Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210553

Charata como nicho para darle valor agregado a la producción porcina

Con la mejora genética y aprovechando las condiciones agropecuarias, la región se presenta como un centro importante para el desarrollo

CHARATA (Agencia) El médico veterinario Guillermo Llovera realizó una capacitación para productores porcinos de la región, con el objetivo de profundizar en la tecnología de procesos y la genética para agregar valor a la producción. 

Charata y la región apuntan a mejorar la genética para generar valor agregado al cereal

“Los procesos productivos arrancan por lo educativo, estamos en Charata, tratando de acercar los avances de la zona núcleo para darle valor a los cereales. En este caso, Charata es un candidato para crecer en lo que es cerdos, dar valor y generar empleo”, explicó Guillermo Llovera.

En esta oportunidad se apuntó a la calidad de carne de cerdo. “En Argentina conseguimos altos niveles de producción, alrededor de 4 mil kilos –en una hembra- pero se ha llegado a un límite para calidad. Una carne magra no necesariamente es una carne de calidad. Tenemos que  producir carne magra y de calidad”, agregó.

“Nuestra empresa está impulsada por el desarrollo genético. Hacemos mejoramientos genéticos de líneas que son líderes en calidad de carne porcina y fuertemente productivas. Lo hacemos a través de semen congelado porcino”, comentó, agregando que la asistencia llegó desde Canadá.

Respecto a las potencialidades de la zona, Llovera dijo “Charata tiene el inicio: que es el cereal, y eso da la posibilidad de producir cerdos de forma más competitiva que otras partes del país. Las razas que aportan calidad de carne aportan rusticidad lo que hace que esta ciudad pueda tomar las riendas de la producción porcina en la región”. 

Llovera hace hincapié en el mejoramiento de la tecnología de procesos. “La clave inicial es la genética, la raza que elegimos para el mejoramiento, es determinante, y algunas medidas de faena que puedan conservar la calidad. En nuestro caso seleccionamos individuos que crecen rápido (muscularmente) con poco alimento, y en cada generación va a mejorar”, remarcó.

“Hay un horizonte importante, de forma responsable y sustentable, además de tener una condición sanitaria envidiable, respecto a otros países, y a esto agregar valor al cereal, y generando empleo”, ponderó.