Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/200940
Las opciones son cada vez más personalizadas  

Pintar la casa es una de las actividades que más repuntó en pandemia

Tanto por confinamiento como por vacaciones crece el interés por mejorar el lugar donde se pasa más tiempo.   

Como en las pequeñas reformas y mejoras, más personas pintaron su casa en 2020 y ahora, con las vacaciones de verano, esa elección familiar que se refuerza.

Entre los productos ‘estrella’ están las pinturas al látex, sea para interior o exterior. La durabilidad es una virtud para quien puede y elige invertir a largo plazo. Además de renovar un ambiente, es un material que protege mucho mejor una pared, especialmente si se trata de cielorrasos y muros.

Aunque en verano se desaconseja pintar porque en esta región es la estación de las lluvias, la sequía y la disponibilidad de tiempo terminan inclinando la balanza.

“Además hay gente que usa el aguinaldo para ese tipo de inversiones”, acota un vendedor.

En uno de los locales ofrecen un parámetro para comprender cuán accesibles son los precios. Un balde de 20 litros, dependiendo de la marca puede costar de $3.600 hasta $8.000. Según las condiciones de la pared esa cantidad alcanza hasta para dos ambientes de 4 x 4 metros.  

Una trabajadora de Pinturerías Velazco agrega que, siguiendo la lógica de los momentos

Foto de Pinturerías Velazco en Resistencia.

oportunos para ciertos trabajos, en otoño e invierno suele repuntar la venta de membrana aislante para techos. “Con menos calor, es una época ideal para refaccionar losas o algún otro tipo de mantenimiento en techos”, explica vía telefónica.  

Además asegura que en ese local -de Resistencia- el esmalte para aberturas y rejas es el segundo producto más pedido.  

El sistema de preparación de pinturas por máquinas que crea la tonalidad exacta de una carta de miles de colores disponibles. Cada marca y fabricante puede disponer de sistemas diferentes.

Mexcla automatizada  

La evolución de la tecnología en el rubro hoy permite elegir en un catálogo un color con mil opciones y que una máquina tintométrica lo prepare en pocos minutos. La introducción de un sistema informático en la mezcladora permite lograr con precisión lo que se desea.

“Todo es cada vez más personalizado porque no siempre se encuentra el color que se busca en las pinturas que ya vienen preparadas de fábrica”, se explica.  

Además al tratarse de colores exclusivos, no se logran tan fácilmente de manera manual –como se hacía antes- y ahora es posible en 10 a 15 minutos se logra con códigos y proporciones exactas.

También vehículos chocados

La línea de productos cubritivos para reparación o restauración de carrocería de motos y automóviles tiene su propio mercado.

Con la salida del ASPO y la habilitación progresiva de la circulación volvió a dispararse la estadística de siniestralidad vial en el Gran Resistencia.

Por eso a nadie sorprende que los talleres mecánicos tengan alta demanda de clientes y que acudan a diario a sus proveedores. “En cualquier momento del día nos preguntan por pinturas, en casi todos los casos es por la cantidad de accidentes que hay”, describe la vendedora de una pinturería.

Lo barato sale caro 

Dos pintores consultados por NORTE explican que su trabajo se cobra por metro cuadrado; es un piso con características adicionales. La complejidad de la tarea puede elevar también el precio final.

Cada material tiene sus requerimientos y complejidades: no es lo mismo pintar con un producto al látex, un sintético o una pintura asfáltica.  

Depende también del estado de la pared o superficie. No da igual que esté ‘sana’ a que presente fisuras, filtraciones o requiera sellados y correcciones con enduido.  

Otra diferencia en los precios se explica en los costos laborales. Hay pequeñas empresas que tienen dos o más pintores registrados, y hay emprendedores particulares que ofrecen un servicio libre de impuestos.

Algunos valores   

En un caso hipotético de una pared que solo necesita un cambio de color un pintor consultado por NORTE asegura que si se usará látex lo común es que la mano de obra se presupueste de $230 a $260 el metro cuadrado; si se elige satinado, $270 y sintético, unos $380 o más.

La fuente que se consultó señala que para un pintor la ganancia generalmente se da cuanto mejor uso del tiempo y de los recursos tenga. “El tema es que con la necesidad de trabajar que hay hoy todos son pintores o albañiles”-repara-“y está bien que cada uno se rebusque pero si no se sabe, es un riesgo; la calidad de la pintura de la casa hace a la calidad del trabajo del pintor también”, destaca.

Foto de un local comercial en Corrientes.

Se avanza por ambientes 

Con años de experiencia pintando casas una de las fuentes asegura que hace unos años era común que en cierta franja socioeconómica para el verano se viajaba y se pintaba la casa, las dos cosas juntas. Ahora ya no es así, en el mejor de los casos si se vacaciona en otro lugar se pinta una parte y lo demás se planifica para otro momento. “Me dicen para marzo o abril te llamo y presupuestamos de nuevo”, cuenta. Otra forma de acuerdo es ir pintando por ambiente porque en este momento para pagar todo junto está “un poquito más complicado”.