Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/208995
UNA DE LAS VÍCTIMAS DE EXPLOTACIÓN SEXUAL ROMPIÓ EL SILENCIO

Causa No me Olvides:“Todo el tiempo nos amenazaban de muerte”

 Una de las víctimas que fue obligada a prostituirse se animó a contar los padecimientos sufridos y el abando­no por parte del estado.

La joven que eligió a NORTE para contar el sometimiento y las amenazas de muerte. Pide seguridad policial.

En una entrevista exclusiva para NORTE Play, una de las víctimas de ‘Kilo‘ Vallejo y Élida Mambrín contó cómo era la red de explotación sexual a la que fue sometida con otras jóvenes por la viuda del dirigente social fallecido en la denominada causa ‘No Me Olvides‘.

‘Que le hayan dado domiciliaria (a Mambrín) nos parece una burla de la Justicia‘, expresó. Luego de la condena de 15 años de prisión domiciliaria a Élida Mambrín, en el marco de la causa “No Me Olvides”, NORTE accedió en exclusiva al testimonio de una de las mujeres que fue explotada sexualmente por la fundación integrada por Mambrín y su fallecido esposo, Kilo Vallejo.

La víctima, cuya identidad no puede revelarse, dio a NORTE su testimonio de explotación sexual, luego de que Mambrín difundiera la identidad de las víctimas, nombrándolas con nombre y apellido en una entrevista a un medio digital.

“Nunca estuvimos protegidas por la Justicia”, señaló al respecto la mujer entrevistada en la intersección de Santa Fe y Posadas, la misma esquina donde las jóvenes venían a ser buscadas por los “clientes” de Élida Mambrín. Me cuesta un montón estar acá hablando de esto y recordando todo lo que pasamos, es muy injusto”, lamentó la víctima con identidad protegida.

Dicha esquina era el lugar pactado por Élida Mambrín para que funcionarios de alto rango, policías y empresarios pasen a buscar a las mujeres.

“Ahora ella está en la casa después de todo lo que nos hizo durante tantos años y encima da nuestros nombres. Se nos burlan en la cara de darle la domiciliaria”, agregó la víctima. La mujer señaló que la mayoría de los clientes eran hombres mayores, y contó que todas las veces que ella y otras chicas eran mandadas a esta esquina lo hacían bajo amenaza.

“Todo el tiempo nos amenazaban hasta de muerte. Fue horrible. Son incontables las veces que vine acá”, lamentó. El martes en comunicación con un medio digital, Mambrín dijo entre otras cosas que es “un chivo expiatorio” y que las víctimas no tienen pruebas de su culpabilidad.

Al respeto, la víctima expresó que Mambrín “es una perversa” y aclaró que las mujeres involucradas cuentan con constancias de psicólogas, organizaciones en contra de la trata y los resultados arrojados en Cámara Gessel.

Entrevista completa

EL ABUSO

“El matrimonio abusó de mí y de otras chicas. Élida nos manoseaba todo el tiempo, nos quería recibir saludando con un beso en los labios, nos maquillaba obligadamente cuando íbamos a la oficina porque decía que teníamos que complacer a los jefes” , describió la joven entrevistada, que actualmente se encuentra bajo tratamiento psicológico. “No recibimos ayuda de nadie más” , añadió.

La mujer contabilizó un aproximado de setenta chicas que sufrieron abusos en el marco de esta causa.

Miedo a que la maten y en la más plena soledad Élida

“Ellos se aprovecharon de nuestra necesidad. Nos consideraban de su propiedad”  sostuvo la víctima, que al ser consultada sobre si siente que corresponde una reparación, dijo que “lo que nos hizo no se saca con plata. Hay personas que sufrieron violación con acceso carnal”.

Imagen del juicio donde Élida Mambrín (izquierda) y Lorena Quintana siguieron el proceso de manera virtual.

Sobre la reciente condena a Mambrín, la joven expresó que “15 años de prisión domiciliaria nos parece una vergüenza. Ella lo va a pasar en su casa tranquila después de arruinarnos la vida” .

RECLAMO DE PROTECCIÓN

Luego de que la mujer condenada revelara la identidad de las víctimas, la joven entrevistada por NORTE dijo que su mayor temor es que la maten a ella y a las demás chicas. “Tenemos miedo, pedimos protección desde el día uno y nadie nos protegió. La Justicia nunca se preocupó por nosotras, sólo las psicólogas”, expresó.

“No sabemos lo que nos puede pasar, se está hablando de gente con poder que nos pueden mandar a hacer cualquier cosa. Hasta mi abogado recibió amenazas, ¿qué podemos esperar de nosotras?”

Notas Relacionadas