Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/214571
Piceda advierte sobre vencimientos reprogramados más allá de la actual gestión 

"La política tiene que plantearse el escenario de 2024 con tiempo, para no encontrar un precipicio"

El ex ministro de Economía plantea la necesidad de alcanzar consensos en las fuerzas políticas mayoritarias, aunque advierte que todavía esos acuerdos básicos están "muy lejos".  

El camino emprendido por Argentina para cumplir con los compromisos asumidos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) sigue generando todo tipo de reacciones, en un escenario político donde los acuerdos básicos parecen un poco lejanos. En el plano de los análisis de la situación económica con que el país enfrenta este tiempo crucial, el ex ministro de Economía del Chaco, Rubén Piceda expuso, con una mirada más amplia, el horizonte más allá de la actual gestión del gobierno nacional, y la importancia de diseñar un programa que sucesivas gestiones se comprometan a cumplir. 

“No creo que (el acuerdo con el FMI) afecte a la gente más de lo que la está afectando esta indefinición de estar al borde de un default”, sostuvo Rubén Piceda. 

"Necesitamos consensos en las fuerzas políticas mayoritarias. En el diario trajinar de la política, los veo muy lejos. Y, si los argentinos no lo logramos, es difícil lograr un plan macroeconómico que tienda a corregir esta situación (de déficit fiscal crónico)", alertó en diálogo con NORTE, planteando además lo que ocurre en los últimos tiempos: "Los gobiernos están endeudándose para salvar su gestión".  

Letra chica 

El actual presidente de la Bolsa de Comercio del Chaco, calificó como "bueno que haya un memorándum de entendimiento" entre el país y el FMI. "Indudablemente, desde el punto de vista de la macroeconomía, es muy interesante que se esté conversando sobre este posible acuerdo. Pero hay que ver la letra chica, tiene que aceptarlo el Fondo y nuestro Congreso Nacional", indicó. 

Sobre el impacto de sellar un acuerdo que implique reducción del déficit fiscal (achicando gastos), como indican algunos de los ítems conocidos hasta el momento, Piceda opinó: "No creo que eso afecte a la gente más de lo que la está afectando esta indefinición de estar al borde de un default. Cuando están sin resolver las deudas con el Fondo o con organismos internacionales, estás al borde del default, y el default es un salto al vacío inimaginable". 

En ese escenario, advirtió que "las acciones de Argentina caen, igual que los bonos, el dólar blue tiende a dispararse y genera un proceso de inflación que le está haciendo un daño terrible al poder adquisitivo de la gente". Así, sumó un dato: "En los últimos 3 o 4 años, la pérdida del poder adquisitivo medida en dólares supera el 60%. Es decir, quien ganaba 1000 dólares hace 5 años, hoy gana 300 dólares".

El ex ministro subrayó que "el daño que se le hace a la economía real es más grande en un proceso inflacionario, en una macroeconomía que no tiene rumbo ni plan". De ahí que insistió en la importancia de avanzar en un camino de entendimiento con el organismo multilateral de crédito. 

Horizonte amplio 

Como preocupación, Piceda planteó en varios foros sobre esta temática en los que participó una mirada más amplia, que va más allá de este acuerdo y de este 2022. Es que, en el año 2024, vencen los bonos reprogramados al inicio del actual gobierno, y es posible que se acumulen allí también vencimientos de la deuda que se renegocia actualmente. "El Presidente que asuma a fines del 2023 con qué se va a encontrar", se preguntó. 

Fue en ese marco que consideró clave que la política argentina se plantee este escenario con tiempo, para no llegar a un "precipicio en 2024". "Es necesario empezar a tomar medidas que vayan en el camino de revertir la situación. Si seguimos con el déficit crónico que tiene nuestro presupuesto, que significa que hay que producir un endeudamiento o emisión para cubrirlo, la situación se deteriora, porque mayor emisión con el mismo nivel de producción y servicios, significa inflación pura, el peor impuesto que le podemos cobrar a la gente, porque lo paga todo el mundo", señaló.  

 

Necesitamos consensos en las fuerzas políticas mayoritarias. Si los argentinos no lo logramos, es difícil lograr un plan macroeconómico que tienda a corregir esta situación (de déficit fiscal crónico).  

 

"El Fondo no pedirá un sacrificio extremo" 

Para Rubén Piceda "el Fondo no pedirá un sacrificio extremo (al país), pero mínimamente podrá decir que, si el déficit es del 4% anual, en tres o cuatro años debe llegar al 0,5%". "Esto significa un gran esfuerzo del Estado para cerrar el déficit que tiene, es decir, gastar menos y cobrar mejor los impuestos, porque hoy los focos de evasión son extraordinarios", enfatizó. 

En esa línea, alertó que "son innumerables los productos que salen por nuestras fronteras sin control; pasa con los granos, el combustible y determinados productos de demanda masiva". "Si no logramos controlar la evasión, el gasto y cerrar la brecha del déficit, hay que seguir endeudándose, y lamentablemente los límites de endeudamiento son imposibles de manejar", agregó.

Dijo así que "este endeudamiento está generando un costo financiero que tampoco es posible de pagar". "Es lo mismo que ocurre con un asalariado, a quien no le alcanza su salario, entonces va a la tarjeta de crédito, se endeuda, paga tasas del 100%. Así, está acelerando el deterioro de su poder adquisitivo, y cada vez le alcanzará menos, hasta que se quedará sin tarjeta y sin crédito. Eso mismo le pasa al Estado, con el nivel de endeudamiento. Tener 1900 puntos de riesgo país, significa tener 19% de tasa de interés internacional, cuando los países vecinos están en el 4% anual. Son tasas imposibles de manejar. El endeudamiento al que hemos accedido nos lleva a acelerar el proceso de déficit y debacle", trazó. 

En ese escenario, estimó que "el FMI pedirá un programa que sea sustentable y que cierre el déficit, para donde aparezca la posibilidad de pago de la amortización de la deuda, que es lo que pide cualquier banco cuando alguien va a pedir un préstamo".   

 

En los últimos 3 o 4 años, la pérdida del poder adquisitivo medida en dólares supera el 60%. Quien ganaba 1000 dólares hace 5 años, hoy gana 300 dólares.

 

"Un país serio no puede seguir gastando más de lo que genera"

En torno al problema central de Argentina, el déficit fiscal, Piceda subrayó: "Necesitamos mostrarnos como un país serio, que no puede seguir gastando más de lo que genera, incluso siendo uno de los países con mayor presión fiscal del planeta". 

Precisamente con respecto al control del gasto, algunos sectores siempre cuestionan los recursos destinados a planes sociales: "Todos somos conscientes de que en los planes sociales hay desviaciones importantes. Hay corrupción en el Estado, donde se pagan precios exorbitantes. Son temas que la política argentina tiene que resolver. Igual que los salarios en el Estado, donde hay contratados que en la actividad privada no ganarían lo que ganan en el sector público".  

 

El Fondo no pedirá un sacrificio extremo (al país), pero mínimamente podrá decir que, si el déficit es del 4% anual, en 3 o 4 años debe llegar al 0,5%. Esto significa un gran esfuerzo del Estado. 

 

Por último, el ex ministro hizo foco en que "los gobiernos están endeudándose para salvar su gestión". "Acá hay que propiciar un endeudamiento de muy largo plazo, que los sucesivos gobiernos se comprometan a cumplir. Hay que definir una política de Estado en materia de endeudamiento", cerró.