Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/203224

“Duele el impacto de la sequía en la ganadería”

“No recuerdo cuantos años atrás tuvimos una sequía tan impactante como esta, que va dejando secuelas paso a paso, y eso nos duele mucho”, dice a NORTE RURAL Mario Aranda, productor ganadero de la zona sur de Presidencia de la Plaza.

Presidencia de La Plaza (Enviado especial, Hipólito Ruiz). Es que el impacto de la falta de lluvias en la ganadería sigue siendo preocupante, y más allá de las recientes lluvias que ayudaron a reverdecer las pasturas, no alcanzaron para el llenado de represas y ya entrado el otoño, los ganaderos miran al cielo clamando por las lluvias porque las napas subterráneas están muy bajas.

La falta de lluvia y calores intensos generaron  falta  de disponibilidad de pastos. Calculan en un 50% menos que en un año normal.

Estas son vaquillas de primer servicio que se tactaron a fines de febrero, donde también se sienten los efectos de la sequía.

“Hay que tener en cuenta que en momentos de sequía generalizada  el precio de la hacienda baja por el aceleramiento de las ventas por la necesidad de liberar campo en un contexto de altos precios de los alimentos y de restricciones crediticias”, dice Aranda.

MAS FUERTE EN LA GANADERIA DE CRIA

 La sequía tiene un impacto mayor en la ganadería de cria por tener menor margen de acción ya que tiene menos flexibilidad para bajar la carga animal y tiene menos posibilidades financieras por su baja rentabilidad, señala Aranda luego de la recorrida por su predio.

Como medidas para aliviar el impacto negativo, señala el productor ganadero que “hay que extremar todas las medidas de manejo que tiendan a descargar el campo: Sacar Vacas viejas, vacas que no están con terneros al pie de la madre, Vacas no preñadas”

A ello, se suman otras actividades que se deben hacer como “bajar los requerimientos de las vacas de cria: sacar los terneros a vacas que están con condición corporal menor a 3.

Cuenta que en esta situación tuvieron que realizar destetes tempranos en marzo para que las vacas puedan reponer su estado corporal.

A raíz de estas complicaciones por la sequía, se tomaron algunas medidas tendientes a achicar el impacto, como dejar la cantidad minina de vaquillas de reposición y prever suplementarlas

MORTANDAD Y  MENOR CALIDAD

Aranda hizo un balance de su actividad en establecimiento, y tomando los resultado propios y proyectados a nivel del Departamento Presidencia de la Plaza,  el stock de vientres es de alrededor de 60.000 madres, la mortalidad se triplico respecto a un año normal, implicarían unas 3000 y 4000 vientres menos

Este es un plante de vacas a las que se hizo destete precoz e hiperprecoz de noviembre pasado, que fueron tactadas hace 10 dias, la preñez bajo un 15% en general anda en un 70%.

En cuanto a la oferta de Terneros: la merma se incrementó en un 50 % respecto a años normales por lo podría andar entre un 18 a 20% de terneros destetados menos. Son entre 7000 a 10000 terneros menos

Sobre las preñeces en este servicio 20/21 que difícilmente superen el 60% lo que reduciría mas la oferta de terneros para la zafra 21/22.

“UNA PYME EN APUROS”

 “Aquí se puede ver el efecto de la sequía, que en nuestro campo que puede considerarse como una PyMe es de unos 270 ternerois de 160 kilos, si se miran los resultados económicos son 60.000 kilos de carne menos, tomados a un precio promedio de nuestras ventas $150 por cada kilogramo, mitad vaca y mitad ternero, que son unos $ 9.000  a moneda corriente.

Señales de mucho riesgo para la ganadería 

Este escenario de restricción hídrica genera un gran riesgo a la ganadería que está sustentada mayoritariamente sobre campo natural. Llegar a otoño del 2021 sin pastos y liquidez es la peor situación que nos puede ocurrir a nuestras empresas ganaderas, dice Mario Aranda a NORTE RURAL.

Los FeedLot han comenzado a desacelerar la reposición, señal que no se quiere convalidar los precios actuales de los terneros. Los márgenes han sido negativos durante los dos últimos dos ciclos de esta actividad

La sobreoferta de animales por necesidad de descargar el campo y sacar los terneros harían bajar los precios actuales, estiman.

A ello, el déficit fiscal aumentó significativamente por lo que la presión impositiva va a seguir elevada, a la par que sostiene que los recortes a los aportes estatales como el IFE o los ATP van afectar el nivel de consumo interno de la carne.