Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/223565

CARTAS DE LECTORES

El camino de contención y recuperación contra las adicciones

Señor director de NORTE: 
Una vez más, este año 2022, somos bendecidos y con gran alegría, compartimos desde el Refugio San José, casa de contención para jóvenes y adultos que hacen un proceso de rehabilitación, para volver a la familia y lograr su reinserción social. 
Esta vez queremos contarles que cinco de los muchachos están finalizando su período de recuperación en la granja.
Ellos son: Juan Diego, Ramiro, Enzo, Juan Pablo y Denis.
 Sin dejar de mencionar a dos de los muchachos, que por haber recaído volvieron a esta casa hace un tiempo, y ya hace cuatro meses que están de nuevo con sus familias y con trabajo firme. 
El terminar el proceso en la casa los devuelve al mundo, cada día más agresivo y desafiante, que requiere de la contención y acompañamiento familiar. 
Por ese motivo, vemos necesario que la familia también pueda realizar un proceso de cambio. La gran mayoría de los que llegan a nosotros vienen de familias "a-dictas" (la letra "a-" precediendo a la palabra "-dicción" significa "ausencia de palabra") y en muchas familias hoy no hay diálogo, no hay expresión afectiva, comunicación de valores. 
Por el contrario, se notan faltas de respeto, agresión psicológica y autoritarismo, también ausencia de vida espiritual, y si la hay no se comparte.
 Todo esto hay que trabajar y transformar, para que al terminar el proceso en la granja, continúe respirando en casa ese aire nuevo, que lo hizo madurar y crecer como persona responsable y libre. 
Los encuentros semanales que ofrece la Fundación para familiares, se realizan cada martes en el horario de 17.30 a 20, en el Galpón Virgen Niña, ubicado en las calles 4 y 2 de Febrero, Villa del Oeste, con participación gratuita y libre. 
Evidentemente, en esta enfermedad que es la adicción, todos tenemos algo para sanar. Ustedes saben que el proceso de recuperación no se hace solo y que dejar la adicción es solo una parte del proceso, ya que hay muchos aspectos del adicto y su familia que hay que trabajar, modificar y reestructurar durante el tiempo de terapia, para que una vez que dejen la granja como lugar habitual de convivencia, puedan reinsertarse en su ambiente y familia, sabiendo que no están solos y que en ese lugar también contarán con un espacio de diálogo, de escucha y contención. 
Bien decimos que el tiempo en la granja es un proceso de maduración, personal y familiar; hay muchas actitudes y modos de relacionarse, de resolver conflictos, que desde la misma familia habrá que trabajar y modificar. 
Muchos fracasos en la etapa de reinserción se dan por abandonar algunos espacios personales que en la casa de contención son pilares fundamentales: espacios de crecimiento espiritual; tiempo para escuchar y ser escuchado; tiempos de logo-terapia (aprender a poner palabras a lo que sentimos y aprender a decir); la labor-terapia (asumir y compartir responsabilidades). 
Haber hecho la opción de una recuperación nos compromete a poner los medios, personales, familiares e institucionales, para que el cambio que anhelamos se realice y perdure.
Son muchas las herramientas que podemos usar, pero todo depende de la voluntad que pongamos para dejar atrás esa esclavitud, sea cual fuere: tecnología,  juegos, la mentira, la pornografía, el sexo sin amor, estupefacientes, fármacos, alcohol, etc. que destruye a quien la padece y a los que quieren ayudar. 
Desde el refugio, seguimos dando gracias a Dios por todo lo que ha obrado en la vida de estos jóvenes hasta el día de hoy. 
Estamos seguros de que el día que terminen su reinserción, podrán ya junto a sus familias disfrutar de esta victoria; la victoria de la vida sobre la muerte. 
Desde la Fundación —con cada uno de los que acompañamos a los jóvenes y adultos en proceso— queremos hacer público nuestro agradecimiento a los empresarios grandes y chicos, como así también a los particulares que acompañaron a los muchachos en esa salida laboral y que ahora los devuelve capaces de mantener un proyecto y a su propia familia, con la frente en alto; siendo orgullo para quienes los aman, y testimonio de que sí se puede. 

PADRE JUAN JOSÉ CRIPPA
FUNDACIÓN CAMINO VERDAD Y VIDA GERARDO VOGT
RESISTENCIA