Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/200074
La norma complementa el trabajo realizado con la red de proveedores

Ley de Góndolas: cómo se prepara el Chaco para aplicarla y cuáles serán los controles

“El desafío como provincia es acompañar a que los proveedores puedan fortalecer su capacidad de producción”, resalta Ludmila Voloj, quien sostiene que la norma permitirá al consumidor tener mayor amplitud en la oferta, en un mercado con fuertes posiciones monopólicas. 

Con el Decreto 991/2020 publicado en el Boletín Oficial el 15 de diciembre, el gobierno nacional reglamentó la Ley de Góndolas, que permitirá una mayor oferta de productos en las grandes cadenas de supermercados, tanto física como virtualmente, haciendo posible que pequeñas y medianas empresas, cooperativas y emprendimientos de la agricultura familiar tengan un trato equitativo en el espacio que ocupen en las góndolas.

La subsecretaria de Comercio Exterior y Defensa de la Competencia del Chaco, Ludmila Voloj, explicó el proceso de implementación, para el cual hay 90 días, y la coordinación que su área, que será autoridad de aplicación en la provincia, realiza con la Secretaría de Comercio Interior de la Nación a través de distintos órganos y reuniones desarrolladas en los últimos días en forma virtual. 

“Desde el punto de vista de una política pública y de generar una herramienta de orden público que integra la política de consumo, vemos muy favorable a esta ley, que vendrá a complementar lo que ya venimos trabajando con incentivos previos tributarios a la red de proveedores”, graficó la funcionaria en diálogo con NORTE. 

En ese orden, puso como ejemplo que la provincia no cuenta con grandes cadenas establecidas en todo su territorio, con lo cual contar con productos de cadenas locales “es fundamental”. Mencionó así la colocación de productos chaqueños en supermercados de Sáenz Peña, Villa Ángela, General San Martín, Resistencia y Barranqueras, y desde enero de 2021, en otras localidades, a partir del convenio rubricado con la Cámara de Supermercados, Almacenes y Afines del Chaco hace pocos días. 

“Desde el punto de vista de la política en materia de alimentos para el Chaco y para el país es una ley muy beneficiosa. Y permite al consumidor tener mayor amplitud en la oferta”, destacó Ludmila Voloj. 

“El desafío como provincia es acompañar a que los proveedores puedan fortalecer su capacidad de producción, para generar mayor volumen y poder dar respuesta a las grandes cadenas. Tener el marco normativo permite generarles esa posibilidad a productores e industriales, que muchas veces por las condiciones monopólicas del mercado de la cadena alimenticia, no podían ingresar directamente con sus productos”, explicó Voloj. 

Así, sobre la ley que tendrá 90 días para aplicarse, ponderó: “Desde el punto de vista de la política en materia de alimentos para el Chaco y para el país es muy beneficioso. Y permite al consumidor tener mayor amplitud en la oferta”. 

 

Tener el marco normativo permite generar una posibilidad a productores e industriales, que muchas veces por las condiciones monopólicas del mercado de la cadena alimenticia, no podían ingresar directamente con sus productos.

 

“Será un trabajo muy articulado con quienes producen alimentos” 

En la última reunión del Consejo Federal de Consumo (Cofedec), donde Chaco ocupa la vicepresidencia, junto a la secretaria de Comercio Interior de la Nación, Paula Español, se analizaron aspectos de la aplicación de la nueva ley. Y este lunes hubo otra reunión, exclusiva para autoridades de Comercio de todo el país. 

Hay 90 días para la implementación y para trabajar múltiples cuestiones. La reglamentación, como provincia, como parte del Cofedec y como autoridad de aplicación, la celebramos”, trazó Voloj y sumó: “Tuvimos una instancia de revisión y de aporte por parte de cada provincia para esa reglamentación”. 

Luego, precisó que la normativa “incluye a las dos partes de la relación de consumo. La propia ley admite que, en materia de fiscalizaciones, además del organismo de control y de los cuerpos de inspectores, se sumen las asociaciones de consumidores”. 

“También será un trabajo muy articulado con las pymes y con quienes estén en condiciones de producir alimentos”, indicó. Y en ese sentido, destacó: “En la provincia tenemos fabricantes de alimentos que exportan. Por ejemplo, tenemos la elaboración de arroz, fideos secos, y muchos productos de consumo masivo. Buscamos, primero, que el consumidor se familiarice con esas marcas. Entendemos que la generación de la demanda es lo que incentivará al productor a generar volumen”.  

Momento bisagra 

Según reveló la subsecretaria, la implementación llevará un tiempo, porque requiere articulación con las provincias en materia de fiscalización. Además, empieza a regir el marco normativo de Lealtad Comercial (Decreto 274/2018), que fiscaliza condiciones de los productos, precios, rotulado y otras normas a aprobarse próximamente en el Senado. 

“A la vez, requerirá un trabajo fuerte respecto a la implementación de cuáles son los productos, se creará un registro y cada provincia tendrá que articular con sus pequeñas y medianas empresas, productores y sectores de la agricultura familiar”, agregó. En ese punto, subrayó: “Estamos en un momento bisagra con los cambios en productos y alimentos en góndola”.

 

Entendemos que la generación de la demanda es lo que incentivará al productor a generar mayor volumen.  

 

Un límite a la concentración 

Al margen de ese esquema tributario ya definido en la provincia, la subsecretaria puntualizó que la Ley de Góndolas establece “un marco coercitivo, porque obliga, con determinados porcentajes, a limitar la cantidad de productos y al proveedor que los coloca”.  

Como un aspecto fundamental a resaltar, que lleva años en Argentina, Voloj habló de la “concentración de la cadena de alimentos”. “Hoy son siete u ocho los fabricantes que concentran los principales productos de consumo masivo en el país. Esta ley viene a imponer una limitación a determinados proveedores que tienen condiciones monopólicas de mercado y la posibilidad de acaparar logística y volumen, e impiden que la pyme o el productor ingresen a comercializar sus productos. Es una barrera de entrada más allá de las barreras que puede tener cualquier productor o pyme para colocar sus productos”, expuso. 

Precisamente marcó que la logística y el volumen son dos limitantes que impiden a una pyme o a un productor ingresar sus productos a la cadena de comercialización de alimentos. 

“Con toda nuestra cartera productiva tenemos como función generar la asistencia técnica y financiera a pymes y productores para vencer barreras de ingreso, registrando sus productos, sus establecimientos, accediendo a regímenes de promoción industrial, generando volumen y formalizando a los productores”, repasó. 

En esa línea mencionó al programa Vamos Nosotros implementado este año, un esquema que permitió formalizar a los productores. Y a los regímenes de promoción industrial que permiten generar escala y radicación de empresas. 

El marco de incentivos, una ventaja 

Ludmila Voloj destacó que la ventaja que tiene el Chaco es con respecto a incentivos y colocación de productos alimenticios en góndolas, una política que el gobernador Jorge Capitanich sostuvo e implementó en 2012 con la ley de Red de Proveedores Locales. “Es una ley previa al marco de difusión de la Ley de Góndolas, que pedimos hace muchos años como autoridades”, señaló. 

“Lo positivo es que algunas provincias, como Chaco, ya venían regulando estas situaciones. La provincia generó un marco normativo para incentivos fiscales, que supone poder deducir Ingresos Brutos por cada producto chaqueño que el supermercadismo coloque en góndola”, explicó la subsecretaria. 

En ese orden, ponderó que la provincia cuenta con 400 productos chaqueños en alimentos, que están en condiciones de acceder a las góndolas a través de un esquema de acuerdos con la Cámara de Supermercados del Chaco, y también de ingresar a las grandes cadenas, las que “justamente en muchos casos generan su propia marca, tienen la posibilidad de generar volumen y logística”, marcó. 

“Algo fundamental que la ley resalta son las condiciones de pago, que es en lo que la reglamentación hace hincapié”, agregó. Y precisó: “Muchas veces los grandes proveedores que captan las góndolas tienen la posibilidad de extender plazos de pagos y compromisos. La ley establece un tope de días para poder pagarle a un pequeño productor, para que pueda financiarse y generar el reflujo de su actividad”. 

Unificarán metodología para la fiscalización  

La subsecretaria Voloj explicó que la ley establece como autoridad de aplicación a la Secretaría de Comercio Interior de Nación. El marco normativo que se aplica es el de la Ley de Lealtad Comercial, que delega la fiscalización en las provincias, a las autoridades de Comercio. En el caso del Chaco, la Subsecretaría de Comercio Exterior y Defensa de la Competencia. 

“En la reunión del Cofedec hablamos de que se trabajará en protocolos específicos, así como cuando trabajamos con Precios Máximos y Precios Cuidados, para unificar el control. La ley tiene dos patas: el control físico, para verificar la ocupación de las góndolas, y el control virtual para las góndolas virtuales”, puntualizó. 

Notas Relacionadas