Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/211093
Silvestre Fogel

Columnista

La perinola legislativa

Cientos de años atrás dos grandes pensadores plasmaron, en una obra muy conocida, la siguiente frase: “Todo lo que se creía permanente y perenne se esfuma”. Y si bien el contexto era, en algunos aspectos, muy diferente al actual, tranquilamente podría usarse ante el escenario político provincial luego de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).

Hoy nadie tiene asegurado nada. La oposición sabe que el oficialismo posee una gran estructura que tiene experiencia en revertir resultados y ese aparato no estuvo tan presente, por lo que existen factores que ahora podrían incidir. Y el oficialismo chaqueño, luego de años de estar en el poder y mantenerse invicto en la contienda provincial, volvió a probar el sabor amargo de una derrota, con resultados que sorprenden tanto que no se pueden explicar.

Por otro lado, asoma una tercera fuerza, el Frente Integrador, que aprovechará toda posibilidad de sumar votos, pero también sabe que no siempre el sistema D’Hondt es tan generoso con las minorías. Tal como están las cosas es imposible saber los resultados de la contienda legislativa que se concretará el 14 de noviembre para elegir a los 16 legisladores provinciales que asumirán el 10 de diciembre.

Además, en el Chaco hay un importante electorado independiente que permitió, años atrás, la alternancia en el poder, pero desde 2007 se inclinó por el peronismo y sus aliados. En noviembre confirmará si cambió de parecer o ratificará su preferencia. Y como ocurre cada vez que se renueva la Legislatura, la presidencia puede cambiar de manos, más aún si el oficialismo cede poder.

Picante preparatoria

Los legisladores jurarán y elegirán las autoridades durante la sesión preparatoria. Las actuales autoridades son las que convocarán a los 16 electos y los 16 que tienen mandato hasta 2023 para participar en la misma. Diputados consultados aseguran que esa preparatoria será picante, muy picante, dado que existe la posibilidad real de que el oficialismo llegue fracturado al encuentro, como ocurrió en otras ocasiones. Y todas las fuerzas quieren quedarse con la presidencia de la Cámara de Diputados, dado que consideran que es la llave para llegar a la gobernación en 2023.

Los posibles escenarios

El oficialismo pondrá, en juego, en estos comicios, las bancas de Juan Carlos Ayala, Juan José Bergia, Gladys Cristaldo, Andrea Charole, Nadia García Amud, Liliana Spoljaric, Enrique Paredes, Juan Manuel Pedrini y María Elena Vargas. Son 9 las bancas que fueron obtenidas en 2017, cuando el exgobernador Domingo Peppo estaba en el poder.

La misma cantidad que en 2019, año en el que apareció el Frente Integrador y sumó dos bancas. Para poder asegurarse el esquivo quórum necesitan sacar al menos 8 diputados, por lo que cualquier resultado que aporte menos bancas implicará una pesadilla para el gobierno provincial, que perderá él numero para poder sesionar y sancionar leyes.

Con 8 diputados en el Frente de Todos se respirará tranquilidad por más que ello implique perder un diputado y toda tormenta se disipará, al menos hasta 2023. Pero llegar a esa meta no será nada fácil porque no alcanzará con que más chaqueños participen de la contienda. Para conseguir el objetivo se requiere dar vuelta el resultado de las PASO en varias localidades importantes.

En paralelo, el frente Chaco-Cambia + Juntos por el Cambio necesita más que ganar: tendrá que dar un batacazo que supere al de las PASO, para poder conseguir el manejo de la Cámara de Diputados. La situación en el Frente Integrador es diferente: con lograr una banca ya celebrará, y de repetirse el resultado de 2019, es decir conseguir dos diputaciones, será suficiente para poder aspirar a mucho más. En este sector se cree que si esto sucede, 2023 puede ser escenario de un resultado histórico.

La perinola legislativa

En la perinola legislativa hay tres cargos por repartir entre 32 legisladores, de los cuales al menos 16 serían del oficialismo. Con ese número podría retener la presidencia dado que quien conduce la preparatoria podrá desempatar. Este contexto se podrá dar mientras el Frente de Todos se mantenga unido y sólido. Pero luego de una derrota electoral el internismo podría dispararse y generar una fractura.

Y en el peor de los escenarios, el peronismo tiene una opción para evitar que los radicales se queden con el premio mayor: acordar con el Frente Integrador el quórum y los cargos, al menos para la preparatoria. Mientras que los radicales para llegar obtener el premio necesitan que se fracture el oficialismo y contar con al menos 17 legisladores, es decir que tendría que acordar con muchos sectores.

En cuanto a los candidatos, si bien hoy hay varios, habrá una decantación cuando se publiquen los resultados definitivos, y se sepa quién ganó y por cuánto. Por lo que quienes queden en carrera arrancarán con una breve campaña. De repetirse el resultado de las PASO, habría 8 diputados para Chaco Cambia, 7 para el Frente de Todos y uno para el Frente Integrador, la cámara será presidida por quien acuerde mejor con los bloques, también los unipersonales.

En el oficialismo hablan de varios candidatos, incluso no descartan que el actual presidente, Hugo Sager, conserve el cargo. También creen que el bloque CER buscará conquistar ese espacio. “Hay muchos posibles, pero primero deben terminar las elecciones”, indicó a NORTE uno de los consultados.

En el Frente Integrador quien está expectante es Darío Bacileff Ivanoff, el hijo del exvicegobernador, y tendrá posibilidades acordando con el oficialismo. Primero debe ser electo; y cuantos más legisladores suyos ingresen, más chances tendrá.

En el radicalismo se conocieron algunos candidatos, pero saben que tal como están las cosas será difícil conducir la Cámara de Diputados, aunque antes de las PASO solo pensaban en sumar votos y ahora están bien posicionados.

También es posible que los opositores cierren filas y se produzca un empate en 16 legisladores. Si ocurre, quien perdería es la Legislatura porque durante un largo tiempo no se podrá sesionar afectando la actividad parlamentaria.

Y, si eso se vuelve extremo, hasta surgirían motivos para intervenirla. Pero quienes conocen de la vida parlamentaria consideran altamente improbable que se llegue a tanto. Quien hoy quiera dar la batalla por la Legislatura deberá tomar los recaudos para que una eventual victoria pírrica no termine pasando una factura costosa más adelante, por heridas que queden sin sanar.

Finalmente, solo en la Legislatura se dará este escenario mientras que presidentes de los Concejos comunales no tendrán problemas y podrán estar relajados más allá de que el resultado de la contienda podría afectarlos. Incluso hoy algunos están más concentrados en aplicar protocolos por el Covid que en hacer campaña.

Hacia 2023

Para muchos la Cámara de Diputados no es más que un poder del Estado que no aporta mucho, pero quienes hoy están expectantes sostienen que es la llave para llegar a la gobernación en 2023. Así opinan en el Frente Integrador y en Chaco Cambia.

Sin embargo, en el peronismo piensan que no sería tan malo y una prueba de ello es que este año durante un largo tiempo no se pudo sesionar y el gobierno no tuvo problemas para funcionar. De igual manera, conseguir los dos tercios para tomar créditos es, hoy por hoy, toda una utopía