Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/214449

Sequía: empeoró la principal región productiva del país

Luego de una leve recuperación por las lluvias de enero, en la zona agrícola núcleo aumentaron los lotes con soja de primera siembra que se encuentran regulares; el área de escasez de humedad y sequía avanzó al 60%. 

Miles de hectáreas sembradas sufren los efectos de una prolongada sequía.

La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) informó sobre un deterioro en la condición de los cultivos de soja de primera en la región agrícola núcleo, que comprende el sudeste de Córdoba, norte bonaerense y el sur de Santa Fe. Es el cultivo con siembras de octubre. En enero último, la entidad bajó de 45 a 40 millones de toneladas la previsión de cosecha de la oleaginosa.

Según señaló la organización, en una semana cayeron en 30 puntos los cuadros muy buenos (de 45% bajaron a 15%) y aumentaron en 10 puntos los regulares (pasaron de 15% a 25%). Los lotes malos continúan siendo el 5%. Agregó que "la mayor parte de los cuadros, un 55%, ahora se califican como buenos".

Este diagnóstico se conoce luego de las lluvias de enero que permitieron una recuperación pero, ahora, nuevamente "la humedad es muy justa".

En este contexto, advirtió que en los próximos 15 días las lluvias que se registren serán determinantes para la suerte del cultivo.

"No hay lluvias importantes a la vista para la segunda semana de febrero, podrían volver después de la segunda quincena", alertó. No obstante, precisó que, si bien podría haber ciertos eventos de mayor volumen, algunas precipitaciones "podrían oscilar entre los 10 y los 30 milímetros", aunque no se descartan eventos puntuales de mayor volumen.

Un dato que destacó la entidad es que el área de escasez de humedad y sequía "avanzó en los últimos siete días del 50 al 60% justo cuando el 90% de la soja de primera entró de lleno en el período crítico".

La situación de reserva de humedad actual en la zona agrícola núcleo, en porcentaje.

"Hay nerviosismo y preocupación en el centro sur de Santa Fe, oeste de Córdoba y en algunas zonas menos favorecidas del norte bonaerense", detalló.

La Bolsa rosarina señaló que desde ayer comenzó una inestabilidad que podría dejar milímetros hasta mañana. Hubo casos ya como María Teresa con 68 mm o Chacabuco con casi 45 mm, pero alertó que son "puntuales dentro de la región".

"Lo que agrava esto es que luego no hay lluvias a la vista para la segunda semana de febrero. Según el modelo de la NOAA, las lluvias no retornarán hasta la segunda quincena de febrero, tal como sucedió en enero", indicó.

En tanto, el informe también se refirió a la situación de los cultivos de soja de segunda, esto es los más tardíos o sembrados detrás de la cosecha de trigo.

A la izquierda, la humedad actual, a la derecha, la situación la semana pasada.

"Hay un enorme contraste de situaciones en zona núcleo. Se incrementaron los cuadros regulares a malos en la semana: pasaron del 30% al 40%. Pero hay un 40% en buenas condiciones y un 20% que se conservan muy buenos. Hay zonas que siguen sosteniendo la recuperación de la soja de segunda después de las lluvias de enero", indicó.

En este contexto, se señaló que hay cultivos que podrían tener rindes similares a los de sojas de primera, con 30 a 40 quintales si el clima es favorable, dijeron técnicos a la Bolsa rosarina en la zona de Venado Tuerto y Carlos Pellegrini. Sin embargo, a 100 km, hacia el sur, en Cañada de Gómez la situación es muy crítica para la soja de segunda.

Ayer, en tanto, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) redujo de 44 a 42 millones de toneladas su proyección sobre el volumen de la cosecha de soja argentina 2021/2022, que así resultaría menor que los 43,10 millones obtenidos en la campaña anterior.

"La falta de humedad superficial sobre ambos extremos del área agrícola argentina impidió concretar los planes iniciales de siembra, con un área que se ajustó de 16,5 a 16,3 millones de hectáreas. Adicionalmente, como consecuencia de las altas temperaturas y de las ajustadas reservas hídricas sobre los núcleos durante el periodo crítico del cultivo, el rendimiento potencial podría registrar mermas de hasta un 30 por ciento", dijo.

Fuente: LA NACION.