Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210697
Intervención del Servicio de Nefrología del Perrando

Uno de cada cinco casos crónicos del hospital Modular requirió diálisis

La demanda se sumó a la atención que ya se venía dando con otros pacientes habituales. 

Se refaccionó el área de internación. Foto: Servicio de Nefrología

Una quinta parte de los pacientes internados y con respirador en el Hospital Modular requirió diálisis. Ésa fue una de las funciones poco conocidas que desempeñaron nefrólogos locales durante la emergencia sanitaria. 

Otro aspecto destacable de la especialidad es que hoy un paciente puede completar todo el procedimiento en el principal centro de referencia chaqueño: desde un diagnóstico temprano o un control de rutina hasta una intervención compleja como un trasplante de riñón. 

La médica Mónica Gómez, del servicio de Nefrología del Hospital Perrando, describe los focos de atención que se priorizaron en pandemia y el logro de haber sostenido ocho trasplantes cuando en otros distritos ese tipo de cirugías cayeron prácticamente a cero. 

NORTE: Considerando que quienes se dializan son grupo de riesgo, ¿cómo continuó funcionando el servicio y cuáles fueron los mayores desafíos?  

M.G.: - Durante la pandemia el servicio permaneció de puertas abiertas y, como en la mayoría de las instituciones, solo disminuyó la presencialidad en consultorios externos. 

Trabajamos con el Ministerio de Salud de la Nación en protocolos adecuados para pacientes en diálisis y para personas inmunosuprimidas, con trasplante renal. Tuvimos una buena adherencia tanto del personal como de pacientes, que los cumplieron estrictamente; y eso se vio reflejado en un nivel bastante bajo de contagios porque se estimuló especialmente la prevención. 

La demanda espontánea y el tipo de patologías de nuestros pacientes impedían que se interrumpan los tratamientos, así que siguieron concurriendo al servicio. 

También cubrimos el hospital modular y casos Covid-19 porque hubo pacientes con coronavirus que tuvieron complicaciones renales. Uno de cinco pacientes con respirador requirió terapia ayudante de diálisis además de la demanda permanente que siguió recibiéndola durante la pandemia. Con la reducción de contagios por la inmunización y la vacunación, hoy la proporción de pacientes en estado crítico también disminuyó. 

¿Cómo se compone el personal y cuántos pacientes acuden al servicio?  

- El Servicio de Nefrología del Perrando es un área integral compuesta por varios sectores: nefrología clínica, nefrointensivismo, diálisis crónica y trasplante renal. Hay 26 agentes entre ellos personal de enfermería, maestranza, administrativo, de asistencia social y médico (diez de planta). Además funciona la residencia posbásica un área adherida a la Universidad Nacional del Nordeste, dedicada a formar especialistas en la materia. 

Unas 40 personas reciben una atención de terapia dialítica crónica y existe un movimiento de unos 160 pacientes postrasplante renal. 

Nefrología clínica tiene una demanda espontánea que ronda los 50 pacientes cada semana, mientras que en la atención ambulatoria se está cerca de los 150 turnos en el mismo periodo. 

En mayo se anunció la inclusión de equipos de hemodiálisis de última generación. ¿qué representa esa incorporación?  

- Esas ocho unidades son un avance tecnológico que mejora la calidad de diálisis y que nos permitió llevar adelante la atención durante la pandemia y el gran número de ingresos de pacientes crónicos. 

La refacción desde cero de la unidad que aloja a quienes se realizan esas operaciones es algo que también conlleva una mejora en la calidad de atención e internaciones.

Toda la prestación nefrológica se realiza desde una institución netamente pública para la población; y es un acercamiento a la complejidad mayor (un trasplante) por el que un paciente no paga absolutamente nada.

Hasta hace unos años para acceder a un trasplante los pacientes tenían que salir de la provincia para hacerse los estudios y el día de la operación viajar a Buenos Aires o Córdoba, sumado al desarraigo que genera estar en otra provincia porque eran los lugares donde hasta ese momento se centralizaba la prestación. El hecho de que hoy esté al alcance de cada paciente realizar todo en el hospital Perrando es un avance importante.