Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/211899

Pidieron la detención de los tres policías acusados por el asesinato de Lucas González

Los fiscales que investigan  el caso de gatillo fácil que terminó con la vida del joven futbolista de Barracas Central Lucas González pidieron la  detención de los tres efectivos de la Policía de la Ciudad  acusados del crimen.

   Además, peritos de la Morgue Judicial realizaron la autopsia del cuerpo del chico de 17 años: según señalaron fuentes  judiciales a NA, el informe preliminar señala que la muerte de  Lucas González se debió a una ‘lesión por proyectil de arma de  fuego en cráneo‘ que provocó una ‘hemorragia meningoencefálica‘.

Asimismo, se pudo comprobar que, además del disparo que impactó en  la cabeza, también hay ‘un surco en el pómulo derecho‘, producto  de otra bala que hirió al joven futbolista.

   El pedido fue hecho por el titular de la Fiscalía Nacional en  lo Criminal y Correccional 32, Leonel Gómez Barbella, y el de la  Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin), Andrés Heim,  en la noche del pasado viernes.

   Los fiscales buscan que el inspector Gabriel Isassi, el oficial  mayor Fabián López y el oficial José Nievas sean detenidos para que no puedan darse a la fuga y/o entorpecer la investigación.

   Los tres uniformados, que formaban parte de la brigada de  Sumarios e Investigaciones de la Comuna 4 de la Policía de la  Ciudad, quedaron formalmente acusados de la comisión del delito de  ‘homicidio agravado por haber sido perpetrado por miembros de las  fuerzas policiales abusando de sus funciones‘: el Código Penal  establece una pena de prisión perpetua.

   El juez Martín Carlos Del Viso deberá definir si da curso al  pedido de detención hecho Gómez Barbella y Heim, quienes también  exigieron que se dicte el secreto de sumario y rechazaron las  eximiciones de prisión que había solicitado el abogado que  representa a los uniformados, Alfredo Oliván.

   Según trascendió, los fiscales manifestaron que los imputados  ‘tergiversaron los hechos al momento de informarlos a la autoridad  judicial para mejorar su situación procesal, circunstancia que  daría cuenta no sólo de su voluntad de sustraerse del proceso  penal que se le sigue, sino también entorpecer la investigación‘.

   En su presentación, también plantearon que, si los efectivos  siguen en libertad, pueden ‘amedrentar y hostigar a testigos y  familiares, mas aún conociendo los pormenores de un proceso penal  por la función propia‘.

   Gómez Barbella y Heim subrayaron: ‘Este riesgo se torna  especialmente grave en investigaciones vinculadas a delitos como  los que nos convocan, en los cuales no pueden descartarse que, por  su entidad, haya causado repercusiones psíquicas en las víctimas,  que impacten negativamente sobre su voluntad de colaborar y  testimoniar en el marco de la investigación, en caso de que la  libertad de los imputados no sea restringida de momento‘.

   Al respecto, el abogado de la familia del futbolista asesinado,  Gregorio Dalbón, subrayó: ‘Estamos hablando de tres asesinos que  trabajaban de policías, que debían cuidarnos y lo que hicieron fue  asesinar a un chico, quitarle todos sus sueños, destruir toda una  familia y vaya a saber ahora dónde están, porque parece una  tortuga el juez que tiene la causa: no entiendo por qué no dispone  la orden de detención, habida cuenta de que están cercados y están  a punto de ser detenidos, sólo falta la orden de detención del  juez. Es una vergüenza que estos tres asesinos estén en  libertad‘.
 

 Lucas González, de 17 años, fue asesinado el pasado miércoles  cuando regresaba a su casa tras haber participado en uno de los  partidos de prueba de jugadores en la 6ta de Barracas Central: el  auto que manejaba uno de sus amigos fue encerrada por un vehículo  de civil sin identificación en el que viajaban los tres efectivos  de la Policía de la Ciudad, quienes balearon a los jóvenes y luego  informaron falsamente que se trata de delincuentes.