Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/211294

Carta de lectores

Argentina, tantos cambios para que nada cambie 

Desde los albores de la Republica no hemos mantenido siempre el rumbo nacionalista, hubo periodos que fueron todo lo contrario, proimperialistas.

El 06 de noviembre es un día especial, hace 201 años, en 1820, se realiza la toma de posesión argentina de las Islas Malvinas. Este acto lo llevó a cabo David Jewett, coronel argentino al servicio de las Provincias Unidas del Río de la Plata, lo hizo en nombre del Gobierno de las Provincias Unidas, (era el nombre de la Argentina usado en aquel entonces). Fue Jewett el que hizo izar por primera vez la bandera Argentina en suelo malvinense.

El gobierno con el gesto de enviar la fragata Heroína, realizó una demostración de soberanía. Que lejos quedó ese gesto de Ejercicio de la Soberanía. Al revisar los 200 años transcurridos se puede observar que no siempre el país ha tenido el mismo horizonte, hubo períodos nacionalistas y otros netamente entreguistas.

¿Por qué ocurren estos ciclos? Una explicación entre tantas seria no reconocer que tenemos problemas, uno no menor, radica en que la mayoría carecemos de memoria histórica, solamente tenemos presente el pasado reciente, situación que es provocada de ex profeso, la desconstrucción de la historia no es casual, tiene varios objetivos uno de ellos es favorecer la división social, y no es casual que se de en los sectores mayoritarios, lo cual provoca un debilitamiento nacional.

¿Cuántos se acuerdan de lo que ocurrió con los gobiernos de los últimos 100 años? Este comportamiento bidireccional viene desde tiempos lejanos, son modelos antagónicos, por ejemplo, los de Roca/Rivadavia, por un lado, y Belgrano/San Martin/Moreno por otro, los primeros proimperialistas a diferencia del segundo, nacionalistas, estos ciclos se repiten a lo largo de nuestra historia.

Actualmente en víspera de elecciones, de medio tiempo, el 14 de noviembre, se hallan las dos propuestas, en puja, por un lado, el del sector nacional y popular y por el otro el liberal. Las cartas están echadas hace mucho tiempo, la duda es, si tenemos conciencia que futuro estamos eligiendo. Los que opten por el proyecto Nacional y Popular, o el nombre que prefieran deben conocer cuáles son las propuestas.

Es el modelo inclusivo donde todos tengan igualdad de oportunidades y que cada vez existan menos pobres. Es el modelo agroindustrial, el de la ciencia y la tecnología, defensor de la industria nacional y de las Pymes, verdaderas generadoras de empleos, donde el estado ocupe un rol central garantizando el bienestar de todos y todas. Solo basta con comparar lo que ha ocurrido con la Salud, el modelo capitalista del gobierno anterior proponía salud para pocos, privada, no le interesaba tener un Ministerio de Salud, pero si priorizaban otro para las -vacas-.

El actual gobierno apostó a la Salud Pública, y vaya que fue útil en pandemia, recuerdan que hubo que brindarle asistencia al sector médico privado de CABA. Apostó al desarrollo en ciencia y tecnología, test diagnóstico, vacuna nacional a punto de salir, (2022), fabricación de vacunas en la Argentina. Sin hablar del pago a acreedores externos producto de la deuda heredada, (50 mil millones de dólares).

Los que opten por el modelo liberal deberán saber a qué futuro nos exponemos. Es el que concentra riquezas, por un lado, (los menos) y genera pobreza por el otro, (la mayoría). Es el arquetipo de país que tratan de imponernos el mundo capitalista, el en el cual la soberanía nacional no cuenta, solo los intereses importan. Un país donde los ricos son cada vez más ricos y los pobres muchos más pobres.

Continúan proponiendo el mismo sistema, la exportación de materias primas y agro exportador, los países dominante necesitan nuestros recursos naturales y alimentos y garantizan su aprovisionamiento mediante el constante endeudamiento al que nos obligan.

¿Se preguntaran por qué? La respuesta es simple: el modelo agroexportador, concentrador de riquezas, solo alcanza para 20 millones de argentinos sin tener en cuenta que somos 45 millones, de esta manera jamás los dólares alcanzan, y por eso debemos endeudarnos.

El gobierno actual, nacionalista, fue capaz de asistir a 45 millones de conciudadanas/nos en el contexto de la pandemia, además de otros logros, en ciencia y tecnología, por ejemplo, está a la vista que este modelo es superior al liberal.

Ya no es una discusión peronista/antiperonistas, radicales/antirradicales, es decir anti/anti, la discusión debiera ser si somos patria o colonia, independientes/dependientes, estos tendrían que ser los ejes de discusión, para realmente comenzar una verdadera reconstrucción nacional.

No podemos seguir de manera eterna la discusión de pobres contra pobres, incluida la clase media. Mientras exista un modelo liberal-capitalista concentrador de riquezas sin dudas habrá más pobreza y miseria. Hacer crecer un árbol lleva mucho tiempo, talarlo solo minutos.

* Exsoldado combatiente de Malvinas - Fundación Soberanía y Memoria.