Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/195558
Esperanza por lluvias

A la espera de la Tormenta de Santa Rosa

Al momento de publicar esta nota, ya está en vigencia el alerta meteorológico que anticipa tormentas fuertes a partir de la madrugada de este martes 25 de agosto en gran parte del centro este del país.

 Todo parece indicar que 2020 estará entre los años con la única tormenta que tiene nombre propio: Santa Rosa.   

Lleva este nombre por ocurrir en los cinco días previos o posteriores a la celebración religiosa de Santa Rosa de Lima, el 30 de agosto. Pero, ¿es posible que una tormenta ocurra siempre más o menos en la misma fecha? Bueno, van dos aclaraciones importantes.


Primero: por estos días, la primavera empieza a pedir pista. Es completamente esperable que las primeras irrupciones de aire cálido se topen con el invierno que aún está en escena, y como resultado se produzcan tormentas. El aire cálido y húmedo -que es más propio de la primavera y el verano- es un ingrediente fundamental para la generación de sistemas convectivos, y es por eso que hay muchas más tormentas en épocas estivales que en invierno.


Segundo: una lluvia, por más intensa que sea, no puede arrogarse el título de tormenta. A esta categoría se llega, sí y sólo sí, la observación meteorológica registra actividad eléctrica. Sean truenos o relámpagos. Dicho de otro modo, para que se compute un día “con tormenta”, no es requisito que llueva. En cambio, sí es indispensable que se registre actividad eléctrica en alguna de sus manifestaciones: rayos, relámpagos, truenos.


Los pronósticos indican que 2020 tendrá su Santa Rosa, y que podríamos tener precipitaciones en el orden de los 40 milímetros de manera puntual. Se trataría, al menos, de un alivio para la situación de sequía extrema y propagación de incendios que atraviesan algunas regiones del país. 

¿Qué muestran las estadísticas? 

La estadística en la Ciudad de Buenos Aires, muestra que, en los 113 años de registros del Observatorio Central Buenos Aires, en 63 oportunidades (en el 56% de los casos) se produjeron tormentas en los días próximos al del santoral de Santa Rosa de Lima, si bien no siempre estuvieron asociadas a precipitaciones intensas y/o abundantes. 

En la provincia del Chaco tanto julio como agosto son los meses con menos precipitaciones. El valor máximo histórico ronda los 130 a 150 milímetros mensuales y el valor más alto registrado en esta época alcanzó los 50 mm. 

Mientras que el pronóstico extendido del SMN anticipa baja probabilidad de tormentas (un 10% a un 40%) para jueves y viernes para la mayor parte del territorio chaqueño.  

Fuente: Servicio Meteorológico Nacional

Notas Relacionadas