Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/182726
Salvador Di Stefano en Agronea

“El campo tiene debatir políticas de Estado para sacar las retenciones en 2021”

CHARATA - El analista económica Salvador Di Stefano brindó una charla muy concurrida en Agronea 2019. En diálogo con NORTE Rural, analizó el panorama económico actual y de cara los últimos meses electorales, haciendo una fuerte crítica a la falta de políticas de Estado tanto para el campo, como para las Pymes.

-Su charla estaba prevista desde hace tiempo, pero al pasarse la fecha de la exposición el contexto cambió. Con elecciones de por medio y un movimientos en la economía.

-Si, hubo una elección que no salió como quería el mercado y pasamos a distintos puntos de equilibrio. Un dólar de 45 se fue a 65, luego bajó a 55, el riesgo país aumentó notablemente, la tasa de interés. Estamos en un período de transición, donde los mercados empiezan a descontar la posibilidad cierta de un cambio de gobierno, creo que vamos tener meses en los cuales la inversión ya había desaparecido, y va a tender a desaparecer. Creo que son muy importantes las señales que den los candidatos. 

“Gane quien gane en octubre, no se eliminaran las retenciones”, destacó Di Stefano en la charla más concurrida de Agronea.

Gracias a Dios hemos visto un milagro, que el presidente esté hablando con Alberto Fernández, que el ministro de Economía, Lacunza, está hablando con la oposición, y con un desembolso del FMI de 5.400 millones de dólares , y con declaraciones muy buenas porque no habrá default de la deuda, no habrá cepo cambiario. Estamos ante un escenario de cambio, en el cual le recomendamos a la gente, es que no inmovilice, que siga trabajando, tratando de costear, que lo importante es darle dinámica a los negocios.

EL PANORAMA DEL CAMPO

Hay dos palabras, que tanto antes como después de todo esto se están diciendo mucho, una es confianza, y la otra es transición. ¿Qué podemos decir, en base a estos dos conceptos, sobre la economía?

- La confianza, y aparentemente Alberto Fernández ganó por la confianza del 47 por ciento de los argentinos, pero hay otro grupo de argentinos que no le tiene confianza y yo les diría que, la propuesta de Alberto Fernández, a prima facie, la propuesta de los gobernadores, no es la propuesta de La Cámpora, y nosotros vemos, políticamente es que es probable que haya mucha interna, los primeros años de gobierno, porque me parece que la diferencia está muy marcada.

En cuanto a la estabilidad, mi sensación es que estamos en un momento, en el que para hablar un poco de lo que es esta muestra (por Agronea)- la campaña de maíz y soja en Estados Unidos no es nada buena, vamos a tener muy buenos precios de maíz para diciembre y marzo. El maíz de primera va a entrar en un momento de escasez de mercadería y la soja va a correrlo de atrás al maíz; porque si bien es un análisis distinto, porque la soja tiene una relación stock-consumo mucho más alta, va a terminar copiando la suba de precio.

Lo que hace al trigo, creo que le precio de diciembre no va a ser bueno, porque en la Argentina se va a hacer más de 20 millones de tonelada de trigo y eso es sobreabundante. Pero la gran expectativa la tenemos en la ganadería, en el mercado de carnes, porque la fiebre porcina china afectó mucho la producción de carne a escala mundial y falta carne en el mundo, con lo cual, a medida que ese problema se profundice el precio de la ganadería va a ir para adelante. Si a esto le sumamos que desde hoy contamos con un tipo de cambio alto, me parece que todo el sector exportador de Argentina va a tener rentabilidad y va tener crecimiento. Lo que tenemos que ver es, qué medidas políticas va a toma el que gane el 27 de octubre para reanimar los centros urbanos, porque son los que más han sufrido este plan económico con muchos cierres de pymes, de comercios. La mayor cantidad de empleados en el país son del sector comercio, entonces es ahí donde tenemos el mayor problema y esperamos ansiosos que acierten con la baja de inflación para tener una tasa de interés mucho más baja , y poder darle más dinámica a los centros urbanos.

- Cuando hablamos de transición tiene mucho que ver también el sector productivo. Días atrás hubo una reacción a las declaraciones de de Felipe Solá, de rechazo. ¿Cree que esto tendrá algún impacto de cara a octubre?

- Creo que es una declaración aislada. Estuve cuando Alberto Fernández visitó la Bolsa de Comercio de Rosario, y no está en los planes una Junta Nacional de Granos, pero insisto, habrá una gran interna en el gobierno porque hay algunos que quieren volver a la época “Cristinista”, otros que quieren volver a la época de Néstor (Kirchner), otros que quieren volver a la época de Menem. O sea, es una gran jaula con mucha gente, donde todavía no ha salido un plan económico.

“NO HABRÁ CEPO CAMBIARIO”

El pasado viernes, Guillermo Nilsen habló en Capital Federal, y entro los principales aspectos de esas declaraciones podemos detallar que se va a pagar la deuda, no habrá cepo cambiario, si creo que habrá un desdoblamiento cambiario, un dólar comercial y un dólar financiero, y las retenciones van a seguir estando, gane quien gane. El gran debate que tiene que dar el campo argentino es empezar a estudiar las políticas de Estado para ver si en el 2021 podemos estar sin retenciones. Me parece que el campo tiene que sacarse banderías políticas y discutir los costos, porque hoy el mayor problema que tiene el campo es que los gastos de estructura se han ido a las nubes. Hoy, para que un productor pueda vivir tiene que hacer entre1.000 y 1.500 hectáreas, y hacer eso te demanda un capital de trabajo enorme, y no tenés tasa para empezar y el Banco Nación está ausente. Me parece, que esto la gente de campo lo tenemos que plantear con el gobierno como una política de Estado. Después vienen los chinos con espejitos de colores y le terminamos vendiendo todas las hembras que son los bienes de capital; y no hay ninguna política de Estado para ayudar al productor que no venda la hembra, porque la necesitamos produciendo y tratar de vender novillos.

Me parece que no tenemos un norte. Cuando vos ves el tema del cerdo, y terminan exportando la media res, y nosotros necesitaríamos exportar la garra, la cabeza, y cortes especiales, porque necesitamos que la gente siga comiendo en Argentina. Por otro lado, en cordero comemos un kilo per capita, y tenemos cordero por todo el país, no generamos ningún incentivo a que la gente empiece a hacer esa carne, para ser sustituto de la carne vacuna, menor precio, que se va a terminar exportando; entonces tenemos chicos muriéndose de hambre y tenemos chivos y cordero que sobran en toda la Argentina, entonces, mi impresión es que no hay ninguna coordinación de políticas agropecuarias en el Ministerio de Agroindustria, el Gobierno toma al sector como meramente recaudatorio, no como potenciador de una actividad a futuro.

Nosotros estuvimos en Nueva Zelanda, y ahí te encontrás con que el sector lácteo es donde se termina aplicando políticas de Estado y los productores son ayudados a producir más, y Fonterra le termina haciendo un contrato al productor que le descuenta en el banco, a una tasa del 2 por ciento anual, en dólares neozelandeses. Creo que tenemos que bregar por instalar temas en la sociedad, nos va a aparecer un trasnochado como Felipe Solá y te va a pedir la Junta Nacional de Granos.

El lugar de las Pymes

-Otro reclamo poderoso que hubo este año fue el de las Pymes. ¿En qué lugar quedan de cara a octubre?

Realmente no hay una política para la Pyme. El Gobierno debería trabajar con los bancos para que aunque sea un cuarto de los depósitos que tienen lo presten a una tasa subsidiada, pero no está esa voluntad por parte del gobierno de trabajar esa política financiera. Tampoco veo muchas políticas provinciales. No veo a los Gobernadores muy abocados al tema. Veo a Municipios pelando por la transferencia provincial, pero no hay una pelea para generar una política de Estado con el comercio. Tenemos cerca de 7 millones de empleados privados, y tres millones son de empleados de comercio. No hay política de Estado para el agro, ni para el comercio. Lo que no entiende el gobierno es que las empresas no tienen capital para empujar el carro, no solo para pagar impuestos atrasados.

Notas Relacionadas