Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/210253
PÉSIMO ÍNDICE BARRIAL DE LA SITUACIÓN ALIMENTARIA

La mitad de los niños en el Gran Resistencia están malnutridos

Obesidad y sobrepeso afectan principalmente a quienes tienen entre 6 y 10 años, y a los adolescentes, según el informe del Isepci.

La conferencia de prensa realizada ayer para dar a conocer detalles del Índice Barrial de Situación Nutricional.

El Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (Isepci) presentó el Índice Barrial de Situación Nutricional (IBSN), estudio que refleja la malnutrición de los niños, niñas y adolescentes del Chaco.

La presentación fue llevada a cabo en la biblioteca Rivadavia y estuvo encabezada por la directora del instituto, Patricia Lezcano, y se trata de un informe a tono con los indicadores sociales de esta parte del país sumida por la pobreza y la indigencia.

El relevamiento da cuenta de que 38% de los niños, niñas y adolescentes de 0 a 18 años de la provincia del Chaco se encuentran en una situación de malnutrición, ya sea por bajo peso o exceso de peso. La muestra tiene 4853 censados y permite varias lecturas, según la variable medida y el segmento de edad. En ese sentido, con la prevalencia de miles de niños y niñas con obesidad y sobrepeso, uno de los datos más preocupantes es que en el área metropolitana 50 por ciento del universo que se evaluó entra en el segmento de malnutrición.

“Son cifras alarmantes de una situación estructural, en términos generales y en todo la provincia la malnutrición llega a 38%, pero en el departamento San Fernando, el mayor poblado, tanto en la segunda infancia, que va de 6 a 10 años, como adolescente, la malnutrición orilla entre el 40 y el 50 por ciento”, expresó Lezcano por el relevamiento que se hizo en comedores y merenderos.

“Hay una tarea ineludible de parte del Estado en generar políticas públicas que impacten positivamente en la inflación”, agregó la dirigente. La información recolectada por el equipo del Isepci en conjunto con el área de salud colectiva de Barrios de Pie permitió el desarrollo de estos datos teniendo en cuenta 5125 niños, niñas y adolescentes de 109 comedores en 16 departamentos de 21 localidades.

SIN DIFERENCIAS

Uno de los datos que preocupa y que tiene que ver con la pobreza por ingresos que atraviesa buena parte de la población es que en el relevamiento se consulta si como consecuencia de la escasez de dinero se dejó de consumir frutas, verduras o carnes; y si bien el sí aparece ampliamente como respuesta, lo singular es que no existen grandes diferencias entre quienes poseen la tarjeta Alimentar (el plástico que otorga la Nación para adquirir alimentos) y aquellos que no la tienen.

En carnes, las familias que tiene tarjeta dejaron de consumirla en 85% de los casos consultados, y las que no tienen el plástico en 80%. En frutas la distancia también prácticamente no existió, porque entre los que poseen Alimentar dejaron de consumir 65 por ciento; y entre los que no, 71 por ciento.

OTROS DATOS

El relevamiento que se efectuó a nivel también muestras otras variables que si bien no se tienen porcentajes elevados sí pueden mejorarse por tratarse de temas sensibles.

Entre el universo consultado, en el caso del Chaco, en lo que son controles sanitarios, 38 por ciento de los niños y niñas hace más de un año que no concurre a centros de salud; y quienes no lo hacen desde hace seis meses son 21 por ciento, es decir que 6 de cada 10 están desactualizados con las revisiones periódicas.

En lo que hace a derechos básicos, el muestro a nivel nacional arrojó que 3,1% no cuenta con el Documento Nacional de Identidad, mientras que también hay porcentajes bajos de niños con calendario de vacunas incompleto.