Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/188752
El Salvador

La “silla usurpada”: discordia entre Congreso y Presidente

Tras la polémica intervención militar del Congreso el fin de semana, su presidente, Mario Ponce, mandó a quitar la silla que fuera ocupada por el presidente Nayib Bukele y marcarla con una cinta adhesiva blanca con la leyenda: “silla usurpada”.

"Silla usurpada”. La llamativa respuesta del Congreso salvadoreño a la intimidación del Presidente. 

   San Salvador, 11 (Reuters) - El mueble de madera, forrado en cuero azul, fue relegado detrás de la mesa donde se instala la junta directiva de la Asamblea, mientras los  diputados celebraban la noche del lunes una resolución de la Corte que ordenaba al Ejecutivo “abstenerse a hacer uso inadecuado de las fuerzas armadas”.

Sahumerios

   En intento de presionar a los legisladores para que le aprobaran un endeudamiento por u$s 109 millones para sus planes de seguridad, Bukele irrumpió el domingo en el salón de sesiones, se sentó en la silla del presidente de la Cámara baja e hizo una oración cubriéndose el rostro. La representante del Frente Farabundo Martí (FMLN), Nidia Díaz, propuso “hacer una limpieza con sahumerio” para “quitar la contaminación que ha sufrido” la Asamblea. 

Atolladero

   “El hecho de la movilización militar para presionar al Congreso es un grave asunto institucional. Este tipo de respuestas, con mucha alharaca pero que no pasan del nivel simbólico, puede ser entendido como un atolladero en la crisis política: si bien el escándalo ha refrenado al Presidente en cuanto a sus ambiciones y los métodos que usa, la tibia respuesta del Congreso y del Poder Judicial muestran que la iniciativa sigue del lado presidencial. Será su decisión cuándo y cómo lanza el próximo embate”, dijo el analista Carlos Escudier. La ocupación armada del Congreso encendió las alarmas de la comunidad internacional. Sin embargo, la Casa Presidencial dijo en un comunicado que acataría la orden de la Corte Suprema de “abstenerse” de emplear inconstitucionalmente las fuerzas armadas.