Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/214464

Las preferencias para ir a la playa

El verano es tiempo de descanso, pero también es sinónimo de moda y tendencias. En los balnearios locales y del mundo, las elecciones de moda destacan, como cada año, combinando lo más chic y cómodo para afrontar las altas temperaturas.

Si hablamos del verano no podemos dejar de nombrar a las playas, y esto es equivalente de trajes de baño.

Luego de varias temporadas donde la tendencia marcaba un regreso de las mallas enteras, en 2022 las bikinis vuelven a ser las protagonistas, con algunas reminiscencias ochenteras, donde aparecen los cavados y las microbikinis se combinan con las bombachas de tiro alto.

Si bien las estampas siempre tienen presencia, especialmente aquellas de animal print como leopardo, tigre, zebra e, incluso, vaca, la mayoría de los diseños son de un solo color, sin estampados estridentes.

La tendencia en colores tiene dos sentidos bastante opuestos; por un lado están los celestes, verdes y lilas empolvados, mientras que por otro aparecen con fuerza los colores neón como el verde flúo.

Respecto a la ropa para ir a la playa las camisolas, maxi vestidos y remeras largas de lino o plumetí continúan en boga, principalmente en verdes, crudo, blanco y beige. Además, las salidas de baño largas y en materiales livianos como gasa y los pantalones de encaje se ven por toda la costa como alternativas glamourosas para lucir sobre la arena.

Más que moda, los sombreros son un accesorio fundamental para el cuidado de la piel, el pelo y la salud en general, porque suponen una barrera física contra los rayos solares.

En tendencia continúan los bucket hats o sombrero de pescador, en un solo color o batik, así como los de fibras naturales principalmente rígidos con pañuelos o cintas alrededor. Los pañuelos en la cabeza también se ven con frecuencia, aunque la tradicional bandana fue sustituida por piezas de seda o satén con estampados en colores vivos.

Respecto al calzado, las ojotas siguen en tendencia pero también las sandalias de cuero con tiras anchas o los modelos de tipo surfista que tienen un buen ajuste en el pie y son ideales para hombres, mujeres y niños.

Para el día, el ambiente descontracturado del verano hace que los vestidos vaporosos y camisolas sueltas y cómodas sean las preferidas. Al igual que en la moda playera, el lino es el textil que reina y los colores claros dominan las paletas, aunque hay más espacio para turquesas, anaranjados y verdes.

Los bolsos de tejidos naturales en colores o simplemente con el tono de la propia fibra se combinan con carteras acolchadas y de colores que adelantan lo que veremos en el invierno. Los shorts de jean con corte paperbag y calzas biker también continúan siendo de preferencia, especialmente en las más jóvenes, y se los tiende a combinar con remeras de manga corta oversized o tops cortos.

Por otro lado, la moda cómoda que la pandemia impuso con conjuntos tejidos tiene también su versión veraniega a través de sets de shorts y musculosa hechos con el mismo material y combinados.

El calzado en el día replica el de la playa y añade las plataformas que en este verano se ven en forma de ojotas o como sandalias de una tira. Por la noche, los eventos sociales volvieron y para todos los públicos. Los vestidos de gasa, seda o lino largos y sueltos combinados con zapatos planos aparecen como una de las opciones para estar informal pero al mismo tiempo elegante. Como abrigo los buzos de tejidos anchos y oversized y las ruanas o ponchos son las opciones cómodas y chic.

Al momento de salir a las fiestas nocturnas, las más jóvenes se vuelcan masivamente a usar shorts, en general de jean y cortos, con tops que dejan descubierto mucha piel. Las más osadas, se animan a usar la parte de arriba de un bikini o transparencias como blusa. El calzado nocturno está dominado por las botas texanas, de caña alta, borcegos y zapatillas con plataforma o suelas anchas, calzado cómodo para bailar toda la noche.

El negro es el color más usado y se complementa con tonos en neón o con brillos, tejidos con lúrex, fibras metálicas y prendas con apliques de strass o lentejuelas. La textura que destaca es el cuero o cuerina que aparece también en shorts, faldas, tops y abrigos livianos. Los portacelulares son las nuevas carteras: este accesorio de a poco desplaza los bolsos más grandes y soluciona el problema que supone la falta de bolsillos en faldas y shorts.