Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diarionorte.com/a/209378

Un concierto presencial en época de pandemia

Los amantes de la música viva tuvieron oportunidad de asistir al “Quinto Concierto de Temporada” de la Orquesta Sinfónica del Chaco (OSCH) dirigida por el Maestro Jorge Doumont.

En el marco de la Cultura del Cuidado y siguiendo los protocolos sanitarios vigentes, se llevó a cabo en las “Casas de la Culturas” de la ciudad de Resistencia (Chaco), la presentación de lo que han dado en llama “Lo distinto”.

Verdaderamente peculiar, pues un dúo de fagots como solistas interpretaron  el “Concierto para dos Fagots” de Johann  Baptist Wanhal, importante compositor de la música clásica checa, en sus tres movimientos: *Allegro moderato.

 *Andante grazioso y

 *Allegro.

DEL INSTRUMENTO:

El Fagot, poco conocido como solista, es un aerófono, familia de las maderas con múltiples posibilidades de carácter muy singular, destacándose en trinos, trémolos y pasajes ligados de carácter muy particular y en ocasiones burlescos.

Constituye el bajo de la familia de las maderas y equivale al Trombón (metal) y al Violonchelo en las cuerdas.

José Ignacio Giacomello (fagotista)

DE LA DECODIFICACIÓN:

Durante la interpretación participaron dos fuerzas, una de ellas integrada por el “tutto” orquestal y la otra por el dúo de fagotistas: *Leonardo Andrés Villarreal (Bs.As.) y *José Ignacio Giacomello (Resistencia) ambos egresados de la Escuela de Arte del Teatro Colón en la especialidad Fagot e integrantes de la “Orquesta Juvenil Nacional Don José de San Martín” de Chascomús.

La dirección del Mtro. Doumont de notable limpieza, con fraseo fluido y un control exquisito  de las dinámicas permitió que  la orquesta se luzca con claridad en todas las voces de la composición.

Los fagotistas respondieron con un sonido robusto, pleno, bien matizado en el color durante el primer movimiento; en el segundo, el color y la flexibilidad lograron obscurecerse junto a la orquesta, para estallar vital y brillante en el tercer movimiento con una cadencia que fue una exhibición virtuosista.

Ambos con tan sólo 22 años pusieron en evidencia sus condiciones de virtuosos, con una técnica y mecánica impecables.

La actuación de los jóvenes veinteañeros fue memorable, resaltando con una deslumbrante presencia técnica las posibilidades y  bondades tímbricas del Fagot.

Jóvenes fagotistas en el ensayo  

COLOFÓN:

El Quinto Concierto de música viva incluyó en la programación obras de Jean Sibelius y Franz Schubert, con una orquesta distinguida por su sonoridad y competencia. La velada fue  simplemente inolvidable logrando, como de costumbre conmover a la audiencia, más aún donde la prioridad mundial es mantener la distancia social.

Notas Relacionadas