Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/222822

Indignación de usuarios por la falta del servicio de colectivos

Resistencianos evidenciaron su bronca por la extensión del conflicto que los tiene de rehenes y no avizoran una solución a corto plazo.

La bicicleta, aun con la incomodidad de trasladarse con bolsas, fue la opción ante la falta de la circulación de los colectivos urbanos.

El flojo trípode que sostiene al sistema de transporte público de pasajeros en Resistencia no parece encontrar estabilidad al menos por un tiempo luego de un paro de algo más de un día y medio por parte de los choferes de colectivos, en rechazo a la licitación que estableció el Municipio para otorgar la explotación del servicio y que representará, a priori, la llegada de un nuevo concesionario.

María, una vecina de VIlla Río Negro que nada sabia de la medida de fuerza y debió llamar a un familiar para llegar hasta el microcentro por trámites junto su hija.

Así, concluida la medida de fuerza , la incertidumbre continúa y entonces en el juego de pases de responsabilidades entre los choferes, la Comuna y empresarios, los primeros se corren de escena desde hoy. Pero es que desde el cambio los actuales concesionarios señalaron que no sacarán los coches a la calle en desacuerdo a la forma en la que se prorrogaron los permisos provisorios y desde el Municipio indicaron que la extensión para que operen se ajusta a derecho y advirtieron que pedirán la quita de subsidios provinciales y nacionales si las firmas se mantienen en esa tesitura.

NORTE recorrió este viernes algunos barrios de Resistencia y lo que se evidenciaba es la impotencia de los usuarios del transporte que o debieron recurrir a otros medios de movilidad o directamente se enteraban de la continuidad de la medida de fuerza cuando un vecino le advertía que no pasaría el micro.

Miriam, estudiante y trabajadora, perjudicada por partida doble ante el paro de colectivos. Señaló que los tiempos de espera son también un drama como usuaria.

"No sabía nada, siempre pensé que solo era hasta ayer (por el jueves)", comentó María que llevaba 25 minutos en una parada de colectivos de la avenida Sabín junto con su hija con quien tenía que trasladarse por un trámite al microcentro. Miriam, otra vecina de la barriada, comentó el daño que le generó no contar con el transporte urbano. Indicó que se traslada en colectivo tanto para llegar hasta su trabajo como por cuestiones de estudio.

"Debo tomar el 9 y luego la línea 5 y no funcionan ninguno", lamentó. Además, señaló que no se cumplen las frecuencias y debe esperar un tiempo prolongado para que pasen las unidades .