Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/198759
El pollo y el cerdo también con tendencia alsista

Estiman que el kilo de asado costará 600 pesos a fin de año

La suba rondará entre el 20% y el 35%. El aumento de la demanda ante una oferta limitada y el “reacomodamiento” de precios, entre las causas.

Con el aumento de las flexibilizaciones a la movilidad ciudadana también fueron liberándose tarifas de servicios públicos, combustibles y hubo vaivenes en la cotización del dólar que como se sabe por cuestiones directas o mera especulación siempre repercuten en los precios al consumidor.

La carne no puede estar ajena a este escenario y más si se tiene en cuenta que es un producto tradicional para las fiestas de fin de año que se acercan y que en el libre de juego de oferta y demanda hace que ante la imposibilidad de abastecer en las cantidades solicitadas lleva a lo que hay en el mercado se termine abonando un poco más.

Creemos que el aumento que se dará rondará entre un 20 y un 35% para las Fiestas‘, señala el propietario de una abastecedora capitalina que agrega que se trata de un escenario esperable y que las subas también impactarán en los sustitutos a la carne de vaca como el pollo y el cerdo.

Si se tiene en cuenta el porcentaje estimado y los precios que figuran hoy en las pizarras para los cortes tradicionales como la costilla o el vacío, que rondan entre 450 y 500 pesos el kilo, puede inferirse que el kilo llegará a 600 pesos antes de que se termine 2020 o bien al comienzo de 2021.

asado.JPG
En lo que será otro golpe al bolsillo, confirman que el precio de la carne vacuna se incrementará para las fiestas de fin de año

‘Para muchos todavía impera esa idea de que Argentina es el país de las vacas, pero la verdad es que hace no menos de 20 años que muchos dejaron de producir‘, señala el propietario de una carnicería quien indica que el avance del modelo sojero se llevó puesto a varios productores ganaderos.

‘En el consumo se vinieron yendo los costos hacia arriba. Fuimos generando un quebranto que fue aumentando. Estábamos vendiendo a 115 pesos y producir un kilo vale 125 o 130 pesos‘, comenta Juan Eiras, presidente de la Cámara Argentina de Feedlot (CAF), que como se sabe el alimento base para el engorde del ganado está ligado a la cotización del dólar y tuvo modificaciones en el último tiempo.

‘El valor de la hacienda está retrasada y viene recuperándose. De acá a fin de año seguirán los aumentos por lo que las subas en los mostradores se van a ir dando semana a semana. El bolsillo no da para un aumento rotundo. Hay cortes que subirán por las fiestas en diciembre y otros que se deben acomodar porque no tienen tanta salida‘, expresa el presidente de la Cámara de Matarifes y Abastecedores (Camya), Leonardo Rafael.

CALIDAD

En el diálogo que tuvo NORTE con referentes locales un punto en el que también existe coincidencias es el que la tradición en el país es consumir cortes de la mejor calidad y que si bien en los últimos tiempos se incrementaron los precios si se hace una comparación a nivel regional, son valores bajos siempre si se tiene en cuenta que para quien produce aún con la presión impositiva le resulta más rentable la exportación que destinar su mercadería al comercio interno.

‘En países vecinos los cortes que acá pueden estar en la mesa familiar del domingo se pagan un 30 o 40% más, creemos que Argentina comienza a desandar el camino en el que la carne de a poco dejará de ser de un consumo popular y con ello también habrá que estar atento a lo que ocurra con algunos comercios‘, consideran. Es que la retracción de la demanda también repercutirá en la cantidad de actores que tendrá el mercado, achicamiento que se traducirá en el cierre de carnicerías por las bajas ventas y con ello también la pérdida de fuentes de trabajo.

PRECIOS

En lo que hace a precios, hoy el kilo de costilla promedia los $ 470, el vacío va de 490 pesos a $ 510 por kilogramo y el matambre a $ 550. También para la parrilla, chorizos de buena calidad no se consiguen por menos de $ 400 el kilo y la morcilla puede rondar los 370 pesos el kilo.

El resto de los cortes, entre los más costosos están a la cabeza el lomo que puede pagarse hasta 550 el kilo, el peceto 530 y todo lo que sea pulpas (nalga, cuadril, redonda) tiene un precio uniforme que alcanza los 470 el kilo.

El pollo a consumidor final cuesta hoy entre 140 y 170 pesos el kilo de muslo, aunque la mayoría de los comercios tiene pequeños descuentos cuando la compra supera los tres kilos y el cerdo se abona hasta 380 pesos la costilla y 500 pesos el matambre.