Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/189257
COMIENZAN LAS CLASES

Tomarse el tiempo para mirar a los hijos

Entre las recomendaciones más apropiadas para los días previos al comienzo del ciclo escolar, si bien cada chico presenta su propia realidad, es bueno aconsejar que los padres inviertan un poco de su tiempo en mirar a sus hijos.

Esto les va a permitir, tener presente si son niños excesivamente autoexigentes -cosa frecuente entre hermanos mayores-, para ayudarlos a distenderse y a tomar con más calma y alegría el inicio de las clases. Muchas veces son los padres (sobre todo los más jóvenes) los que están ansiosos o temerosos, y no tanto sus hijos. Como adultos, es importante trabajar estas emociones para no transmitir inseguridades a los niños.

A cualquier edad los chicos necesitan sentir -aunque no lo demuestren o incluso exhiban lo contrario - que sus padres confían en ellos, más allá de las dificultades que surjan. Si se trata de un adolescente al que le cuesta conectarse con sus responsabilidades, es bueno hablar con él para despertar su compromiso, intentando que sea él mismo quien se plantee sus metas. Si éste es el caso, también es oportuno ayudarlo a que se quite los «carteles» que él mismo u otros le hayan colgado, y que no favorecen el cambio.

 

La recompensa de una
buena acción está en
haberla hecho.
Lucio Anneo Séneca (2 a.C.-6 5 d.C.);
filósofo latino.

 

Es aconsejable hablar con los adolescentes intentando mostrarles que «la varita mágica» no existe, de manera tal que hay que esforzarse para tener un buen ciclo lectivo. En el caso de los más pequeños es bueno transmitirles las propias experiencias, contarles anécdotas, con una mirada positiva de la vida escolar. Así, no es lo mismo una madre o un padre que muestra fastidio por tener que ocuparse de las cuestiones escolares (reuniones, compra de útiles, entrevistas) que quienes reflejan entusiasmo con este aspecto de su paternidad.

Si se trata de un chico que ha cambiado de colegio, es importante saber que su atención estará centrada durante un buen tiempo más en lo social que en lo académico. En cuanto a los consejos de orden práctico, a los padres de adolescentes es conveniente que les pidan a sus hijos que piensen y pongan por escrito qué estrategias utilizarán desde el comienzo del año escolar para tener un buen desempeño académico, para que el proyecto que realicen sea concreto y evaluable. Es importante no esperar a que llegue el primer boletín para hablar de este tema.

El orden de la casa, del lugar de estudio y de los materiales necesarios es de gran ayuda para lograr una organización interior. No olvidar que estamos hablando de niños y de adolescentes, lo cual implica por parte de los adultos contar con una cuota importante de paciencia. Lo más conveniente es que la familia no llegue de las vacaciones el día anterior al comienzo de las clases, sino que tenga un tiempo prudencial para preparar lo necesario y participar, llegado el caso, de reuniones informativas previas en la escuela.

Una vez comenzadas las clases, para favorecer la adaptación a esta nueva etapa, es recomendable que los padres pregunten a sus hijos sobre su día en el colegio, aunque éstos respondan con monosílabos. Que les enseñen a agendar sus deberes y obligaciones, a organizar sus horarios y lugar de estudio. Son formas sencillas de comunicarles su interés y de acompañarlos en el curso del año.

Fuente: LA NACIÓN.

Notas Relacionadas