Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/215026

La Iglesia española busca dar credibilidad a su investigación sobre abusos contra menores

Contrató a un estudo de abogados católicos y del Opus Dei para "coordinar" y "auditar" su iniciativa, en una medida que un grupo de víctimas ya ha tachado de "cortina de  humo".

Conferencia Episcopal española

   Las acusaciones por abusos sexuales de miembros del clero en perjuicio de menres de edad cobran fuerza ahora en España, años después de que escándalos similares sacudieran a la Iglesia en otros países como EEUU, Irlanda y Francia.

   La Fiscalía General del Estado español dijo la semana pasada que estaba investigando 68 casos, pero el diario El País informó hace dos meses que había encontrado 1.200 casos denunciados  entre 1943 y 2018.

   "Nos duelen todos los abusos que se han producido en las instituciones. La Conferencia Episcopal quiere dar un paso en su obligación de transparencia social y vamos a colaborar con las  autoridades", dijo a la prensa el cardenal Juan José Omella, máximo responsable de la Iglesia española.

 Dieciocho personas del bufete Cremades&Calvo-Sotelo realizarán y auditarán gratuitamente la investigación durante los próximos 12 meses, complementando el trabajo de las comisiones creadas a nivel de diócesis y otras investigaciones iniciadas o previstas por las autoridades españolas.

   El director del bufete, Javier Cremades, que reveló ser miembro del grupo católico conservador Opus Dei, dijo que la Iglesia tenía que investigar a fondo los presuntos abusos, y que su bufete estaba prestando un servicio tanto a las víctimas como a la sociedad. "Estoy aquí hoy como abogado, no como creyente", dijo, y prometió tomar "lo mejor" de las investigaciones de otros países, como las de Francia o Alemania.

   No obstante, Fernando García-Salmones, portavoz de la asociación de víctimas Infancia Robada, se mostró preocupado por los fuertes lazos entre la Iglesia católica y el bufete de abogados, y calificó la medida como "otra cortina de humo" para tapar los casos de abusos. "Quieren que sus fieles les protejan", dijo. "Si la Iglesia tuviera intención de investigar  profundamente, ya lo hubiera hecho".