Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/212751

Alfalfa: en busca de la rentabilidad y el desarrollo

SAENZ PEÑA (Agencia). "No es una utopía pensar en desarrollarnos como un polo alfalfero, creo que todos los productores coincidimos que es posible, y por qué no intentarlo’", se preguntó ante la consulta periodística el joven productor alfalfero Germán Sanko, de Colonia Necochea, Las Breñas.

de obtener más rentabilidad, en una región en la que desde el inicio, el costo del flete entra jugando fuerte, pero que en el mercado interno tiene su impacto favorable, con buenas expectativas a partir de un mayor conocimiento y el uso de nuevas tecnologías.

Un productor alfalfaro de la zona entre Charata y Las Breñas, corta su alfalfa hasta casi el amanecer, aprovechando las condiciones ambientales. El destino de la producción es el mercado interno.

En una recorrida de NORTE RURAL por los lotes de la provincia donde se hacen siembras de este cultivo, el testimonio de los productores es claro, y hay un desarrollo que se fue estableciendo en los últimos tres años, donde a pesar de la cuarentena que impuso la pandemia se pudo abastecer al mercado interno desde los campos chaqueños.

LA VOZ DE LOS PRODUCTORES

En la alfalfa, la cuestión del tiempo es crucial. "La rentabilidad es un tema en el que no hay que fallar con el cuidado del cultivo", dice Sanko.

Giancarlo Langelotti de Mesón de Fierro dice que el problema es que cuando hay mucha oferta, se desvirtúa el negocio porque nos obliga a buscar mercados fuera de la provincia, y eso tiene sus costos.

También dice que no es fácil exportar el producto, porque el Estado impone muchos requisitos y los compradores juegan a la suya, pagan lo que quieren y en pesos.

"En mi caso, producimos para consumo propio del ganado de mi familia, y vemos que todo depende del suelo, y de la variedad de semilla que se implante, pero es una alternativa muy interesante", dice Eduardo Fredy Billa, productor ganadero de la zona de Quitilipi.

"Lo que sí es una gran ventaja, es que la alfalfa tiene ciclo corto, y en cuarenta días ya se está cortando y hay mucha demanda del mercado interno", agrega otro productor de la zona de Las Breñas, Gustavo Asselborn.

LOS INICIOS, CUESTAN

"La siembra de alfalfa es caro, pero una vez hecho el proceso, es rentable y si cuidamos la producción, hay margen, y además se cuenta con un menú de opciones  interesantes", dice Germán Sanko.

"No es que sea una joyita verte, pero, cuando se hacen las cosas bien con asesoramiento técnico adecuado, es rentable a la hora de ver que la superficie de siembra un productor de alfalfa de cien tareas es un productor muy grande, y hoy un productor de soja de cien hectáreas supongo que sí le llego una campaña mala como la pasada ya habrá vendido un vehículo para para cubrir la cuenta y si no, finaliza vendiendo el campo y el alfalfa tiene otros resultados".

PONER EN VALOR EL CULTIVO

Los productores chaqueños de alfalfa intentan poner en valor al producto, y buscan la forma de obtener más rentabilidad, en una región en la que desde el inicio, el costo del flete entra jugando fuerte, pero que en el mercado interno tiene su impacto favorable, con buenas expectativas a partir de un mayor conocimiento y el uso de nuevas tecnologías.

"Debería tener algún incentivo para fomentar su siembra, ya que la alfalfa ocupa una importante cantidad de mano de obra, y es constante el movimiento. Es una actividad muy poco conocida", dice Germán Sanko.

"Esta es una zona que tiene beneficios en cuanto a la semilla porque el clima, con calores y niveles de agua y sería muy bueno darle un impulso porque se siembra en pequeñas parcelas", agrega.