Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/201983

Iceberg gigante: investigarán con robots planeadores su impacto en la isla de los pingüinos

Durante los próximos cuatro meses, vehículos sumergibles robóticos nadarán en las gélidas y  agitadas aguas que rodean la isla de Georgia del Sur, reuniendo elementos para determinar si un enorme iceberg dañó la fauna y flora de la zona.

a68a-info.jpg
Comparación del tamaño del iceberg A68a con diversas islas del mundo, entre ellas las Georgia, a la que llegó fragmentado.

El iceberg, conocido como A68a, se acercó a la isla del  Atlántico Sur como un bloque único de más de 4.000 km2 en diciembre, y luego comenzó a romperse en enormes trozos que desde entonces han girado alrededor de la isla en sentido contrario a las agujas del reloj.

   Incluso roto, el A68a y sus pequeños bloques podrían seguir perturbando el ambiente local, dijo Geraint Tarling, ecologista del British Antarctic Survey (BAS). El trozo más grande cubre ahora casi 900 km2, más de cuatro veces el tamaño de la ciudad de Buenos Aires.

iceberg robotic2.jpg
El robot al partir hacia su misión.

   “Muchos de estos icebergs aún podrían entrar y recorrer grandes áreas del lecho marino”, dijo. “Podrían alojarse en bahías u obstruir las rutas de los pingüinos hacia sus zonas de alimentación”. Científicos del BAS y del Centro Nacional de Oceanografía de Reino Unido dijeron que iban a lanzar dos planeadores submarinos de 1,5 metros de largo para reunir pruebas de cómo el agua dulce  que se derrite del hielo afecta al agua de mar circundante.

   

iceberg robotic5.jpg
Vista inferior del robot desplegado

Los robots, que funcionan con baterías, medirán la salinidad del agua, la temperatura y el contenido de clorofila, y saldrán periódicamente del agua para transmitir datos y recibir  instrucciones por satélite desde el Reino Unido.

   Los científicos señalan que los planeadores también observarán cualquier impacto en el plancton oceánico que podría repercutir en la cadena alimentaria. Se está analizando si la separación inicial del A68a de la plataforma de hielo antártica en 2017 se debió al aumento de la temperatura global.

   

iceberg robotic3.png
Despiece del robot planeador submarino que se usará para estudiar los icebergs in situ durante cuatro meses.

Ted Scambos, investigador científico de la Universidad de  Boulder, en Colorado, sigue las imágenes por satélite de la descomposición del iceberg. El hielo parece desintegrarse, “casi como si hubiera explotado” a medida que el agua circundante ejerce presión, señaló.