Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/200427
Se profundiza la grieta entre el campo y el gobierno 

Repetto: “Hacia adelante hay que recapacitar  y encontrar un nuevo puente de diálogo”

Desde el lunes, tres entidades agropecuarias promueven un paro en la comercialización de todos los granos, por 72 horas. Es en protesta por el cierre del registro de exportación de maíz. La visión, el análisis y el pedido del presidente de la Sociedad Rural chaqueña.  

Desde las 00 del próximo lunes 11 de enero hasta las 24 del miércoles 13 cesará la comercialización de todos los granos en el país, según fue anunciado por Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Federación Agraria Argentina (FAA) y la Sociedad Rural Argentina (SRA). La medida no cuenta con la adhesión de Coninagro, la cuarta entidad que integra la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias. 

El paro será en protesta por la decisión del gobierno nacional de suspender temporalmente el registro de Declaraciones Juradas de Venta al Exterior de maíz, con el argumento de poder asegurar así el abastecimiento interno del grano para los sectores que lo utilizan como materia prima en sus procesos de transformación, básicamente la producción de proteína animal como carne de cerdo, pollo, huevos, leche y feedlot.

photo5042230089143658742.jpg
“Se resiente nuevamente la relación del campo con el gobierno, frente a una medida inconducente”, dijo Marcelo Repetto frente al anuncio del cese de comercialización como respuesta al cierre de exportaciones de maíz.

“El productor quedará en un stand by durante esos tres días y, al no poder hacer negocios por no comercializar, se resentirá en parte la cadena de pagos”, señaló el presidente de la Sociedad Rural del Chaco, Marcelo Repetto, graficando como “negativo” al impacto que tendrá el paro en la provincia y en el país, considerando también que es principio de mes y hay obligaciones salariales e impositivas por cumplir.  

Pero como principal efecto advirtió que “se resiente nuevamente la relación del campo con el gobierno nacional, frente a una medida totalmente inconducente (como la suspensión del registro de exportación de maíz), porque el precio de la carne viene dado por una cuestión de oferta y demanda, y una cuestión de escasez en esta época del año”. 

“Espero que hacia adelante se recapacite y se vuelva a encontrar ese puente de diálogo. De una vez por todas, necesitamos que se madure políticamente, desde el punto de vista de la política, pero también de las gremiales. Es una responsabilidad compartida”, resaltó en diálogo con NORTE. Y sumó: “El gobierno tiene mayor responsabilidad porque está ejerciendo la función política, pero también entre todos debemos buscar un punto intermedio para que a la Argentina le vaya bien y que el Chaco, que es gran productor de granos, no se vea afectado por este tipo de medidas”. 

Al marcar la importancia de retomar un camino de “diálogo sincero” entre las entidades y el gobierno argentino, Repetto marcó la necesidad de un mayor protagonismo del ministro de Agricultura de la Nación, Luis Basterra. 

 

Disgusto y presión de las bases 

granos2.jpg

“Cuando se toman este tipo de medidas unilateralmente, sin el consenso necesario, la duda siempre queda porque en este país ha pasado eso con los diferentes gobiernos”, planteó Repetto, también visualizando que en el escenario futuro y con los precios de la soja tocando niveles récord, la suba de retenciones podría ser otra medida a la que eche mano el gobierno. 

“En CRA hubo un arduo debate sobre si continuaba participando del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), y se decidió que sí, porque se consideró que allí estaba representada toda la cadena agroindustrial de Argentina y también el gobierno. Ahí es donde se deberían dar esos diálogos maduros, y donde cada uno debería prescindir de parte de sus pretensiones”, opinó el dirigente ruralista, por eso dijo que la medida tomada por el gobierno en cuanto al cierre de exportaciones de maíz generó en el sector agropecuario “mucha desilusión y disgusto”. 

“A nadie le gusta tomar medidas extremas”, sostuvo el titular de la entidad chaqueña al hablar del paro de comercialización, aunque marcó también que las entidades y los dirigentes “tienen mucha presión de sus bases”, que en definitiva fue lo que impulsó al anuncio conjunto de tres de las cuatro entidades que integran la Comisión de Enlace. 

 

 

Este tipo de medidas sobre un saldo exportable mínimo repercuten en productores que almacenan estos granos para poder venderlos en esta época y hacerse de recursos.

 

 

Impacto en productores que necesitan los recursos 

 

“Este tipo de medidas sobre un saldo exportable mínimo, porque el grueso de la producción de maíz ya se exportó o se negoció, repercute en productores de la provincia que almacenan estos granos para poder venderlos en esta época del año y así hacerse de recursos en el momento crítico que representan enero, febrero y marzo para el sector agropecuario en materia de comercialización”, planteó Repetto. 

 

 

Se genera mayor incertidumbre en este momento donde estamos en la mitad de la nueva campaña 2020-2021 de maíz y de soja, lo que provoca bronca”. 

 

 

Asimismo, poniendo en contexto la situación actual, el dirigente y ex ministro de Producción del Chaco dio cuenta de la extensa sequía que atraviesa el sector productivo, “la más dura de los últimos 40 años”, y un 2019 con el efecto inverso que provocaron las inundaciones en la provincia. “Son dos años de situaciones climáticas adversas, que impactan mucho en la cadena productiva y con más razón en estas economías regionales, donde no tenemos la misma productividad que en la zona núcleo”, expuso. 

 

La dinámica 

granos.jpg

En ese contexto de análisis del impacto que tendrá el cese de comercialización de granos, Repetto resaltó que “los pueblos del interior funcionan a partir de la dinámica que le da el sector agropecuario”. “Entonces se presentan restricciones de pagos y vencimientos de obligaciones tributarias”, indicó. 

“En el hipotético caso de que esos granos se volcaran al mercado interno, tampoco habría una diferencia significativa de aquellos que lo compren y tampoco lo van a trasladar al precio del cerdo o de la carne bovina”, afirmó, y sumó un análisis: “En la teoría económica hay dos variables en el mercado: la cantidad y el precio. Una de las dos se puede manejar. Ambas no. Y en Argentina, con más razón”. 

Por último, Repetto advirtió que con una medida como el cierre del registro de exportaciones de maíz “se genera mayor incertidumbre en el sector, en los productores, en este momento donde estamos en la mitad de la nueva campaña 2020-2021 de maíz y de soja, lo que provoca bronca porque cambian las reglas de juego”.