Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/222356
Silvestre Fogel

Columnista

Sustancias peligrosas

"En 2020, a nivel mundial, 1 de cada 18 personas de entre 15 y 64 años (según los cálculos,
284 millones de personas, el 5,6 % de la población) había consumido alguna droga en los
12 meses anteriores. El número de personas que consumieron drogas en 2020 (284 millones) aumentó en un 26 % con respecto a 2010, en parte debido al crecimiento de la población mundial", destacó el informe mundial sobre las drogas 2022 de Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

Este incremento también se vivió en Argentina a tal punto que hoy las organizaciones que trabajan para recuperar a los adictos afirmaron que las drogas llegaron a todos los rincones del país y de la provincia.

Y esta estadística evidencia que este problema social sigue creciendo pese a los miles de millones de dólares que invierten los estados para frenar el narcotráfico tanto internacional como regional.

Incluso el tráfico de drogas quiebra a cientos de gobiernos y terminan generando que países enteros, en todos los continentes, desciendan a la categoría de "Estados Fallidos".

Al mismo tiempo se observa que hoy el alcohol y el tabaco son las sustancias que tienen una incidencia muy importante en el territorio, pero su uso prácticamente no está condenado más allá de que el consumo en determinados contextos genera prejuicios.

Años atrás el Martín Fierro planteó: "Es siempre, en toda ocasión, el trago el pior enemigo; con cariño se los digo, recuérdenlo con cuidado; aquel que ofiende embriagado merece doble castigo".

Al parecer el paso del tiempo no modificó este comportamiento y hoy en día la incidencia del alcohol es muy importante, aún con las normas que pretender reducir su consumo o evitar que aquellos que estén bajo su influencia no conduzcan.

Lamentablemente la lista de sustancias psicoactivas no es reducida sino larga y en la provincia se atienden en centros públicos y privados desde personas que se automedican con clonazepam hasta consumidores de cocaína. Y si bien el escenario no es bueno todos reconocen como positivo que casi no se registren casos de uso de paco.
Muchos de ellos no se consideran adictos, sino que cuando se dan cuenta que la sustancia controla sus vidas recién piden ayuda y recurren a los centros más cercanos.

En tal sentido, un joven que buscó ayuda en refugio San José que pertenece a la Fundación Camino, Verdad y Vida Gerardo Vogt, relató que "a los 13 años probé por primera vez la Marihuana, pero a los 16 fue cuando comencé a consumir todos los días, en un primer momento creyendo que lo controlaría y dejaría cuando yo lo prefiriera. Cuando llegue a la edad de los 18 años probé por primera vez la cocaína y eso fue algo tan novedoso y atrapante que sería el comienzo de un camino de infelicidad, en un primer momento también creí controlar el consumo, pero era más fuerte el deseo de conseguirlo. Recuerdo que tomé valor y fui a levantar a mi hermano para pedirle ayuda, en ese momento me quebré".

"Un 24 de abril del 2011 comenzaría una experiencia que cambiaría por completo la historia, le devolvería sentido a la vida, y un profundo anhelo de ser mejor, fue entonces que había comenzado un proceso de recuperación en el Refugio San José. Tuve un camino de recuperación de 2 años y 10 meces pero que este camino sigue siendo el mismo, estar atento y muy despierto a lo que deseo y quiero", agregó.

El hecho de que la encuesta nacional de consumos problemáticos este en plena elaboración impide poder acceder a una radiografía contemporánea y exacta sobre el avance del consumo de drogas en territorio argentino.

Sin embargo, se pueden conocer algunos datos sobre el narcotráfico. Por ejemplo, en el mismo informe de Naciones Unidas, se ubica al país entre los 10 primeros del mundo en lo que hace al secuestro de marihuana hierba.

Y en efecto todos los días las fuerzas federales secuestran grandes cantidades de marihuana, tanto que en algunos casos las organizaciones prefieren que naufrague por el Paraná el cargamento.

En este ranking Paraguay, el país considerado el principal productor de esa droga a nivel sudamericano, aparece sexto mientras que India y Estados Unidos aparece en los primeros puestos.

Al tiempo que también se observa un crecimiento sostenido del consumo de cocaína y seguramente en el Chaco ocurra fenómeno similar tomando en cuenta las cantidades secuestradas en los últimos meses.

De la mano del narcotráfico aparece también el fenómeno del narcomenudeo, que genera un problema social, moral y sanitario que obliga al Estado a destinar una gran cantidad de recurso para combatirlo.

Funcionarios de varias provincias consideran que la intervención contra este tipo de delitos debe ser inmediata porque de lo contrario en muchos barrios gana terreno las organizaciones narcos, pero al mismo tiempo se naturaliza no solo el consumo o la venta sino la creencia de que pertenecer a ellas permite salir de la pobreza.

"MÁS QUE UNA SEMANA TRABAJANDO EN UNA OBRA"

El fiscal federal de Córdoba, Maximiliano Hairabedian, a REDACCIÓN MAYO destacó que "en un país donde no tienen muchas esperanzas laborales, no consiguen trabajo y si lo consiguen son trabajos informales y mal pagados, en ciertos ambientes suele ser mucho más tentador hacer plata fácil con una venta. Inclusive, a veces, no hace falta vender droga. Por guardarla para otros, por trasladar en una bici, en una moto, un paquete de droga de un lugar a otro se les paga más que una semana trabajando en una obra. La tentación es fuerte, pero los riesgos son muchos, porque son los que primero caen y los delitos de la ley de drogas tienen penas altas".

Hairabedian en el libro Investigación y Prueba del Narcotráfico indicó: "la pena mínima para los que venden droga puede llegar a ser muy elevada cuando recae sobre personas en situación de pobreza y necesidad que comercializan muy pequeñas cantidades de estupefacientes; o en relación a semimputables, víctimas de la adicción, etc., cuadro de características globales.

Así como frecuentemente en este negocio hay involucradas personas muy agresivas, violentas y peligrosas (las lesiones y homicidios vinculados no son raros), la realidad también está repleta de protagonistas que no presentan esas características y están más alejados del estereotipo del dealer siniestro y sanguinario, por ejemplo, mujeres carenciadas que son el único sostén de un hogar con muchos hijos y que llegan a los tribunales acusadas de vender un par de porros; jóvenes que venden a pares en su círculo de amistades sin mayor conciencia de su condición de traficantes".

"Está claro que la pobreza y la indigencia tienen incidencia en ciertos delitos y son factores debilitantes del sistema político y sus instituciones. En palabras del Papa Francisco: no hay democracia con hambre, no hay desarrollo con pobreza, no hay justicia en la desigualdad", agregó.

Hoy hay familias enteras que se dedican a menudeo y muchas de ellas usan a sus hijos para estas actividades por lo que en barrios enteros los niños consideran normal vender droga dado que ellos son intermediarios.

En el Chaco lamentablemente tanto el narcotráfico como el narcomenudeo están presentes. Así lo demuestran las investigaciones federales y provinciales que constantemente logran resultados más que importantes.

Hace días en el Tribunal Oral Federal de Resistencia dictaron condenas contra narcos paraguayos que intentaron introducir en territorio chaqueño cientos de kilos de marihuana. Y ahora hay una investigación en Reconquista que involucra a varios chaqueños que intentaron transportar grandes cantidades. Mientras que por la hidrovía Paraná-Paraguay pasan cargamentos de estupefacientes que buscan llegar puertos europeos, africanos y asiáticos.

En las estadísticas del Informe del Sistema Nacional de Información Criminal también aparecen otras cifras que podrían generar alarma, pero también muestran algunos éxitos en el trabajo contra el narcotráfico tanto en el Chaco como en el resto del país. Pero como señalaron en un organismo chaqueño el problema no es la sustancia y hay que separar consumo de narcotráfico.

Finalmente, Hairabedian indicó en su libro: "A lo largo de la historia el homo sapiens se ha drogado de las más diversas formas y por muy distintos motivos".