Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/195852

La pandemia le asesta un duro golpe a la industria

En su día, se observa un fuerte deterioro y la ausencia en la práctica de las líneas de financiamiento que espera el sector. Sáenz Peña mantiene su predio pero hay escasa información que permita hacer un análisis de situación.

SÁENZ PEÑA (Agencia) - Los industriales de esta ciudad y del interior del Chaco esperan señales tanto de la economía como del gobierno parar seguir en pie, en medio de una situación generalizada, sin créditos a tasas razonables y con una fuerte presión tributaria.

El parque industrial de Sáenz Peña, con ganas de salir a flote, pero con muchas trabas por la falta de créditos a tasas razonables y por la caída del consumo.

Sáenz Peña quedó muy alejada de esas décadas de gloria que le permitió convertirse en un ícono agroindustrial de la mano del cultivo del algodón, que movilizó la metalmecánica.

No solo fue el desplazamiento de la zona de producción del algodón hacia el sudoeste y Santiago del Estero, sino también el empinado camino que trazaron los gobiernos en política económica y fiscal desde hace varias décadas.

Hoy, la ciudad termal ha logrado un fuerte crecimiento demográfico y como consecuencia de ello creció el mercado inmobiliario, atribuible a una serie de factores que hacen a una ciudad prestadora de servicios y de ofertas en materia educativa, como es el caso de la Universidad del Chaco Austral que tiene una plantilla de más de 6 mil alumnos, siendo la mayoría del interior provincial, además de otros institutos como el Don Orione y Mantovani.

COMPLICACIONES DE TODO TIPO

Los pocos emprendimientos fabriles que aún subsisten en el Parque Industrial de Sáenz Peña, se las ingenian para sostenerse y esperar, con agonía, que lo peor de la crisis pase y puedan recuperarse.

‘La situación del parque es complicada, no hay nada que pueda avizorarse porque solo se observa una complica situación ‘, dicen los empresarios que hablaron con NORTE.

La caída de la actividad económica de esta región, agravada por las inundaciones que dejaron miles de hectáreas de cultivos perdidas, golpearon fuerte contra los emprendimientos industriales primero, pero luego llegó la pandemia del coronavirus junto a una histórica sequía.

‘Está paralizada la actividad, y con la política económica nacional y las demandas que se le van apareciendo, creo que los parques industriales se han transformado en el último orejón del jarro‘, dijo un metalmecánico instalado en el predio municipal ubicado a la vera de la ruta nacional 16, a escasos kilómetros del acceso a Sáenz Peña.

BAJA ACTIVIDAD

En Sáenz Peña, el municipio registra en sus libros bajo la categoría industria a ciento sesenta y ocho emprendimientos. Una extensa lista que comprende desde panificadoras, alguna casi centenaria; pasando por fábricas de fideos secos o las de hielo.

No quedan fuera del registro las carpinterías, las metalúrgicas en grave situación, las que confeccionan calzados o muebles, las fábricas de pisos de madera o de mosaico, entre varios otros rubros, algunos de los cuales funcionan tan discretamente detrás de un portón que el vecino hasta ignora que existen.

EL GAS NATURAL TAN ESPERADO

La necesidad que tiene el sector de la agroindustria del interior del Chaco de contar con gas natural para realizar sus actividades y a la vez potenciar no solo el desarrollo de las mismas sino de atraer inversores, encuentra en distintos empresarios locales un fuerte alegato para que sea el Estado quien realice la inversión a los fines de promover como una oferta que permita convertirse en un polo de desarrollo al Parque Industrial de Sáenz Peña.

Técnicos y empresarios coincidieron en sostener el tema del gas natural ‘debe constituirse en agenda oficial de gestión de municipios como Sáenz Peña, y que todo el arco institucional y político debe apoyar a los fines de aprovechar una oportunidad que puede ser histórica, ya que facilitaría la inversión privada‘, indicaron.