Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/211992

CARTAS DE LECTORES

La peligrosa condición de ser joven

Señor director de NORTE:

Todavía impactados por el salvaje homicidio del joven correntino perseguido y abandonado por una nutrida patota policial, con el recuerdo fresco de Joshué Lago, Sebastián Ponce de León y Jesús Martínez, asistimos estupefactos al crimen de Lucas González, de 17 años, en la ciudad de Buenos Aires.

La Cátedra Libre de Derechos Humanos  "Carlos Alberto Zamudio" repudia los continuos ataques de fuerzas policiales hacia la población juvenil de barrios y villas, sin otro argumento más que la discriminación y la estigmatizacion social. Esos tentáculos de la violencia y del crimen insertos en las fuerzas del orden constituyen la mano de obra histórica de los grupos de poder que jamás dejaron de alentarlos y de usarlos —como el caso Chocobar en que un asesinato por la espalda fuera exaltado por la jefa del PRO, Patricia Bullrich, y por el entonces presidente Mauricio Macri—.

Así como en Corrientes nunca se puso en cuestión desde el Estado a la imagen de "policía brava", que supuestamente "reparte justicia e impone el orden", la policía de la ciudad de Buenos Aires ejerce la violencia institucional al amparo de las gestiones de Macri antes, y de Rodríguez Larreta hoy.

La CLDH "Carlos Alberto Zamudio" exige, junto al resto de los organismos de derechos humanos, sindicatos, organizaciones sociales, y fuerzas democráticas del país:

-una profunda reforma de las policías de todas las jurisdicciones.

-perfeccionar las herramientas del Estado para ejercer un verdadero control democrático.

-concientizar sobre la pedagogía punitiva desarrollada desde los medios de comunicación comerciales y sus voceros. 

-campaña nacional de reafirmación de los derechos de la juventud con participación comunitaria e institucional para erradicar toda forma de violencia y maltrato hacia niñas, niños y jóvenes.

CÁTEDRA LIBRE DE DERECHOS HUMANOS "CARLOS ALBERTO ZAMUDIO"

...............................................................................................................................

Sobre lo sucedido en la feria de ciencias en el Colegio Don Bosco

Señor director de NORTE:

Ante los sucesos acaecidos en el Colegio don Bosco el jueves 11 de noviembre no podemos permaneces impasibles.

Años anteriores, en dos ocasiones se realizaron en ese establecimiento, sendas ferias  de ciencia con idéntica modalidad que la de este años, en las cuales participaron niños de familia de bajo nivel económico, y nunca los directivos ni los padres ni los alumnos discriminaron a nadie por su condición social, económica o de otra índole.

Este año fue muy evidente (según mi parecer y el de muchas personas con las que conversé acerca de este  episodio) que existió un trasfondo político, manipulado por las fuerzas piqueteras y el gobierno de nuestra provincia para desprestigiar a las instituciones católicas.

En una reunión informal que pedimos mantener los padres con los directivos del colegio, nos recordaron que la convocatoria  a la feria de ciencias de parte del Ministerio de Educación fue la misma que se había realizado en las ferias de ciencias anteriores , por lo cual todo hacía suponer que no habría novedades  de mayor trascendencia. 

Pero ese jueves antes de las 7 de la mañana ya la gente de Emerenciano copó el establecimiento desplegando sus símbolos comunistas a lo largo, de manera provocativa, símbolos que son totalmente contrarios a la fe cristiana (para trazar un paralelismo diríamos qué sería igual que una escuela con idiosincrasia patriótica vaya a un establecimiento educativo del Barrio Emerenciano Sena  a enseñar bondades del gobierno militar).

Asimismo, el grupo que se hizo presente ese día en el Colegio don Bosco, faltando dos días para las elecciones, presentó un stand político donde —según comentaron los mismos alumnos presentes— atraían a los chicos repartiendo comida para luego adoctrinarlos  con toda la ideología del cubanochavista que tiene como líder —entre otros— al Che Guevara.

Es lógico entonces que los padres de la institución en cuestión, que mandamos a nuestros hijos (esperando que reciban una enseñanza alineada con los valores católicos, según nuestras creencias) nos hayamos sentido molestos y avasallados por lo suicedido ese día en el patio del colegio.

Cabe aclarar que ese mismo día hubo más de veinte establecimientos escolares (con "niños pobres", como lo definen ellos mismos que hoy se quejan de haber sido discriminados por tal condición) que presentaron su feria de ciencia y con el único que hubo problema fue con el stand presentado con la escuela de Sena. 

Lo que demuestra que no existió en ningún momento odio ni discriminación de parte de ninguna persona de la comunidad educativa del Don Bosco hacia nadie por su estatus económico  social.

Lo que hubo fue una legítima indignación de los padres contra quienes fueron a imponer irrespetuosamente una doctrina política ajena a los valores cristianos que profesan.

La misma gente que desplegó banderas rojas con imágenes de líderes comunistas es la que se queja de haber sido discriminada por padres que, enojados ante este atropello y con la vehemencia que nace en el interior de quienes sienten que les provocan un daño a sus hijos, con la pasión del momento, gritan su disconformidad con un vocabulario corriente, sin buscar las palabras más diplomáticas.

Y quienes se rasgan las vestiduras por las palabras pronunciadas por un padre ofuscado, denunciándolo sin piedad ante organismos de derechos humanos, son los mismos que comprenden yu perdonan a delincuentes que caen presos por asesinar o violar a gente inocente.

MARA E. IMFELD

DNI 17.150.616

Resistencia 

.................................................................................................................................

Sagrado Corazón de Jesús y la santa misa tradicional

Señor director de NORTE:

Agradeceré tenga a bien publicar las enseñanzas del sacerdote madrileño reverendo padre Juan Manuel Rodríguez de la Rosa (producción Agnus Dei) sobre el Sagrado Corazón de Jesús y la santa misa tradicional. 

La santa misa tradicional es lo más grande que le pueda ocurrir a un sacerdote y es lo más grande que le pueda ocurrir a un fiel.

Es lo más grande que le ha ocurrido al sacerdote que habla; este tesoro jamás me será arrebatado.

La santa misa tradicional nos ayuda a tener nuestra mirada continuamente hacia arriba, hacia el cielo, hacia la vida eterna; nos indica el camino de nuestra vida que es hacia lo alto, viviendo como si no viviéramos aquí en lo bajo.

Oficiando con fervor y devoción y asistiendo los fieles al santo sacrificio con las mismas disposiciones consolamos al Sagrado Corazón de Jesús, reparamos tantas burlas, tantos sacrilegios y tantas ofensas que continuamente se hacen al Señor, a su divino corazón y sin esperanza alguna que tales ofensas acaben, es más, van en doloroso e insoportable aumento.

Pero aquí está la misa de siempre para reparar y consolar al Sagrado Corazón de Jesús pues todo en ella: gestos, palabras, silencios, todo es para gloria de la Santísima Trinidad, bien de la Iglesia de Cristo y salvación de las almas.

La santa misa tradicional lo tiene todo para colmar de gozo y fe el corazón del sacerdote y del fiel que se acerca a ella devotamente.

Oficiar la santa misa tradicional como si fuera la primera vez, la última vez y la única vez es vivir celestialmente las delicias del Sagrado Corazón de Jesús.

El Sagrado Corazón se inflama de amor en tan sublime sacrificio y palpita tan sólo como el corazón divino puede palpitar. Y la palabra humana ha de callar ante tan excelso acontecimiento.

Cuando tu sacerdote, con temor, temblor, dolor de sus pecados y amor encendido a Cristo crucificado oficia la santa misa tradicional, comprende con esclarecida luz divina lo que significan aquellas palabras del redentor "las puertas del infierno no prevalecerán".

Sí, asi es, alrededor de la santa misa tradicional seguirá luciendo vivamente la Verdad de nuestra fe católica; la verdad de la tradición ininterrumpida, la verdad de la salvación de nuestras almas.

El altar del santo sacrificio que la tradición nos ha legado sigue palpitando el Sagrado Corazón de Jesús y nos sigue confirmando en la fe, en la fe recibida que vivimos y transmitimos.

La santa misa tradicional nos une al amor de Cristo crucificado. Es un amor que duele, porque el amor reparador ¡duele!, ¡duele! porque no amamos más y quisiéramos hacerlo.

¿Cómo responder al amor de Cristo crucificado?

Aquí responde nuestra santísima madre con humildad, silencio y aceptando la voluntad divina en nuestra vida de forma plena, total y absoluta.

La santísima virgen ocupa un lugar privilegiado en la santa misa tradicional, es la gran asistente del sacerdote, la que le ayuda para que la santa misa culmine santamente.

¡Qué indigno y miserable ha de sentirse el sacerdote que se acerca al altar de Dios, al Dios que alegra su juventud!, pues cuanto más indigno y miserable más ensalzado será por el divino corazón, más gracias divinas recibirá, más confortado espiritualmente estará, más fortalecido en la fe será. 

Con más paz divina vivirá su ministerio y su vida transcurrirá en una paz del corazón solo conocida por aquellos que la experimentan pues no puede darse a conocer por pobres palabras humanas.

Vivir la santa misa tradicional como lo más grande que le haya pasado a un sacerdote y al fiel es el regalo más grande que haya habido en sus vidas y sólo cabe responder cayendo de rodillas ante el Sagrado Corazón y decir: aquí estoy Divino Corazón, haz en mí, haz de mi vida lo que quieras.

CLARA MARÍA GONZÁLEZ

RESISTENCIA