Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/215841
21 de marzo, día internacional de la poesía

Museo de la Poesía Manuscrita

En la pequeña localidad de La Carolina, provincia de San Luis, un complejo museológico homenajea a uno de sus más relevantes poetas, junto a su sepultura y su casa natal. 

Sepultura de Juan Crisóstomo Lafinur.

Se rescata y difunde la figura de Juan Crisóstomo Lafinur en un sitio turístico-cultural que incluye un centro de preservación y transmisión de un patrimonio inmaterial tan trascendente como la literatura.     

Lafinur: su vida

Nació en La Carolina, San Luis, el 27 de enero de 1797, del matrimonio de Luis Lafinur y Bibiana Pinedo de Montenegro, quienes se radicaron allí para dedicarse a la minería. 

Cuando el niño tenía apenas 11 años se fueron a vivir a Córdoba. Juan ingresó en el prestigioso Colegio de Monserrat y en la universidad, de la cual fue expulsado. Cursó tres años: fue bachiller y licenciado en artes, y se inclinó por la filosofía. Se incorporó al Ejército del Norte, bajo el mando del general Manuel Belgrano, y alcanzó el grado de teniente, pero tuvo que pedir el retiro para ocuparse de su madre y hermanas. 

Ya en Buenos Aires, se vinculó con la Sociedad para el Fomento del Buen Gusto en el Teatro, apoyada por el director supremo Juan Martín de Pueyrredón. Éste le brindó la posibilidad de desempeñarse como docente de Filosofía en el colegio Unión del Sud; cátedra que tuvo a cargo hasta 1820. Durante ese tiempo colaboró con periódicos tales como El Censor, El Curioso y El Americano, y también compuso obras musicales. 

En 1821 se trasladó a Mendoza e ingresó como docente en el colegio de la Santísima Trinidad, enseñando Música, Filosofía, Economía, Literatura y Francés, y se incorporó a la Sociedad Lancasteriana. Fue colaborador de los periódicos Gaceta Ministerial y El Verdadero Amigo del País. Por sus escritos y sistema de enseñanza fue cuestionado por el Cabildo de la ciudad, y debió renunciar. Se instaló en Chile, donde se casó con Eulogia Nieto, trabajó de docente y se doctoró en Derecho Civil en la Universidad de San Felipe de la capital trasandina. El 13 de agosto de 1824 murió por las heridas sufridas a consecuencia de la caída de un caballo, a la corta edad de 27 años. Fue enterrado en el panteón de próceres chilenos del Cementerio General de Santiago. El 26 de abril de 2007, y por gestiones realizadas por el gobierno de San Luis, sus restos fueron repatriados y hoy está sepultado en la localidad puntana que lo vio nacer. Vale mencionar que este destacado poeta fue tío bisabuelo de Jorge Luis Borges.

Sala principal de exposiciones.

La Carolina 

Esta pequeña localidad de apenas 300 habitantes se ubica en el departamento Coronel Pringles, a unos 80 km al noreste de la ciudad de San Luis, a la que se accede por la Ruta Provincial 9. Está emplazada en medio de pintorescos cerros y valles a una altura de 1600 m, al pie del cerro Tomolasta, de 2018 m. En el siglo XVIII fue importante por las vetas de oro encontradas allí y la instalación de la industria minera.

El pueblo se llamaba San Antonio de las Invernadas, pero en 1794 el virrey Sobremonte la rebautizó como La Carolina, en honor al rey Carlos III. Durante años se explotó el oro, hasta agotar las vetas existentes. Hoy es una localidad turística que atrae por la creación del Museo de la Poesía Manuscrita y la mina de oro Buena Esperanza, que puede ser visitada por los turistas.  

El pueblo presenta atractivas calles empedradas y antiguas casas de piedra que le dan el aspecto colonial original, como también paseos y arroyos que complementan su potencial turístico. A la salida –a unos 500 metros del centro-, se ubican los restos de la que fuera la casa natal del poeta Luis Crisóstomo Lafinur. Los vestigios de piedra de la vivienda fueron puestos en valor y protegidos por un templete vidriado con techos de cinc, cielorraso y columnas de madera y piso de cemento alisado.   

Complejo Museo de la Poesía.

Museo de la Poesía Manuscrita

Está en un predio parquizado, a pocos metros de la vivienda del poeta. Fue inaugurado por el gobierno de San Luis el 8 de agosto de 2007, con la misión de preservar la poesía manuscrita, y se presenta como la única institución estatal de este tipo en Sudamérica.

Se accede por una rampa a cuya derecha hay diez bustos en pedestales de importantes exponentes de la cultura. El edificio principal tiene dos espacios bien definidos: la sala principal de exposiciones y el bar biblioteca. Está construido con bloques de cemento, piso flotante, y cuenta con grandes ventanales que lo integran al paisaje circundante, con buenas vistas del mismo. La primera posee vitrinas expositoras en su parte central y en las paredes, donde puede verse un acervo que forma parte de la exposición permanente de la institución, referido fundamentalmente a la vida y obra del poeta, y material de exposición temporal. 

Su colección más importante está conformada por unos 1700 manuscritos de escritores de trascendencia internacional, como Jorge Luis Borges, Manuel Mujica Láinez, Fermín Estrella Gutiérrez, Rafael Alberti, Pedro Mardones Barrientos, Ernesto Sábato, Juana de Ibarbourou, Antonio Esteban Agüero, Edna Possi y otros. Pero los más importantes para la historia y literatura de San Luis son 41 poemas manuscritos de Juan Crisóstomo Lafinur, que datan de 1819 a 1823.

Las poesías se exponen en vitrinas de pie y en cuadros adosados a las paredes, siguiendo un muy buen criterio estético. La iluminación es excelente –tanto la luz natural como artificial-, y cuenta con aire acondicionado en las salas. El bar y la biblioteca se presentan como un espacio acogedor que pone a disposición del visitante una cantidad importante de bibliografía que invita a disfrutas de un momento de relajación y descanso. 

Laberinto de piedra (homenaje a Borges).

Otros sectores del museo

Además de los restos de la vivienda y las salas mencionadas, el complejo museológico presenta tres espacios que deben ser visitados. Apenas saliendo del edificio principal por la parte posterior, nos encontramos con el Centro de Interpretación Audiovisual, con capacidad de 50 plazas, en la que se pueden ver videos y escuchar audios que ilustran sobre la vida y la figura de Lafinur. 

Volviendo al ingreso por el parque, se cruza un pequeño puente sobre un arroyo y se nos  presenta la tumba del poeta, señalizada con un monolito de piedra y una instalación que simula un patio ajedrezado, con piedras rojas y blancas, tal como lo pensó Borges en el poema que le dedicara: "El volumen de Locke, los anaqueles / la luz del patio ajedrezado y terso / y la mano trazando, lenta, el verso. / La pálida azucena a los laureles. / Cuando en la tarde evoco la azarosa / procesión de mis sombras veo espadas / públicas y batallas desgarradas; / con usted, Lafinur, es otra cosa. / Lo veo discutiendo largamente / con mi padre sobre filosofía / y conjurando esa falaz teoría / de unas eternas formas en la mente. / Del otro lado del ya incierto espejo / lo imagino limando este bosquejo". 

Un poco más allá de la sepultura se construyó un pequeño laberinto, en honor a Borges. El complejo museológico se presenta impecable en todo sentido: los edificios e instalaciones, las muestras, la decoración, la estética, la cartelería, y la impecable visita guiada que da cuenta del saber de los responsables y del amor puesto en la institución. Resalta la figura de un gran poeta puntano y ennoblece a la poesía, cuyo Día Internacional fue establecido en la 30ª Conferencia General en París de UNESCO en 1999, con el objetivo de "Apoyar la diversidad lingüística a través de la expresión poética y fomentar la visibilización de aquellas lenguas que se encuentran en peligro".

Porque, como dijera la directora general de UNESCO, Audrey Azoulay, en su mensaje de 2020: "La poesía anida en lo más hondo de lo que somos, mujeres y hombres que conviven en el mundo de hoy, abrevándose en el legado de las generaciones pasadas y custodiando este mundo para nuestros hijos y nietos".