ejecutado por problemas de droga. También, que había estado seis horas declarando en la fiscalía de Buenos Aires y que volvió porque tenía que registrar a su hija que había nacido hace dos meses.

La coartada no le sirvió porque cambió de abogado, no se presentó ante la jueza federal Zunilda Niremperger y priorizó evadir a la ley