Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/222650
El sargento Gerardo Ramos fue detenido cuando estaba en la comisaría

Este lunes declara el policía acusado de connivencia con delincuentes

El suboficial designó un abogado particular y esta mañana la fiscal Liliana Irala le hará saber de qué lo acusa. En su  celular se hallaron comunicaciones que lo incriminarían. 

El policía investigado por presuntos vínculos con delincuentes se desempeñaba en la comisaría Segunda y allí fue detenido.

A cuatro días de su arresto, el sargento primero que se desempeñaba en la comisaría segunda, tendrá que comparecer esta mañana a la sede de la fiscalía de avenida 9 de Julio 236 a prestar declaración de imputado ante la fiscal Liliana Irala. 

El policía con presuntas vinculaciones con delincuentes, designó a un abogado particular, y tomará contacto con la causa donde conocerá la imputación que le hará la representante del Ministerio Público. 

El hilo conductor hasta Ramos surge a partir de la detención de Néstor "Tuly" Carrizo Fernández, a quien se le secuestró su celular cuando cayó preso: de acuerdo a los fundamentos que ofreció la fiscal a la jueza Rosalía Zozzoli para que habilite el allanamiento en el domicilio de Ramos y su aprehensión es que se peritó el teléfono de "Tuly" y se hallaron mensajes que demostrarían un connivencia entre el policía y el delincuente. 

La línea telefónica no fue intervenida, por lo cual no hay escuchas, pero para Irala surgieron varias pruebas contundentes que comprometerían al sargento de la Policía del Chaco. 

El sargento primero Gerardo Ramos contrató al estudio jurídico Varas para que represente su defensa, a partir de mañana cuando tenga que declarar.

Carrizo Fernández está detrás de las rejas acusado de un supuesto robo, pero antes, y por ese hecho, el personal externo de la seccional segunda con orden de Zozzoli allanaron un inmueble de calle Lestani al 5000 en Barranqueras para atrapar a Carrizo Fernández: pero los policías con certeros datos que habrían recogido de un informante, hallaron en el cielorraso de ese inmueble, un total der 44, 747 kilos de cocaína y detuvieron al único ocupante de la casa que estaba en ese momento. Se trata de Gabriel Sánchez, a quien el juez federal número 2 de Resistencia, Ricardo Mianovich lo procesó con prisión preventiva, por acopio de estupefacientes. 

La droga que se encontró acondicionada en el techo, fue valuada en 132 millones de pesos, pero hay dudas que indiquen que esa mercancía sea de Sánchez, más bien estaba ocultándola para alguien, pero se supone que fue entregado por un informante que consiguió el personal externo de la seccional segunda. En ese sentido, las alarmas se encendieron en los investigadores, por lo que profundizaron las pesquisas y llegaron hasta el suboficial Ramos. 

El sargento Gerardo Ramos (izquierda), Gabriel Sánchez (centro) y Néstor “Tuly” Carrizo Fernández es el triángulo que surgió a partir de un allanamiento por un robo y el hallazgo de cocaína.

Sobre posibles cómplices 

Acerca que la investigación derive en próximas detenciones de policías o funcionarios judiciales, el procurador general Jorge Canteros dijo a NORTE que de acuerdo a la pista que maneja la fiscal Irala, solamente se circunscribe por el momento en el sargento Ramos y que no aparecen indicios de más cómplices.