Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/217090
Paulo Ferreyra

Columnista

Día Internacional del Libro

Leer nos amplía la vida y nos hace más felices

Repasamos la importancia del libro con Maia Bradford, Tete Romero y Rocío Navarro. Además, comparten sus poemas Rocío, Marina Coronel y Julieta Ramos.

El Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor es una celebración para promover el disfrute de los libros y de la lectura. El 23 de abril de cada año suceden muchas celebraciones en distintos puntos del país y del mundo. Este día, proclamado por la Conferencia General de la Unesco en 1995, coincide con la desaparición de los escritores William Shakespeare, Miguel de Cervantes e Inca Garcilaso de la Vega.

Maia Bradford: "Leer es una forma de la felicidad"

“El libro es la puerta a una experiencia de lectura que está vinculada con el placer”, deslizó Maia Bradford.

Leer nos amplía la vida y nos hace más felices. Maia Bradford trabajó en nivel secundario, hace más de diez años que es docente y hace nueve que trabaja en la Universidad Nacional del Nordeste. Es una divulgadora de lecturas, de autores y autoras, le gusta picotear lecturas con diferentes autores al mismo tiempo. Leyó desde chica historias para niños y clásicos infantiles. El primer libro que recuerda con devoción haber leído sola fue La vuelta al mundo en 80 días, de Julio Verne. ‘Lo tengo todavía en mi biblioteca. Le tengo mucho cariño a la historia y al libro‘, desliza y se le dibuja una sonrisa en su rostro de ojos claros. Pasamos también con Maia algunos días de encuentros y desencuentros hasta que fijamos un día y una hora para charlar. Charlamos.


Su voz llega clara, hace pausas y pone acentos para enfatizar algunas expresiones. ‘Leer es una forma de la felicidad‘, afirma Maia y subraya: ‘Sin duda, leer es una forma de felicidad. El libro es un bien cultural que está asociado con el conocimiento y el saber. Es la puerta a una experiencia de lectura que está vinculada con el placer.


No se puede o no deberíamos decir qué es y qué no es un libro. Este puede tener muchas formas, puede ser un pdf, un archivo, pueden ser unas hojas sueltas, puede ser unas fotocopias abrochadas, el objeto puede tener muchas formas. Es importante pensarlo desde ese lugar porque es un bien cultural no siempre accesible para todes. En nuestro país tiene planes específicos como el Plan Nacional de Lectura, que tiene el objetivo de promover actividades vinculadas con el libro y pone en circulación el libro. Se han repartido millones de libros en las escuelas, en las bibliotecas y hasta en las canchas de fútbol. Incluso con esta voluntad política sabemos que no es suficiente para que el libro sea una experiencia física cotidiana para todos.


-Participás activamente en la Ferias de Libros y en el Festival Mulita, ¿qué representa para vos divulgar o recomendar libros?


-Estas cosas las hago porque me parecen importantes y por ello le dedico tiempo. Además porque personal e individualmente disfruto mucho todo lo que me abre la literatura. Ofrecer esto a otres es una de las mejores cosas que humildemente podría hacer. A mí me mueve hacer estas cosas algo que me hace feliz, algo de lo que me gustaría que puedan participar y experimentar todes.


-¿Es un lugar que encontraste en la vida, que te lo propusiste o que llegó de manera inesperada?


-Creo que apareció de diferentes formas. En mi casa se leía mucho. Mis familiares están vinculados con la lectura, entonces la imagen de una mamá y un papá leyendo la tengo presente. El libro como objeto estuvo muy tempranamente en mi vida cotidiana. Todas estas cosas seguramente tuvieron que ver con este deseo de transmitir algo por la lectura. Además fui construyendo con los años una relación cercana con la lectura y la difusión, hice la carrera de Letras. Ser docente e investigar son parte de lo mismo.


-Este mes se viene acá en el Chaco el Festival Mulita, que es una puerta para acercar a los lectores con los libros. ¿Cómo viene la organización del festival?


-Este festival lo estamos organizando un grupo de amigas y amigos que nos une la felicidad por la lectura. Siempre decimos que el Festival Mulita es una celebración de la lectura. Compartir nuestras experiencias es lo que nos mueve a proponer este evento donde tenemos la idea de encontrarnos todes con escritores, escritoras, editores y con los libros. Se pone aquí la voz de los propios autores y autoras para que nos compartan sus experiencias de escritura y lectura. Compartir la felicidad de lo que supone leer. Este es un festival autogestionado, autofinanciado e independiente. Nos mueve la voluntad de querer compartir y ser felices dos noches alrededor de la lectura.

Francisco Tete Romero: "La lectura es la actividad más bella"

“La lectura como una forma de respiración, de aprendizaje, no moralista”, expresó Tete Romero.


Por su porte, el escritor, lector, gestor cultura y actual presidente del Instituto de Cultura de la Provincia del Chaco, Francisco Tete Romero, explicó lo que significa este Día del Libro para él y para la gestión. ‘Para mí el libro es la invención tecnológica más humana de la humanidad. Es tecnológica porque implicó una tecnología. La escritura tiene aproximadamente cuatro mil años. Se puede pensar que cuando llovían los meteoritos en Gancedo ya existía la escritura. Primero sobre una piedra, luego sobre el papiro, al papiro solo accedían grupos selectos. Cuando aparece la imprenta de Johannes Gutenberg se da un gran salto tecnológico‘, describe.


‘Creo que es la tecnología más imperecedera. Independientemente de que hablemos de lecturas en distintos formatos, el libro es la invención más humana que tenemos. Al libro lo podés llevar a cualquier lugar, podés leer a la luz del día y es muy amigable‘. En tanto que, a nivel personal, Francisco desliza que fue el descubrimiento más importante de su vida. ‘Es la amistad más bella. El libro para mí es la experiencia de una segunda vida. Leer un libro es meterte dentro de una experiencia que tiene sus propias leyes. Siempre hago el pacto ficcional, cuando entro en un libro entro con la ingenuidad del niño que fui. Todos necesitamos recrear esa imagen con la que nace la humanidad: ante el fuego nos acercamos a alguien que escucha una historia, nos apacigua y nos calma en la noche‘.


‘Abrir la ventana o la puerta de un libro es meterme en una historia. Aprendí a viajar, a conocer mis zonas oscura, aprendí a verme reflejado en personajes que quise ser en la villanía. Cada vez que escribo es porque como lector me está faltando eso que todavía no he leído. Cuando estoy en silencio es porque prefiero seguir leyendo. Para quienes habitamos la lectura como una forma de respiración, de aprendizaje, no moralista, y nos dejarnos habitar por la experiencia, no podemos vivir sin libros, sin lecturas. No podemos vivir sin ser orfebres de la palabra. El lenguaje nos viste y nos desviste. La lectura nos regala la capacidad de imaginar mundos. La capacidad de ir más allá de lo decible‘.

Leer por fuera de las redes

‘La lectura requiere soledad, tranquilidad, un estado del alma que es nadar contra la corriente como un salmón. La lectura va contra ese instante que demandan las redes, espontaneidad, novedad, fugacidad.

Leer es entrar en otro mundo donde sos vos. Donde te estás respetando. Leer no es solamente un derecho, es el derecho a la belleza. Descubrí la belleza: no es lo mismo aspirar a un lenguaje bello, iluminador, empático; descubrí las múltiples posibilidades que tiene el silencio. Que el libro sea nuestro pan‘, ese es el afán y el sueño.

Devoción  de Marina Coronel

Que la muerte se quede
pegada al cuerpo
es lo peor que te puede pasar.
La muerte
se reconoce en los huesos
y te esquiva
si se ve incrustada en la piel.  
El sufrimiento dura
la materia se descompone
pero no cede. 
Tía Cleo ayudó a morir 
más de una vez
a devotos del santito.
Se les hizo costumbre
tallar huesos de humano
con la figura de San La Muerte
llevarlo bajo el cuero
como amuleto contra todo daño.
Una trampa
de su propia fidelidad
Un hallazgo de doble filo.  
La guadaña no corta 
cuando uno lo espera
En el atajo
está él
Señor de los siete poderes 
bueno contra la bala y el cuchillo
Indispensable
en el momento de peligro
aún a tu propia costa.

Poema de Julieta Ramos

La voz recorre los pasillos blancos,
gira en torno a las sillas inmóviles
y atraviesa, atenuada, la puerta central
que tiene sus vidrios empañados y azules
porque azotó el frío en la madrugada.
La voz traspasa los árboles más jóvenes,
y devora el canto del pájaro que ahora escapa.
Llega hasta el camino rodeado de pasto,
lucha contra el ruido de la ruta
pervertida de camiones, colectivos y autos,
minada de dureza gris y señales de tránsito.
Cae lentamente en mis oídos,
absuelve las voces anteriores,
eleva el volumen y se presenta enérgica,
me susurra en los tímpanos las verdades ocultas.
Ha viajado a través de eras y siglos,
me cuenta detalles de cada uno de ellos,
hasta que llega al momento de mi nacimiento y me nombra,
no como palabra, sino como sonido,
a partir de lo cual soy parte
de los complejos acordes de la vida.
Nadie sabe de dónde sale la voz
y por qué aparece.
Sólo se conoce su precisión y prolijidad
para envolver la mente y proveer calma.
Algunos creen que es una voz interior,
otros teorizan con la voz del mundo.
Algunos creen que oírla es aterrizar en la demencia.
Yo creo en ella porque no hay nada que la apague.