Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/205669
Otro lado negativo de la pandemia

Sin donantes de órganos en lo que va del año en el Chaco

El estricto protocolo que implica que el potencial donante no puede ser ni caso sospechoso de coronavirus generó que en lo que va de 2021 no puedan darse ablaciones

Las miles de muertes que se registran por la pandemia de coronavirus, las múltiples consecuencias negativas para la vida social y económica, y en lo sanitario, lo más palmario son las secuelas de los sobrevivientes de la enfermedad, los padecimientos del encierro pero también existe una no tan conocidapero no menos importante y que tiene que ver que obligó a reducir drásticamente la cantidad de trasplantes que se realizan, en virtud de tener los máximos cuidados de protección a quien recibiría una ablación.

Producto del contexto epidemiológico complejo, Chaco no tuvo donantes en lo que va de 2021.

“Una persona trasplantada con Covid tiene cinco veces más posibilidades de un desenlace fatal”, señaló ayer Christian Dellera,responsable del Centro Único de Coordinación, Ablación e Implante (CUCAI) en Chaco, en consonancia con el Día Nacional de la Donación de Órganos.

La descripción es elocuente y grafica que en virtud de las cuestiones de los recaudos a extremarse llevaron a que en lo que va del año no se registran donantes en la provincia.

La detección y extremar los cuidados no eran solamente contar con un hisopado negativo, a ello se agregaba si la persona venía de una zona de alta circulación viral, si estuvo internada en una terapia Covid o personal expuesto a la enfermedad, y todo esto hacía que muchos de los potenciales donantes deberían descartarse por situación epidemiológica”, expresó el profesional.

En esa línea, Dellera resaltó que el hecho de no contar con donantes para el primer tramo de 2021 obedece a la “responsabilidad de no ofrecer órganos de pacientes sospechados o con diagnóstico confirmado de la Covid” y recalcó la labor que continuó desde la declaración de pandemia fundada básicamente en el acompañamiento con la provisión de medicación a trasplantados en la provincia como también en la generación de conciencia sobre la importancia de ser donante.

Cristian Delera de Cucai Chaco.

“Se garantizó el trabajo, se crearon burbujas,se establecieron actividades esenciales, hay 127 pacientes a los que se le provee de drogas inmusupresoras y se contó con el acompañamiento de la red sanitaria para acercar la medicación al paciente y si éste debía realizar un trámite presencial en e lCUCAI nos asegurábamos de que sea en el
menor tiempo posible”, añadió sin dejar de mencionar que también se establecieron canales virtuales de comunicación.

En Chaco, son 130 las personas que aguardan por un trasplante de las 7000 que están en la misma situación en el país.

“El objetivo es generar una sociedad donante, con la nueva legislación del donante presunto se avanzó mucho pero el contexto epidemiológico no ayuda para que se agilicen los trasplantes”, indicó.

Con la “Ley Justina” en homenaje a Justina Lo Cane, la chica de 12 años que falleció el 22 de noviembre de 2017 a la espera de un corazón se incorpora la declaración de principios, en la que se destacan los principios en los que se enmarca la ley: dignidad, autonomía, solidaridad y justicia distributiva. Se explicitan los derechos de donantes y receptores: a la intimidad, privacidad y confidencialidad; a la integridad; a la información y al trato equitativo e igualitario. Se establece la prioridad de traslado aéreo y terrestre de los pacientes con operativos en curso.

En las redes sociales del CUCAI y del INCUCAI y con el lema “Gracias donantes” se compartieron piezas gráficas en las que pacientes que hayan recibido un trasplante y
personas que expresan su voluntad a favor de la donación brindaron sus testimonios con el fin de dar aliento a quienes esperan.