Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210483

Falleció Aldo Verón, el gran tanguero chaqueño

Este martes por la mañana, Aldo Verón, el reconocido bandoneonista había sufrido un ACV en su domicilio de la ciudad de Resistencia. Tras la asistencia médica, fue trasladado a un sanatorio privado, donde los médicos que lo recibieron diagnosticaron que el pronóstico no era muy alentador. 

Aldo contaba con una impresionante trayectoria en la música, aprendió a tocar el bandoneón a la corta edad de 4 años, y desde los 13 no paró de hacerlo en distintos escenarios.

No paso mucho tiempo internado, y por la tarde, dieron a conocer la triste noticia de que el gran bandoneonista chaqueño había perdido la vida a los 79 años.

Imposible hablar del tango chaqueño sin que su nombre aparezca, sin pensar en el sonido de su bandoneón, sin su impecable presencia, y su pasión por la melodía. 

Aldo Carlos Verón falleció este martes a los 79 años, en la ciudad de Resistencia.

Nacido en Buenos Aires, chaqueño por adopción 

El 3 de mayo de 1942 nace en el barrio de La Boca, Capital Federal el bandoneonista Aldo Verón y viene a vivir a Resistencia desde los 4 años. De familia de artistas, comenzó a estudiar música a los 8 años, con Fernando Cassiet, cuya orquesta comenzó a integrar desde los 13 años.

Fue docente de música, tanto en colegios primarios como en la escuela folclórica “Huellas Argentinas”. Después, su carrera artística se disparó y los escenarios chaqueños – pocos en su tiempo – le fueron quedando chicos. 

El maestro Aldo Verón fue homenajeado en noviembre de 2006 por la Cámara de Diputados del Chaco, por su trayectoria como músico.

Ejecutó el bandoneón en el Hotel Sheraton, en el Palace Alvear Hotel y en la Casa de Aníbal Troilo (en Boedo), entre otros santuarios del tango porteño. En noviembre de 2006 fue homenajeado por la Cámara de Diputados del Chaco por su trayectoria como músico. 

Hubo un momento de su vida donde se pasaba entre viajes por el mundo, haciendo sonar su instrumento, su compañero de trayectoria, como parte de los músicos estables del crucero Royal Caribean. Pero sus presentaciones en Resistencia nunca faltaron, el Fogón de los Arrieros le abrió las puertas cada vez que quiso tocar, que quiso cautivar al público, que necesito un lugar. 

Su fuelle se calló para siempre, nadie tocará como él, pero seguramente que lo recordaremos en cada melodía, en cada tango que suene, en cada anécdota de la gente que lo frecuento. 
Aldo Verón partió, pero su tango seguirá sonando en el corazón de los chaqueños.